RADIO
en vivo

carnaval

Por Cicco. Primero estaba el de Río. Luego el de Bahía. Entonces llegó el de Gualeguaychú en Entre Ríos. Y ya la fiebre se hizo epidemia. Cuando quisimos darnos cuenta, teníamos carnavales hasta en la sopa.

 

Y sí, a la gente le gusta. Le encanta el carnaval. Disfrutan de ese espíritu desbordante del viva la pepa, aunque a esta altura del partido, la Pepa debe estar más para el arpa que otra cosa. Pero nos gusta, nos encanta, le decía, esto del carnaval. Pues, una vez que acabó la excusa de la navidad y el fin de año, la gente necesita un argumento sólido y de calendario, una razón histórica, lógica y mundial para justificar ponerse nuevamente del reverendo moño. Y qué mejor que el carnaval. Esa algarabía made in Brasil donde lo que se trata es de apretar el pomo y que no nada importe otro pomo más. No hay nada mejor para el carnavalero que esa mezcla andante de luces y minas, de autos y monstruosidades, llamadas carrozas, que todo carnavalero sigue desorbitado cual niño en juguetería. La carroza es equivalente al juguete del hombre moderno: la ve pasar, radiante y musical, envolvente y escultural, y nunca puede subirse.

El carnaval responde uno tras otro a los eslóganes que te inoculan las compañías: disfrutá mientras puedas. La vida es una fiesta. Y con máscara encima, todo vale.

Perdón que sea aguafiestas, pero, como podrás sospechar, el carnaval nunca fue lo mío. Odiaba que me tiren agua. Odiaba que me tiren espuma. Odiaba la gente con máscara. Odiaba el baile murguero. Y en fin, odiaba tanta alegría concentrada, suelta y chorreante cual reguero de orín en la calle.

Es paradójico, pero tanta gente programadamente alegre, me pone triste.

Y ahora resulta que a los pueblos, a las provincias, a los grandes creativos del turismo, no se les ocurre mejor idea para convocar visitas que organizar sus propios carnavales. El otro día un amigo fue al de Lincoln y me mostró videítos. “Horas y horas sin parar de carrozas, parecía Río”, me contaba, entusiasmado. “Gastamos con mis nenes menos de 300 mangos, comida incluida”. Las carrozas de Lincoln parecían, verdaderamente, de primer mundo.

Estamos rodeados: hoy en día, si bien en un pueblo vecino al mío hay, desde hace tiempo, corso y carnaval –nunca entendí bien la diferencia-, ahora en mi pueblo quieren también institucionalizar el propio. Que Dios nos ayude. Y que el reinado del rey Momo se termine de una buena vez. Ya tenemos demasiado. El carnaval es un pomazo.

COLUMNISTAS

La Política

Cuidado, Cristina puede ganar aunque pierda

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) Hagamos un ejercicio de anticipación. Demos por hecho algunos supuestos. Por ejemplo, que Cristina Kirchner ya se anotó como primera candidata en la lista...

Actualidad

Iván Noble sobre Caballeros de la Quema: "Fue una buena idea poder reencontrarnos…

Por: Redacción

Después de quince años desde su separación, hoy por la noche Caballeros de la Quema volverá a reunirse por única vez. Será con entrada libre y gratuita en el Estadio...

Actualidad

Oliveto sobre allanamiento casino: "Estaríamos ante un caso de evasión fiscal y lavad…

Por: Redacción

La AFIP allanó ayer el Casino Flotante de Puerto Madero y el Hipódromo de Palermo en el marco de una investigación por supuestas irregularidades en el funcionamiento y pago de...

Actualidad

Edi Zunino presentará "Locos de amor, odio y fracaso" en Margen del Mundo

Por: Redacción

El próximo miércoles 28 de junio, a las 18:30 horas en el Auditorio de Margen del Mundo, Edi Zunino presentará su libro Locos de amor, odio y fracaso junto a...

Actualidad

Cristian Ritondo sobre La Salada: "Se investigan tres casos de asociación ilícita…

Por: Redacción

En una escena casi cinematográfica con tiros y escape fallido, en las inmediaciones de su fastuosa mansión, ayer la policía bonaerense detuvo a Jorge Castillo, conocido como el Rey de...

Actualidad

Daniel Angelici: "Boca ha sido un justo campeón"

Por: Redacción

Ayer Boca sumó un nuevo título de campeón del fútbol argentino, el número 32. La alegría de los seguidores del club, que se dice nuclea a la mitad más uno...

Crónicas + Desinformadas

El peligro del periodismo apurado

Por: Cicco

No hay en este mundo oficio más apresurado que el del periodista, excepto el del camillero y el bombero. Sin embargo, mientras estos se dedican a salvar vidas, nosotros, los...

Opina Deporte

Desatinos

Por: Pablo Llonto

Quienes de un lado o de otro manejan los piolines del fútbol en la Argentina compiten entre quienes hacen las cosas peor que el otro.