RADIO
en vivo

Crónicas + Desinformadas

Se llama James Spader y es el rey de los villanos. Nadie hace villanos como James. En el mundo de la ficción, lo consideran el actor más raro de la tevé. Un freak. La Rolling Stone lo definió: “gloriosamente bizarro”. No es bonito. No es fulero. Se ha puesto pelado para la nueva serie y eso le importa un bledo. Sus gestos van de la desgracia al desprecio. Se hizo fama con la retorcida “Sexo mentiras y video”, haciendo de voyeur, y con la automovlística y sexual “Crash”, en ambas exploraba el lado oscuro del hombre. “Me gustan los lados oscuros”, dice él. “Será por eso que me convocan para esos papeles”.

Nunca la carrera armamentística mundial asumió, como ahora, un duelo tan varonil. Hay más tetosterona en juego en la escalada de amenazas entre la Casa Blanca y Corea del Norte, que en un duelo en la Bombonera.

Digo yo: una vez que se acabe de poner de moda la barba, seguramente los hombres se la quitarán de una afeitada y no habrá demasiado problemas. Pero qué sucede cuando los tatuajes que se ponen las mujeres en todo el brazo, cuando eso pase de moda. ¿Las chicas se quitarán el brazo? ¿Usarán remeras manga larga hasta en la playa de la Feliz?

En este mismo honorable espacio, ya hemos elogiado la apuesta de OA, la serie de Netflix que exploraba la vida más allá de la muerte. Y ahora, descubrimos, entusiastas, el hallazgo de “El descubrimiento”, un largometraje que transforma esa misma experiencia paranormal en un drama emotivo movilizador.

Se le puede escapar a alguien una palabrota. Un empujón. Alguien pudo tener un mal día y decir algo que, más tarde, pensado a conciencia, se arrepienta. Pero en tiempos de guerra tecnológica, con drones que disparan sobre objetivos milimétricos, con material bélico que detecta movimientos nocturnos, e imágenes satelitales capaces de mapear al detalle la posición del enemigo, en tiempos así, que existan matanzas de civiles resultados de operativos fallidos, es más que una tragedia: es un insulto. Esta gente nos toma el pelo.

Como todo musulmán indignado con los aprietes y los prejuicios a hermanos y hermanas de Estados Unidos, yo también escribí artículos en contra de Trump. Le daba allí con todo. Le explicaba, creía yo, qué era el islam y por qué, en sí mismo, no es una religión conflictiva. Sin embargo, ahora que lo pienso bien, se me escapaba allí un detalle clave, como a tantos opositores, burladores y manifestadores anti Trump. Y creo que es hora de anunciarlo al mundo. Porque es tiempo de pensar distinto. Es tiempo de reivindicar a Trump.

El deporte favorito de los argentinos es pedirle peras al olmo. A las modelos y vedettes, queremos que sean intelectuales y citen a Shakespeare. A los deportistas que sean filósofos y eruditos del lenguaje. A los políticos que sean santos. A los santos que tengan calle. A las putas que sean puras. Y a las puras que sean putas.

Podrás no encontrar gente suficiente para armar equipo al fulbito de los jueves. Podrás no reunir todos los me gusta a tu página de Face. Podrás no dar con la gente necesaria para armar un grupo de estudio o una agrupación política. Podrás en fin, tener problemas, no importa el rubro que sea, para dar con una buena cantidad de gente leal y determinada. Excepto, claro, que los convoques para una batucada.

Uno puede ser estafador. Ser explotador. Ser racista. Ser un cochino de persona. Puede consumir drogas, pornografía infantil. Pero en tanto y en cuanto diga que profesa cualquier fe, excepto la musulmana, podrá entrar sin problemas al sueño Norteamericano –quise escribrir suelo y me salió sueño, y es que muchos entran a EE.UU. como quien entra a un sueño -. La pregunta, en tiempos de Trump, sobre el credo que uno profesa, ha transformado a los aeropuertos del país en pabellones de la Alemania nazi: algunos, los más afortunados, forman filas e ingresan. Otros, son apartados y llevados a oficinas donde son interrogados, revisados y en muchos casos deportados. Todo por responder al: “¿Eres musulmán?”, de migraciones con un “Sí, lo soy”.

Cómo lo queremos a James Rhodes: ese sí que es un honesto brutal. Lo queremos porque hizo del piano una voz. Hizo de las torturas y abusos de su vida, una carta abierta contra los atropellos de este mundo. Lo queremos porque recuperó la vitalidad perdida en la música clásica, donde los intérpretes se han vuelto gente muy seria de traje y corbata, de la cual uno desconoce olímpicamente de sus vidas. Gente que parece que no le corre sangre por las venas. Una carrera competitiva para ver quién toca con mayor precisión piezas del año del jopo. Rhodes, nuestro querido Rhodes, voló con todo eso por los aires. Se volvió un músico vivo, vibrante, palpitante, un geniecillo joven que ahora se dedica a enseñar niños en el arte de la música. Que escribió sus memorias tortuosas como forma de quitarse demonios del cuerpo y fueron un suceso editorial.

COLUMNISTAS

Actualidad

Oliveto sobre Caso Potocar: "El fiscal pudo avanzar sin ningún condicionamiento polít…

Por: Redacción

La legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por la Coalición Cívica, Paula Oliveto, dialogó hoy con el equipo de Majul910, y en el intercambio analizó la causa judicial por...

La Política

CFK toma de su propia medicina

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) Cristina Fernández está recibiendo su propia medicina. Parecida a la que usaron ella y Néstor Kirchner cuando tuvieron, durante muchos años, casi, la suma...

Actualidad

¿Cuándo va a arrancar la economía?

Por: Redacción

Según datos del Indec que se dieron a conocer ayer, la economía en febrero de 2017 tuvo su peor caída (2,2) desde 2012. Ante estos números y luego de las...

Crónicas + Desinformadas

Nuestro villano favorito

Por: Cicco

Se llama James Spader y es el rey de los villanos. Nadie hace villanos como James. En el mundo de la ficción, lo consideran el actor más raro de la...

Actualidad

Espert: "Argentina ha perdido entre 45 y 50 puestos en el ránking mundial"

Por: Redacción

José Luis Espert es un economista que escribió el libro "La Argentina Devorada, Cómo sindicatos, empresarios prebendarios y políticos sabotean el desarrollo del país y cómo vencerlos para despegar". Un...

Opina Deporte

¿Humo o esperanza?

Por: Pablo Llonto

Luego del homicidio de Emanuel Balbo, el hincha de Belgrano asesinado durante el clásico ante Talleres, dos hechos permiten suponer que la conmoción fue mayúscula.

Actualidad

Martín Ocampo: "Esperamos que Potocar pueda explicar su situación ante la Justicia…

Por: Redacción

  En el marco de un expediente que sigue el fiscal José María Campagnoli, desde la Justicia se investiga una presunta red de comisarios que le habría cobrado, a comercios y...

La Política

Macri quiere mandar a 600 argentinos a la luna

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Si el Presidente Mauricio Macri pudiera, contrataría una nave espacial y mandaría a la luna a los cerca de 600 argentinos que, según...