RADIO
en vivo

Reconozco que los quise, y quién podía resistirse a quererlos. Divertidos, obedientes, laburantes, los Minions eran un amor. Parecían un reflejo del comunismo, pero con una pizca de joda y pachanga. Todos iguales y a la vez, todos distintos y sirviendo al amo del mal.

Disfruté a los Minions en Mi villano favorito 1 y, en la 2 algo menos, pero los seguí queriendo. Le compré muñecos de los Minions a mis hijos. Y les puse una y otra vez los cortos que hay dando vueltas en Youtube, sin pensar en que nada malo podían ocultar. Entonces, entendí todo: los Minions que antes habían venido a sacarnos risas, ahora empezaron a venir a sacarnos nuestro dinero. Ahí estaban esas bananas con pinta de mineros, vendiéndonos gaseosas, hamburguesas, papas fritas, y cuanta basura existe en este planeta y necesita una cara divertida para que algún desprevenido la siga comprando.

Los Minions se volvieron el último emblema del marketing salchichero. Hicieron piruetas para vendernos banda ancha, galletitas de queso, y la mar en coche. Trastabillaron, se golpearon y saltaron de la pantalla en pos de que le compremos un nuevo celular, una tarjeta de crédito un objeto infumable de la última tecnología. Y aún más alarmante, es que nuestros hijos, desde entonces, se inclinan a comprar tal o cual pavada, sólo porque hay un Minion en él. “¿No te das cuenta que son las mismas galletitas que antes no te gustaban pero ahora tienen la imagen de los Minions en el paquete?”, le digo a mis hijos. “Ni siquiera traen un muñeco”. Y ellos asienten con la cabeza pero siguen emperrados. “Ahora me gustan”, dicen. “Y vienen con un sticker”.

Qué le vamos a hacer. Las publicidades con Minion son el campo de preparción para cuando crezcan, pues el marketing en el mundo de los adultos funciona del mismo modo: por asociación. En lugar de ponernos a un Minion sacando la lengua, ponen un auto junto a una chica sacando las lolas. Y las lolas tienen el mismo poder de persuasión –o más- que un ejército de Minion. Lástima que cuando uno se compra el auto, descubre que viene sin lolas. Y, lo que es peor aún, ni siquiera las trae en un sticker.

COLUMNISTAS

Actualidad

Juan Mayol: "Hay un 9 por ciento de indecisos"

Por: Redacción

A solo cuatro días de las elecciones legislativas 2017, el director de Opinión Pública de la Consultora Opinaia, Juan Mayol, detalló algunos de los números que esa firma maneja con...

Actualidad

Mariano Recalde: "Hay que votar una oposición que pueda poner límites"

Por: Redacción

En diálogo con el equipo de Majul910, el primer candidato a legislador por Unidad Porteña, Mariano Recalde, valoró las próximas elecciones legislativas y sostuvo que es el momento para mandarle...

Opina Deporte

Aprendamos de Venezuela

Por: Pablo Llonto

La situación del atletismo argentino es preocupante. Mientras el periodismo deportivo insiste en silenciar al deporte madre, los atletas, en buena parte, resultan abandonados a su buena o mala suerte...

La Política

¿Qué hacer con Cristina Fernández después de su derrota electoral?

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) ¿Qué hacer con Cristina Fernández después de consumada su primera derrota electoral? El proyecto político que encabeza atrasa y espanta. Está basado en...

Actualidad

Carrió, Massa y Stolbizer en La Cornisa

Por: Redacción

En la emisión del último domingo de La Cornisa TV, a una semana de las elecciones legislativas en todo el país, fueron entrevistados por Luis Majul en diferentes bloques, primero...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 284

Por: Juan Terranova

Lunes. Primer día de unas vacaciones no del todo indeseadas. “Copiare il vero può essere una buona cosa, ma inventare il vero è meglio, molto meglio” decía Verdi.

Actualidad

Dugo: "Desde la psicología la selección puede mejorar el autocontrol emocional"

Por: Redacción

Todos los futboleros del país estuvieron al borde del colapso nervioso ante la posibilidad de quedar eliminados del mundial. Frente a esa situación, todo el conjunto de figuras de la...

Mundo Cine

El sentido de la vida

Por: Javier Porta Fouz

El viento sopla donde quiere. Y en 2017 el cine, cada tanto, respira. Todavía hay películas que pueden buscar con ahínco su propio equilibrio antes de tomar las grandes decisiones...