RADIO
en vivo

Reconozco que los quise, y quién podía resistirse a quererlos. Divertidos, obedientes, laburantes, los Minions eran un amor. Parecían un reflejo del comunismo, pero con una pizca de joda y pachanga. Todos iguales y a la vez, todos distintos y sirviendo al amo del mal.

Disfruté a los Minions en Mi villano favorito 1 y, en la 2 algo menos, pero los seguí queriendo. Le compré muñecos de los Minions a mis hijos. Y les puse una y otra vez los cortos que hay dando vueltas en Youtube, sin pensar en que nada malo podían ocultar. Entonces, entendí todo: los Minions que antes habían venido a sacarnos risas, ahora empezaron a venir a sacarnos nuestro dinero. Ahí estaban esas bananas con pinta de mineros, vendiéndonos gaseosas, hamburguesas, papas fritas, y cuanta basura existe en este planeta y necesita una cara divertida para que algún desprevenido la siga comprando.

Los Minions se volvieron el último emblema del marketing salchichero. Hicieron piruetas para vendernos banda ancha, galletitas de queso, y la mar en coche. Trastabillaron, se golpearon y saltaron de la pantalla en pos de que le compremos un nuevo celular, una tarjeta de crédito un objeto infumable de la última tecnología. Y aún más alarmante, es que nuestros hijos, desde entonces, se inclinan a comprar tal o cual pavada, sólo porque hay un Minion en él. “¿No te das cuenta que son las mismas galletitas que antes no te gustaban pero ahora tienen la imagen de los Minions en el paquete?”, le digo a mis hijos. “Ni siquiera traen un muñeco”. Y ellos asienten con la cabeza pero siguen emperrados. “Ahora me gustan”, dicen. “Y vienen con un sticker”.

Qué le vamos a hacer. Las publicidades con Minion son el campo de preparción para cuando crezcan, pues el marketing en el mundo de los adultos funciona del mismo modo: por asociación. En lugar de ponernos a un Minion sacando la lengua, ponen un auto junto a una chica sacando las lolas. Y las lolas tienen el mismo poder de persuasión –o más- que un ejército de Minion. Lástima que cuando uno se compra el auto, descubre que viene sin lolas. Y, lo que es peor aún, ni siquiera las trae en un sticker.

COLUMNISTAS

Actualidad

Fabbri: "Bélgica fue el equipo con el fútbol más vistoso del mundial"

Por: Redacción

Ayer terminó el mundial y todos observan al gran campeón que es Francia. Ahora llegó la hora de un análisis más general y de la mirada detallada sobre los aciertos...

La Política

Macri podría volver a ganar por ser considerado "el menos peor de todos"

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Los que están cerca muy cerca del Presidente lo dicen en voz baja. Casi en silencio. Para que no sea interpretado como un...

Actualidad

Romano, Papaleo y Birmajer en La Cornisa

Por: Redacción

En la emisión de hoy de La Cornisa TV, con la conducción de Luis Majul, expusieron sus posturas políticas tres figuras integrantes del sector cultural: Carolina Papaleo, Gerardo Romano y...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 322

Por: Juan Terranova

Domingo. Trabajo en el museo. Escucho a Ornette Coleman. Estoy solo. Hace frío pero salió el sol. Ayer, me emborraché un poco en el casamiento de un amiga. Recién de...

Actualidad

Aruzzi: ""100 días" y "Niní" me dan la posibilidad de hacer cosas…

Por: Redacción

Jorgelina Aruzzi es una brillante actriz que en 2018 ha logrado destacarse en dos grandes papeles que le permiten exponer todo su talento, humor y ductilidad. En "100 días para...

Actualidad

Palacios: "Será una de las mejores finales de mundial de los últimos tiempos"

Por: Redacción

Ayer el triunfo de Croacia sobre Inglaterra terminó de definir a los dos equipos que participarán de la gran final del mundial de fútbol Rusia 2018. Francia y Croacia disputarán...

Actualidad

¿Cuáles son los sectores ganadores y perdedores en el ranking salarial?

Por: Redacción

En épocas de inflación y crisis económica como la actual, el sueldo alcanza cada vez para menos cosas. Sin embargo, según el rubro en el que se desempeñen los trabajadores...

Crónicas + Desinformadas

La parábola de la cueva

Por: Cicco

Ya lo decía Platón: vivimos en una cueva y lo que vemos como realidad son sombras proyectadas del mundo exterior. Estamos, como los chicos en Tailandia, atrapados en nuestra propia...