RADIO
en vivo

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) La imagen positiva del Presidente Mauricio Macri y el gobierno subieron en la misma proporción en que cayeron la imagen positiva y la intención de voto de la ex presidenta Cristina Fernández. No fue porque la economía, al final, empezó a crecer, ni el poder adquisitivo del salario aumentó de manera considerable.

Fue, porque, por un lado, el oficialismo se decidió, finalmente, a defender su gestión y atacar al cristinismo. Fue, por el otro lado, porque los dichos y las acciones de la propia ex presidenta y su ‘grupo de tareas’ generaron indignación entre los votantes de Cambiemos y también en una parte de quienes en diciembre de 2015 optaron por Daniel Scioli.

La primera reacción y cambio de táctica después luego del escándalo del Correo en febrero y las movilizaciones, paros y piquetes de marzo, tuvo como protagonista al propio jefe de Estado. Fue el mismo Macri quien, durante la primera entrevista audiovisual del año que concedió a ‘La Cornisa’, se defendió, por primera vez, con energía de los ataques de la oposición, y a la vez, atacó sin medias tintas a la ex jefa de Estado y su entorno.

La segunda intervención rutilante fue la del jefe de gabinete, Marcos Peña, en la cámara de diputados, cuando se dirigió al ex ministro Axel Kicillof y el su colega Héctor Recalde y les espetó: "¡Háganse cargo del desastre que dejaron! ¡Háganse cargo de algo, por favor!". Casi de inmediato, quizá motivados por las primeras encuestas de campo, que habían demostrado que la opinión pública había recibido "muy bien" ese cambio de postura, Cambiemos fogoneó, aunque de manera extraoficial, la movilización del sábado 1 de abril. Lo hizo cinco días antes del primer paro general que le hizo la CGT al gobierno de Macri.

Y algunos sucesos alrededor de la misma huelga terminaron por indignar todavía más al votante medio. Desde la arenga del secretario general del sindicato de taxis, Omar Viviani invitando a sus afiliados a dar vuelta a los vehículos que no fueran a parar, hasta el video de las hermanas dueñas de la estación de servicio de combustibles ubicada en Espeleta, porque pusieron de manifiesto las prácticas extorsivas de algunos sindicalistas para lograr la adhesión al paro.

Pero también repercutió y de manera muy negativa en el ánimo de millones de argentinos los sucesos del acto del 24 de marzo, con sus consignas golpistas y ‘destituyentes’. El souvenir del helicóptero, queriendo poner a Macri en la misma posición que el e x presidente Fernando De la Rúa fue uno.

Y la reivindicación explícita de la lucha armada de Montoneros, ERP y otras organizaciones, por parte de organizaciones que apoyan a la ex presidenta, fue otro suceso desgraciado. No se debe soslayar, tampoco, la decisión de Macri y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, de salir a confrontar, abiertamente, con el líder de Suteba, Roberto Baradel, en el medio del conflicto docente.

Fue una elección correcta. Con cierto aire de familia a lo que sucedió durante las elecciones generales de 2015, cuando la candidata Vidal apareció justo enfrente del candidato Aníbal Fernández y los párrocos y las madres de la provincia salieron a hacer campaña solo para evitar que alguien sospechado de corrupto y con vínculos con el narcotráfico pudiera transformarse en el sucesor de Scioli.

A Baradel no se lo rechaza por las mismas razones que Aníbal, pero su actividad en el IOMA y sus maneras prepotentes poco tienen que envidiarle al currículum del hombre de Quilmes. Ahora, con el resultado de las encuestas sobre la mesa, hay quienes dudan, en el gobierno de la Ciudad, si hacer cumplir lo acordado y exigir el levantamiento de la carpa docente itinerante en la fecha estipulada, o dejar que los sindicatos de maestros "se cocinen en su propia salsa" y sigan apareciendo, frente a la opinión pública, como un grupo de dirigentes a los que les importa un pito la educación y que los chicos concurran a clase. Cuando se analiza con cierto desapasionamiento el escenario político, se presenta la tentación de concluir que Macri es un tipo de suerte.

Personajes extraviados como Hebe de Bonafini, Luis D’ Elía, Fernando Esteche, y quienes ahora se le sumaron Gabriela Cerrutti, Hernán Brienza y el ex supremo Raúl Zaffaroni, siguen haciendo y diciendo disparates. Los últimos tres escribieron o hablaron, como si estuvieran guionados, de la posibilidad inminente de "un enfrentamiento civil". ¿Son o se hacen? Son y se hacen. Así aumentan de manera exponencial el pánico a que Cristina vuelva y la indignación de quienes piensan, con razón, que hay que estar loco, o ser muy mala persona, como para no reconocer que durante los últimos doce años, la pobreza creció y la educación se deterioró.

En los focus groups de la mayoría de las encuestadoras que registraron la caída de la ex presidenta y el repunte de su sucesor aparece siempre el mismo razonamiento. Lo expresan más o menos así: "Fueron responsables del desastre que la Argentina es hoy. Y no solamente no lo reconocen.

Ahora quieren volver al poder intentando voltear a un gobierno que todavía no completó la mitad de su mandato". Pero además de la sospecha generalizada de que Cristina fogonea un golpe contra Macri porque quiere evitar la cárcel, como la que soporta, en Jujuy, la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, hay otra cuestión que también aparece en las encuestas cualitativas y todavía no se manifiesta en el número final. Una buena parte de los argentinos parece haber recuperado cierta esperanza de que las cosas, tarde o temprano, empiecen a cambiar para bien. En el gobierno no saben exactamente por qué está sucediendo.

Si porque a pesar de lo que muestran los datos duros de la economía, hay sectores específicos que comienzan a recuperarse, o porque la administración está saliendo a explicar con más claridad e intensidad, por qué toma las decisiones que toma. En especial las decisiones de política económica. Pero sean las últimas encuestas un nuevo signo de volatilidad del electorado argentino o una tendencia que podría llegar hasta agosto, durante las PASO, o hasta octubre, en las elecciones generales, lo cierto es que los militantes de Cristina, con su conducta violenta, no hacen más que amplificar la idea de que su jefa es la responsable de semejante resentimiento.

Los cuatro o cinco habitantes de Tandil que insultaron a Macri, le recriminaron por la prisión de Milagro Sala y reclamaron la apertura de la paritaria docente nacional, le suman al Presidente más de lo que le resta. El jefe de Estado había salido de la iglesia más grande de la ciudad donde nació su madre y se disponía a manejar él mismo para llevar a su hija Antonia hasta la estancia familiar. La diferencia entre la conducta de un jefe de Estado que intenta llevar una ‘vida normal’ y unos energúmenos que ni siquiera respetan la investidura presidencial es lo que explica por qué Cristina cada vez la quieren menos.

COLUMNISTAS

Opina Deporte

Corrupción brasilera y fútbol argentino

Por: Pablo Llonto

Si la prensa deportiva argentina tuviese fervor por la investigación (tema del que ya hemos hablado más de una vez), los escándalos de las coimas y propinas del presidente Temer...

Actualidad

¿Cómo va a afectar la crisis de Brasil a la economía argentina?

Por: Redacción

Brasil atraviesa por estos días una compleja crisis política e institucional, que afecta de manera directa su propia economía, y que va a repercutir también en la nuestra. En el...

La Política

Jaque mate a la principal operadora judicial de CFK

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) La Unidad de Información Financiera (UIF) hizo llegar el viernes al fiscal Eduardo Taiano una evidencia muy relevante y que podría terminar con...

Actualidad

Grave denuncia por corrupción contra Gils Carbó en La Cornisa

Por: Redacción

En la última emisión de La Cornisa TV se realizó una explosiva denuncia contra la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, considerada por muchos como una de las...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 263

Por: Juan Terranova

Lunes. Miro I, robot. La película demuestra que las tres leyes de la robótica de Asimov están íntimamente ligadas a las aspiraciones totalitarias del iluminismo. El contrapunto entre la cara...

Actualidad

Dietrich sobre inversiones chinas: "No anunciamos nada que no sea realidad"

Por: Redacción

Desde Tokyo, Japón, hoy el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, dialogó con el equipo de Majul910. En una extensa charla, el funcionario expuso su positiva mirada sobre la gira oficial...

Actualidad

AGIP informa: durante el mes de mayo recategorizate en Régimen Simplificado

Por: Redacción

La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) recuerda que durante todo el mes de mayo está abierta la recategorización del Régimen Simplificado del Impuesto sobre los Ingresos Brutos. Deberán recategorizarse...

Mundo Cine

Algunas batallas de las guerras del cine

Por: Javier Porta Fouz

El objetivo de esta columna es recomendarles una película, que no se estrenó en cines en Argentina, pero que fue la que más rápido llegó a una cifra determinada de...