RADIO
en vivo

Además de ser la serie más vista de Netflix, Orange Is the New Black tiene otras virtudes: una estructura con flashbacks que permite ir descubriendo las historias de sus personajes, conflictos inherentes al universo femenino que a los hombres nos resultan fascinantes y con los que las mujeres se sienten identificadas (y por qué no viceversa), un humor que aliviana aún los momentos más feroces y, sobre todo, un reparto de actrices que forman un coro de personajes que brilla parejamente.

Pero lo que nunca me gustó de la serie de Jenji Kohan (y era un vicio que ya estaba, aunque no tan extremado, en su creación anterior, Weeds) es que parece que sus mujeres tuvieran la obligación de ser demasiado buenas. Aún siendo todas presidiarias, sus delitos siempre están justificados: Miss Claudette mató a un tipo porque abusó de una chica; Red no fue la responsable de haberse relacionado con la mafia rusa, sino su marido; Taystee traficó drogas obligada por su madre adoptiva; Nicky se hizo adicta a la heroína porque fue abandonada de chica. Y así.

Desde un punto de vista puramente artístico, este artificio molesta por repetido. Pero hay algo peor. Da la sensación de que esas mujeres no pueden darse el lujo de ser villanas porque sí. Si pensamos que fue un personaje como Tony Soprano quien dio inicio a la edad de oro de la televisión, un tipo que cometía los delitos más aberrantes y aún así nos resultaba simpático, suena injusto que ni siquiera en una serie escrita por mujeres y que se ocupa de temas femeninos y feministas, las chicas puedan tener la libertad de ser malvadas sin razón.

Creo que por eso es tan refrescante GLOW, la nueva serie de Netflix que tiene en Jenji Kohan a una de sus productoras (las otras son Liz Flahive, Carly Mensch y Tara Herrmann). En el primer capítulo, la protagonista Ruth Wilder (Alison Brie) tiene sexo con el marido de Debbie (Betty Gilpin), su mejor amiga. Ruth no se lo cogió a Mark (Rich Sommer) porque se sentía sola, o porque tenía una cuenta pendiente con su amiga, o porque él la manipuló: simplemente estaba borracha y un poco caliente. Claro que esto no está tipificado en el código penal, pero con ese acto de traición, ya resulta un personaje mucho más profundo, libre y contradictorio que el de todas las presas de Orange Is the New Black.

GLOW cuenta la historia real de las Gorgeous Ladies of Wrestling, un grupo de luchadoras estilo Titanes en el ring que existió en los Estados Unidos en los '80. Y no es casual que Ruth termine interpretando (en la ficción dentro de la ficción) a la villana Zoya the Destroya, una luchadora rusa defensora de la Unión Soviética y el régimen comunista. GLOW busca seguir el camino del éxito de Orange Is the New Black con un elenco extenso formado por personajes femeninos diversos, pero se anima a dotarlos de características negativas. Y logra que, a pesar de eso, sean encantadores.

COLUMNISTAS

La Política

Corea del Centro y el peso de los hechos

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) Por encima de las cuestiones personales, la polémica generada durante la noche de entrega de los Premios Martín Fierro sirve para abordar dos asuntos...

Actualidad

Rosendo Fraga: "Macri salió fortalecido de la elección pero está obligado a negociar…

Por: Redacción

El 2017 sin dudas ha sido un año de grandes definiciones políticas en el país. Hasta el mes de octubre todo estuvo determinado por el año electoral y las apuestas...

Actualidad

Ocaña sobre FIFAGate: "Grondona exportó un sistema de corrupción desde la AFA al mund…

Por: Redacción

Ayer el ex directivo de Torneos y Competencias, Alejandro Burzaco, declaró en el marco del juicio que se desarrolla en Estados Unidos, y que investiga el llamado FIFAGate, sobre el...

Actualidad

El informe de La Cornisa que reveló las mafias en el fútbol argentino

Por: Redacción

En el año 2015, una investigación especial de La Cornisa TV, expuso una serie de escuchas telefónicas que revelaron las mafias del fútbol argentino y que adelantaron muchos de los...

Crónicas + Desinformadas

Cruzada anti tatuaje

Por: Cicco

De todas las modas tontas –que de por sí ìntrínsecamente toda moda es tonta- la más demencial, sin dudas, es el tattoo. Y esta costumbre que debió permanecer sólo reservada...

Opina Deporte

No dejen morir a DyN

Por: Pablo Llonto

Es triste el momento de tantos medios, pero hoy nos toca hablar de Dyn y de cuánto perderá el periodismo deportivo y el periodismo todo si hacen desaparecer a Dyn.

Actualidad

Bullrich sobre viuda e hijo de Escobar Gaviria y lavado de dinero en el país

Por: Redacción

Ayer en La Cornisa TV, se presentó un informe exclusivo que expuso las obras y las diferentes inversiones que habrían sido realizadas en el país con el objetivo de lavar...

La Política

Periodistas argentinos con aires de superioridad

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Hace un tiempo escribí un artículo sobre los periodistas a los que irónicamente se los denomina como habitantes de Corea del Centro. Los...