RADIO
en vivo

Mundo Cine

Me había perdido Cigüeñas. Y al ver Trolls, de la que escribí acá, tuve la necesidad de verla con premura. Así que al otro día vi la primera película animada escrita y dirigida por Nicholas Stoller, que está haciendo una carrera muy importante centrada en la comedia (Forgetting Sarah Marshall, Get Him to the Greek, The Five-Year Engagement, Buenos vecinos). El codirector es Doug Sweetland, el del corto Presto de hace unos cuantos años y con destacada trayectoria como animador para Pixar.

Por motivos que por ahora no vienen al caso -en unos meses les cuento- volví a ver, luego de 15 años, Election, la película de 1999 que aquí salió en 2000 directamente en VHS como La elección. Era otro mundo. Película consagratoria para Alexander Payne y también para Reese Witherspoon, su no aparición en cines argentinos fue una falla que en esos momentos, para repararla, tomó más tiempo del que llevaría hoy. No vimos en cines una comedia fundamental, de una malignidad soberana. Se trataba, a la vez, de una película que no era total y claramente cínica contra los personajes. Todos parecían tener sus razones, incluso cuando provenían de la mezquindad o de limitaciones intelectuales. Pero hay cuestiones más llamativas en esta excursión a una película de otro siglo.

Una película sobre un accidente en una plataforma petrolera. Caso real. 2010. Golfo de México. El mayor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos. Y de entrada sabemos que el protagonista no murió en el accidente porque lo escuchamos testificando en el juicio posterior. Además, hay detalles técnicos y vocabulario específico que podrían haber arruinado la película. Con estos y otros riesgos al costado del camino, Horizonte profundo sale triunfante. ¿Por qué? Veamos algunos motivos.

Esta semana murió Curtis Hanson, un director de una carrera singularmente irregular, que brilló y mucho en una de sus etapas. Sobre Hanson escribí acá. Después de entregar la nota me puse a contar contar las películas y vi que Hanson dirigió solamente catorce en cuarenta años (1972-2012) de carrera como realizador.

(Atención: en este texto quizás haya de eso que llaman spoilers) Miedo profundo. Vaya título para una película que se llama The Shallows. Un título original que refiere justamente a lugares poco profundos, más bien superficiales, y que del miedo no dice nada. Qué vamos a hacer. Adaptaciones de títulos. Una degradación, digamos, filosófica. Hagamos el título más obvio. Ya lo dijo Horacio Quiroga hace 100 años: “sal gruesa” para los títulos locales. Títulos superficiales, shallow titles. Miedo profundo, una película del director catalán Jaume Collet-Serra, con algunos buenos antecedentes (La casa de cera, La huérfana, Una noche para sobrevivir).

Luego de la burocrática Buscando a Dory y la apenas eficiente La vida secreta de tus mascotas -Pixar debería recuperar su arte, la marca ya está clara; Illumination nunca tuvo la gloria de Pixar-, Mi amigo el dragón aparecía, temible, como un caso más de mucho despliegue publicitario y poco cine. Pero algunas recomendaciones efusivas de gente que valora el cine y no sólo los eventos, los acontecimientos inflados, me hicieron ir. Y Mi amigo el dragón es la recuperación del cine para niños -bah, apto y recomendable para todos- en formato grande, la película que debería contagiar al resto, la que debería señalar el camino. No lo va a hacer, pero mientras la vemos creemos, esperanzados, que todo va a mejorar, también las películas (y hasta el comportamiento del público en el cine, pero ese es otro tema).

El primer encuentro con el cine del irlandés John Carney, para la mayoría de nosotros, fue con Once (2007), película que se dio en el Bafici y luego se estrenó, aunque no en grandes condiciones. Pasaron dos películas más y luego nos llegó Begin Again, hecha en Estados Unidos con Keira Knightley, Mark Ruffalo y Hailee Steinfeld. Esa película -encantadora, como Once- tuvo, entre otras, tres particularidades. Una es que su título de estreno en Argentina aumentó la cantidad de caracteres de forma exponencial: se llamó ¿Puede una canción de amor salvar tu vida? Otro detalle es que con Once todavía se vendían cantidades apreciables de CDs con bandas de sonido, pero ya no con Begin Again (2013). Y la otra particularidad, la más llamativa e importante, es que fue un éxito tremendo en Corea del Sur. Y Corea del Sur, justamente, fue uno de los primeros países en estrenarse la película 2016 de Carney: Sing Street, que tuvo su premiere en el Festival de Sundance en enero. Por aquí, por ahora, no parece haber noticias de su estreno. Pero en el avión de mi vuelo hacia el Festival de Cine de Lima estaba disponible. No suelo ver películas en aviones y no suelo ser ansioso, pero no pude contenerme con la nueva de Carney, un director que sabe de -y se anima con- canciones en su cine.

A principios de los ochenta, Columbia quería que Bill Murray fuera parte del elenco de Los Cazafantasmas. El gran actor cómico venía de hacer Meatballs, Caddyshack y Stripes (El pelotón chiflado). Murray quería hacer una película “seria” y consiguió que Columbia produjera Al filo de la navaja, basada en W. Somerset Maugham. Entonces Murray formó parte de Los Cazafantasmas, y producto que se convirtió en el mayor éxito de la historia de Columbia hasta ese entonces. Al filo de la navaja, por su parte, fue un fracaso. Con 220 millones de dólares de recaudación, Los Cazafantasmas fue un suceso de proporciones gigantescas. Columbia había desarrollado el proyecto y tenía los derechos para hacer una secuela, y las expectativas de ganancia eran muy altas. La secuela se estrenó finalmente en 1989, pero recaudó menos de la mitad que la original. Además, los costos de reunir al elenco y al director de la primera entrega habían aumentado mucho. Y así fue que Columbia ganó muy poca plata con la secuela. En 1989 las cosas habían cambiado, y el éxito fulgurante sería para un personaje ya viejo, pero hecho nuevo: Batman, de Tim Burton.

Dos películas excelentes que están en cartel transcurren en el mismo año: 1977. Y ambas tienen directores tan capaces que pueden incluso recrear un aire de época mucho más allá de los decorados. Son películas actuales, no anacronismos nostálgicos ni ejercicios de estilo oxidados, pero sí tienen el encanto, el poderío del cine de los setenta. Estos milagros se materializan bajo la dirección de James Wan y Shane Black, que ya habían demostrado varias veces su valía en sus carreras. No es sorpresa entonces que El conjuro 2 y The Nice Guys (bueh, acá le dicen Dos tipos peligrosos) sean así de tersas, de excepcionales, de emocionantes. En ellas está el espíritu del cine, que todavía no se rinde.

Hay algo de contundente, de claro, de evidente, que no podría haber sido de otra manera. Ese andar seguro que tienen las grandes películas. Un andar seguro que en la inmensa mayoría de los casos, al conocer mínimamente la gestación de las obras, sabemos que provino de un camino de dudas, de interrogantes planteados hasta el fondo de las cosas. Así, como debe hacerse: ¿cómo contar esto?, ¿cómo mostrar aquello?, ¿cómo transmitir esa emoción sin mostrar o sin decir lo otro? Lo que no se muestra, lo que no se dice, la opción del silencio, la decisión del énfasis ausente, caminos posibles de los cineastas al interior de sus grandes películas.

COLUMNISTAS

Actualidad

Macaya Márquez: "Hace falta definir un proyecto de trabajo para la selección"

Por: Redacción

El periodista y relator de fútbol, Enrique Macaya Márquez, dialogó hoy con Luis Majul para Radio Berlín. Horas antes del partido amistoso que perdió la selección argentina ante Brasil por...

Opina Deporte

Y de pronto…los otros deportes

Por: Pablo Llonto

Si somos un país excesivamente futbolero, lo es por obra y gracias del periodismo deportivo. O mejor dicho, de su decadencia en las últimas décadas.

Actualidad

Fornoni: "Hoy la gente está preocupada en primer lugar por la economía"

Por: Redacción

La consultora Management & Fit en las últimas horas hizo pública una detallada encuesta sobre las elecciones presidenciales de 2019, a partir de diferentes escenarios y potenciales candidatos. Tal como...

La Política

Pablo Moyano y Daniel Scioli, con garantía de impunidad

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) El vicepresidente de Independiente Pablo Moyano, y el ex gobernador Daniel Scioli están a punto de recibir los beneficios del sistema de impunidad...

Actualidad

Feinmann: "El Gobierno se ha cerrado mucho hacia adentro del Pro"

Por: Redacción

El periodista Eduardo Feinmann fue entrevistado hoy por Luis Majul en La Cornisa TV. En un mano a mano, ambos periodistas dialogaron sobre la situación política del país, y en...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 335

Por: Juan Terranova

Lunes. Con Robles, decidimos dar un taller de lectura de Henry James. Nos sorprende que haya interesados. Ya hay incluso un par de inscriptos. (Siempre se puede confiar en un...

Actualidad

Werthein: "En los JJOO de la juventud tenemos entre 70 y 100 mil espectadores por día…

Por: Redacción

En dialogó hoy con Luis Majul en el programa Libre por Radio Berlín, el presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, se refirió al exitoso avance de los Juego Olímpicos...

Mundo Cine

Algunas comedias en tiempos de crisis

Por: Javier Porta Fouz

En la columna anterior hablaba -otra vez- de ver películas en los aviones. Y hoy seguimos volando. Para algunos, la comedia es el santo grial, el género que buscamos denodadamente...