En la variada oferta pizzera de Buenos Aires, hay algunas características distintivas que definen a una auténtica pizza porteña. Algunas de estas son: una generosa capa de queso muzzarella, una masa que va de lo crujiente a lo suave, y una inconfundible pincelada de especias que eleva el sabor del plato. Lo intrigante es que cada pizzería guarda celosamente su fórmula única, ofreciendo a los clientes una propuesta propia y particular.

La porteña entre las cinco mejores pizzas del mundo

Buenos Aires posee un estilo pizzero distintivo, y compite en la arena global de la pizza con modelos icónicos como las de Nápoles, Nueva York, Chicago y San  Pablo. Son cinco tipos de pizzas que se destacan en el mundo, y una es la porteña.

Aunque las mencionadas variantes son muy populares en muchas partes del mundo, los argentinos mantienen un fervor especial por su propia pizza porteña. Su  devoción hacia esta creación culinaria local es innegable, y ha logrado a lo largo de los años verdaderos amantes de la pizza.

En la ruidosa ciudad de Buenos Aires, las pizzerías no son simplemente lugares para satisfacer el hambre, sino auténticos templos donde se rinde culto a la pizza. Cada establecimiento se distingue por sus características propias, desde la textura de la masa hasta la mezcla única de ingredientes.

Pietro Sorba sobre pizza porteña

El renombrado experto en gastronomía italiano, Pietro Sorba, ha elogiado la pizza porteña, aunque él confiesa que creció deleitándose con diferentes estilos de  pizza italiana. Sorba explicó que en Italia existe la peculiaridad de consumir la pizza entera en lugar de en porciones, como es costumbre en Argentina.

Y en tren de confesiones, el experto en gastronomía reveló que su debilidad pizzera en Buenos Aires recae en la fugazetta, una variedad que conquista su paladar con su mezcla única de masa, queso y cebolla.