El excesivo uso de la tecnología genera todo tipo de consecuencias en la salud del cuerpo humano. Además de la vista que se resiente, por una constante observación de pantallas lumínicas, el esqueleto es otra de las partes del organismo que más se ve exigido de manera persistente.

Por ejemplo, el uso del celular afecta el cuello y las cervicales por las forzadas posiciones que las personas adquieren cuando miran el dispositivo a lo largo del día. A su vez, la escritura de mensajes de texto puede ocasionar todo tipo de molestias en los dedos y en las articulaciones de las manos.

Con relación a éste tema, un estudio reciente descubrió que cada vez que se mira el celular avanza una progresiva deformación del esqueleto.

Para hablar de éste tema, "La tarde de CNN" dialogó con Federico Camelli, jefe de Kinesiología del Sanatorio Finochietto.

Entre otras cosas, el especialista sostuvo que la base del problema está en las malas posiciones que adquirimos: “Adoptamos malas posturas que hacen que las vértebras tengan una posición que no corresponde”, afirmó en diálogo con Luis Majul.

Y siguió: "La tecnología hace que tomemos posturas totalmente inadecuadas que generan deformidades en el esqueleto. Porque mirar el celular o la computadora hace que las vertebras cervicales adopten funciones que no corresponen a nuestra naturaleza".

Al ampliar sobre el punto, Camelli remarcó que para abordar el problema, lo esencial es tomarlo en cuenta y actuar al respecto: “Hay que tomar conciencia sobre la postura. Se deben tomar posturas en las que mi columna esté recta. Porque cada vez que inclino la cabeza aumenta el peso y el esfuerzo", aseveró.

En el final de intercambio el entrevistado explicó que a largo plazo las consecuencias de éste excesivo uso de la tecnología, a partir de posiciones forzadas o no naturales, serán inexorables: "a medida que usemos más la tecnología el esqueleto va a empezar a deformarse”, sostuvo.

escuchá la entrevista completa: