Sin duda, alguna vez la pregunta acerca de la suerte que nos ha tocado en vida ronda nuestras cabezas. A no preocuparse más porque en Fox Life, un docu-reality nos tira algunas pautas acerca de la buena fortuna. Lucky ladies es el título de la receta que cuentan frente a las cámaras seis mujeres argentinas relacionadas de distinta forma con el polo, esa palabra aspiracional que abre las fronteras a la tilinguería y lubrica el camino sin escalas al litio.

 

Experiencia realizada en México con mujeres de músicos del rock, nuestras señoras suertudas de entre los treinti y cuarentitantos abren su intimidad, casa, familia y proyectos existenciales durante 13 capítulos de una hora. Ellas son Julieta Kemble (ex modelo, hija del artista plástico Kenneth Kemble, casada con Justo Saavedra, ex polista y manager de un club de polo), Concepción Cochrane Blaquier (diseñadora de indumentaria, familia de polistas, soltera), Anita Bereciartúa (esposa del polista Alejandro Agote -primo hermano de Concepción-, es hija del rockero Vitico, el bajista de Pappo), Martina Monteverde (hermana del jugador Lucas Monteverde y casada con un abogado de polistas), Sylvita Pereyra Iraola (separada del polista Héctor Guerrero Campos, es parte de la banda Drink Team -integrada por Zorrito Von Quintiero- y del dúo Miusicats junto a su amiga Solana Gassiebayle) y la misma Solana (DJ, familia de polo y separada).

En principio, el gancho es interesante. Hay un público que quiere saber si los ricos piden o no permiso. Pero con un programa alcanzaba y la cuestión es que hay que sostener un cuento con personajes, devenires y cambios hacia, aparentemente, las mujeres autónomas que hay detrás de la cáscara de señoras de alguien o algo. Dedicadas a seguir a otros (salvo el caso de Concepción), están buscando qué hacer cuando el fulano se jubile de la montura: lo mismo que las botineras pero con otras ínfulas, criadas en un contexto favorable, poco mediático y más legitimado por la revista Hola en lugar de Paparazzi. Sin embargo, el problema con Lucky ladies es que no hay nada para contar.

Cada una tiene su perfil y puede que el espectador se sienta más o menos cerca de alguna de ellas pero ninguna presenta un nudo de conflicto a tomar en serio. Ni siquiera para dejarse llevar por los prejuicios ni para despejarlos. Por ejemplo, Concepción es la más estereotipada, la concheta cool insoportable; le sigue en tilinguez Solana, que parece bastante inútil y trata de manera horrible a su mucama; Sylvita tiene su banda, quiere cortar con el mundo del polo y su mejor idea fue cambiarlo por un novio manager de futbol; Anita es una ama de casa desesperada que lloriquea de hastío; Martina parece la más “común”, tal vez demasiado; y Julieta es la única, creo, con algo para contar pero a través de su padre, no del polo.
Si alguna conclusión útil puede sacarse con este programa es que 1) “el mundo del polo” es una desgracia pasados los primeros años de matrimonio parasitario y 2) que estas mujeres no saben (ni quieren saber) vivir sin plata y autoabastecerse. Sus conflictos están llenos de moho porque la mayoría de las mujeres ya los resolvieron hace tiempo. Por lo que el programa -y de eso se trata- se desinfla en un ramillete de ñoñeces de señoras. Si la suerte olía a bosta, a seguir buscando.

Crónicas + Desinformadas

Dos décadas sin George Harrison

Por: Cicco

Pasaron 20 años de la partida de George Harrison y su ida parece ayer. George no sólo fue un guitarrista irrepetible: un loco que llegó incluso a dar vuelta sus...

La Política

¿Por qué a Cristina nadie se le anima?

Por: Luis Majul

(Texto de la columna de apertura de Luis Majul en el program +Voces en LN+ del 30 de noviembre de 2021) En el medio de un nuevo récord del riesgo...

Actualidad

Rubinstein: "Omicron apareció en África porque tiene muy bajo porcentaje de vacunados…

Por: Redacción

El mundo otra vez está en alerta ante la aparición de una nueva variante del coronavirus. Se llama Omicron y es una mutación que se generó en Africa. Los países del...

Opina Deporte

La levedad del dolor

Por: Pablo Llonto

El crimen del juvenil Lucas González de Barracas, cometido por un grupo de policías de la Ciudad de Buenos Aires, no sólo desenmascaró una vez más la política de gatillo...

Mundo Cine

Festivales, movimiento y psicópatas, parte 2

Por: Javier Porta Fouz

En la competencia de la Seminci -o el festival de cine de Valladolid, dicho con menor precisión pero con mayor comunicabilidad; o sea peor dicho- había dos películas nórdicas que...

Libros y Lecturas

El camino a Roma

Por: Juan Terranova

Lunes. Mavrakis: “Ya no hay más diarios personales de la pandemia a pesar de que la pandemia todavía persiste. Ese negocio simplemente se desvaneció en el aire.” Es una afirmación...

Crónicas + Desinformadas

El nuevo video game de invertir

Por: Cicco

Nunca en la historia hubo tanta facilidad para invertir los ahorros en cuestión de segundos. Ahora hasta existen apps que permiten comprar criptomonedas en un abrir y cerrar de ojos...

Opina Deporte

El divismo

Por: Pablo Llonto

En una reciente nota de Maximiliano Uria en el suplemento deportivo de Clarín, Carlos Marinelli, el ex jugador de Club Parque, Argentinos, Boca y Middlesbrough, dejó una serie de reflexiones...