Alejandro Fantino, ganador del Martín Fierro por Animales sueltos, es un gran conductor de tevé que supo domar sus demonios y convertirse de relator de futbol en un cálido entrevistador de políticos, actores y hasta filósofos. Si bien insiste en el recurso del “pará pará pará ¿en serio me lo decís que dos más dos es cuatro?”, ya casi se parodia a sí mismo y en todos los casos sale airoso y logra buenas notas.

No siempre fue así y la evolución de austrolopitecus a sapiens fue paso a paso dando frutos. Ninguna casualidad porque lo hizo a conciencia, por amor propio y por obsesión profesional. Atrás quedaron épocas cavernosas en que asociado a su amigo Coco Sily iban de rama en rama tirando cáscaras de maníes (o bananas, si el lector sensible prefiere) a las mujeres. Ellas, pulposas en el living erotizado y algo grasoso, se dejaban llevar al jardín donde los deseos son irrefrenables, los instintos mandan y cada cual tironea la tajada más conveniente al marketing personal. Pero el doble sentido y la picaresca sofovicheana pasaron de moda, el #NiUnaMenos nos puso serios y varios salieron a renovar patentes de comunicadores aptos géneros.

En esta nueva etapa, elegantemente formal, tomó por las astas la mesa política y de actualidad y se puso al frente del debate con conocidos y variados opinólogos: Jorge Asís, Eduardo Feinmann, Juan Carlos de Pablo, Sergio Berensztein y Juan Cruz Sanz, más algunos visitantes como Mauricio D'alessandro y Alfredo Casero. ¿Algo en común? Además de una mirada crítica al kirchnerismo (y no porque esté mal o bien pero Fantino solía mostrarse más condescendiente con el pasado gobierno), son todos hombres de pelo en pecho. Ni una mujer. Y no solo eso, el trato del conductor a sus colaboradores podría asociarse a la extremada reverencia de un club masculino en Gran Bretaña siglo XIX. Cada cosa que dice “el primer ministro” Asis es festejada como una estrategia napoleónica; los balbuceos de Casero, como frases a descifrar del oráculo; las caritas de Feinmann, la calma antes de la tempestad, y así, con euforia pareja y sostenida de principio a fin.

El histrionismo de Fantino merece un asado con aplausos. Y es su característica, la marca que lo distingue. No meto de contrabando ninguna cuestión de género en este comentario. El conductor elige a sus panelistas como quiere, como lo hizo Ángel de Brito con sus ángeles sin alas y con escobas del mediodía. Pero no es forzado pensar que se trata de un programa dedicado sobre todo a la farándula y los chimentos, con algunos toques en la coyuntura. La que hacía periodismo político, ahora tendrá que matizarlo con Dalma Maradona, Pamela Sosa o María del Mar. En cambio, casi a la medianoche, los señores hablan de los temas que requieren agudos análisis, en un clima de gozosa celebración entre dandys del pensamiento. Quizá una casualidad, apenas una coincidencia, pero a Fantino le gusta acurrucarse en la complicidad y el guiño de la cofradía masculina. Brindamos por su disfrute si es ahí donde se siente cómodo y lo nombramos –ya que tanto admira a los antiguos griegos- el rey tevé de la Androcracia.

Crónicas + Desinformadas

Dos décadas sin George Harrison

Por: Cicco

Pasaron 20 años de la partida de George Harrison y su ida parece ayer. George no sólo fue un guitarrista irrepetible: un loco que llegó incluso a dar vuelta sus...

La Política

¿Por qué a Cristina nadie se le anima?

Por: Luis Majul

(Texto de la columna de apertura de Luis Majul en el program +Voces en LN+ del 30 de noviembre de 2021) En el medio de un nuevo récord del riesgo...

Actualidad

Rubinstein: "Omicron apareció en África porque tiene muy bajo porcentaje de vacunados…

Por: Redacción

El mundo otra vez está en alerta ante la aparición de una nueva variante del coronavirus. Se llama Omicron y es una mutación que se generó en Africa. Los países del...

Opina Deporte

La levedad del dolor

Por: Pablo Llonto

El crimen del juvenil Lucas González de Barracas, cometido por un grupo de policías de la Ciudad de Buenos Aires, no sólo desenmascaró una vez más la política de gatillo...

Mundo Cine

Festivales, movimiento y psicópatas, parte 2

Por: Javier Porta Fouz

En la competencia de la Seminci -o el festival de cine de Valladolid, dicho con menor precisión pero con mayor comunicabilidad; o sea peor dicho- había dos películas nórdicas que...

Libros y Lecturas

El camino a Roma

Por: Juan Terranova

Lunes. Mavrakis: “Ya no hay más diarios personales de la pandemia a pesar de que la pandemia todavía persiste. Ese negocio simplemente se desvaneció en el aire.” Es una afirmación...

Crónicas + Desinformadas

El nuevo video game de invertir

Por: Cicco

Nunca en la historia hubo tanta facilidad para invertir los ahorros en cuestión de segundos. Ahora hasta existen apps que permiten comprar criptomonedas en un abrir y cerrar de ojos...

Opina Deporte

El divismo

Por: Pablo Llonto

En una reciente nota de Maximiliano Uria en el suplemento deportivo de Clarín, Carlos Marinelli, el ex jugador de Club Parque, Argentinos, Boca y Middlesbrough, dejó una serie de reflexiones...