Violentos. Pobres. Desalmados. O simplemente, gente que le puso el pecho a la adversidad. Las biopics lo pueblan todo, el cine, la tele, los libros y hasta el teatro. Son el registro de vidas que bordearon el abismo y, por esas cosas del destino, cayeron del lado de la fama y el reconocimiento. Desde el reciente boom de la tira de Luismi al estreno con bombos y platillos de la serie de Carlitos Tévez, Apache, el abanico que despliega el biopic es infinito.

Hay biopics de episodios trágicos como la exitosa Chernobyl. Pero todos, en mayor o menor medida, aspiran a desempolvar el mismo lema: la realidad siempre supera a la mejor ficción. Muchas de estas historias, de no haber sido ciertas, nadie las creería. Pero: ¿por qué será que la ficción cae, se marchita y se muerde su propia cola mientras abre puertas al caudal de personajes de la vida misma? Cada vez hay más gente que ya no tolera, por ejemplo, leer una novela. “Prefiero leer sobre hechos concretos, palpables de la historia”, se justifican –estoy lleno de amigos así-, “que sobre algo que salió de la cabeza del autor”. 

Para el público, el valor agregado de la realidad es un índice de persuasión elevado. Si algo sucedió, merece ser abordado, investigado, revisitado. Si algo se inventó, no pasa de ser entretenimiento. 

Los medios nos metimos tan en el inconsciente colectivo, que le hicimos creer a la gente que la única narrativa que vale la pena es la que pasa, primero, por la balanza de los periódicos. Nos olvidamos que, muchas veces, la ficción puede encerrar una verdad más valiosa que miles de historias verdaderas. Y que la inclinación por saberlo todo, es también una forma de pasatismo. Un ocio de los tiempos que corren donde las biopics, llegan para entreternos hasta la muerte.

Hiper Show

Todos invitados a ver los cuatro episodios de Berlín en Vivo en YouTube

Por: Redacción

¿Qué es "Berlín en Vivo"? Es un ciclo de sesiones en directo, para unir la música que hizo historia en los 90 y los 2000, con artistas del presente que...

Crónicas + Desinformadas

Gastroenterólogos: los nuevos gurúes

Por: Cicco

Siglos atrás se afirmaba que el asiento del ser humano estaba en el corazón. Allí vivía su alma y desde ahí irradiaba la fuerza vital a todo el resto. Tiempo...

Opina Deporte

Hablemos de Boca

Por: Pablo Llonto

¿Logrará Boca revertir su imagen? Esta pregunta no se monta en un análisis futbolero del Boca que el domingo pasado en la Bombonera apenas pudo con Atlético Tucumán. Para ello hay...

Libros y Lecturas

Lovecraftiano, no gorila

Por: Juan Terranova

Miércoles. Por una larga y concurrida charla sobre vendedores ambulantes y sus estilos, antes y ahora, caigo en Venta libre, un episodio de El Otro Lado. 1994. Fabián Polosecki en...

Actualidad

Pergolini: "A un gran porcentaje de personas ya no le importa la veracidad de las not…

Por: Redacción

(entrevistas destacadas del archivo 2022 - publicada en marzo) Mario Pergolini fue entrevistado por Luis Majul en la primera edición 2022 del programa La Cornisa por La Nación Más. En...

Crónicas + Desinformadas

Copita que me hiciste mal

Por: Cicco

Hace 14 años que no tomo alcohol. No digo que no lo haya extrañado. No ahora, después de todo este tiempo. Me refiero al comienzo, cuando el tirón de la...

Opina Deporte

Ved en trono a la noble igualdad

Por: Pablo Llonto

(Mejores columnas de 2022 - publicada en el mes de merzo) Al machista mundo del deporte no le gusta nada que se desencadenen noticias sobre el deporte y las mujeres.  Al...

Mundo Cine

Aftersun: tiempos nuestros

Por: Javier Porta Fouz

Aftersun de Charlotte Wells es una película que se queda, da vueltas en el recuerdo y el recuerdo decide quedársela. Es sobre la relación entre un padre y su hija...