RADIO
en vivo

noticias

Por Cicco. Será una noticia esperada para la familia y para la fiscalía pero, para el lector promedio, saber que hallaron pruebas del portero Mangieri en las uñas de Ángeles, tiene un sabor a final prematuro. Uno, como lector, siempre espera que los casos policiales se ramifiquen, se compliquen, se retuerzan, que haya infinidad de sospechosos, y todo esto porque, muy en el fondo, lo que menos quiere el lector es que se resuelvan, y lo que más desea es mantenerse entretenido, todo el tiempo posible. Y si es necesario que el interrogante dure años, o por qué no, temporadas enteras, como el Caso García Belsunce, final abierto y eterno. Porque, ¿sabe una cosa? Amamos los policiales.

Hay dos cosas que mantienen viva las charlas de extraños o de conocidos ocasionales en el ascensor. Una de ellas es el tiempo y el pronóstico metereológico. Otra son los casos policiales. A diferencia del fútbol, donde uno asume partidismos, y tiene que defender a su bando, aunque la razón no lo acompañe, en el policial se pueden establecer conjeturas sin temor a dañar sensibilidades. El caso Ángeles prometía ser una de esas investigaciones que mantienen el fuego encendido de la charla gratuita y vacía. Una chica joven. Cercana. Porteña. Una familia ensamblada. Una motivación para el crimen aún oscura y desconocida. Un encargado de edificio de toda la vida. “Desde chiquita que lo conocía Mangieri”, repetían los medios una y otra vez. Es decir, el caldo de cultivo de toda película de David Lynch: una historia donde la cáscara parece brillante y atractiva, mientras la pulpa esconde algo siniestro y amenazante. Un gusano, bah.

¿Por qúe nos gustan los policiales? Porque tenemos Hollywood en las venas. Los casos paranormales, también nos atraen, pero sabemos que, por mucho que uno haga, por mucho que uno se devane los sesos, siempre llega a un límite, a una frontera: un avistaje de ovnis, o la aparición de un supuesto espectro, nunca se llegará a resolver. En cambio, el policial está ahí, al alcance de la mano, como el Prode, expuesto y a la espera de que uno haga las combinaciones necesarias, de su marote lleno de cafeína, y marque con una cruz quién es el culpable. ¿Es un novio desconocido de la chica? ¿Es el padre? ¿Es el padrastro? ¿Es el portero? ¿Lo hizo acompañado? ¿Por qué declaró que su esposa nada tenía que ver? ¿La estaba buscando desligar con sus declaraciones? ¿Y los dos rastros de ADN de la soga? Eran masculinos. Mmm. Sospechoso.

Los medios le dan manija a estas historias hasta que se les cansan los brazos. Convocan especialistas, no importa su rubro, para volcar su aporte cual tuco en el tallarín. Y los conductores de noticieros se calzan uno de los roles que más disfrutan: el de detectives suplentes. Si siguió el caso Belsunse o el crimen de la pobre Ángeles por la tele, sabe a qué me refiero. Pero a diferencia de las películas, esta sed por los policiales tiene apenas un obstáculo. Un contratiempo, en apariencia, menor. Y es este: los personajes son de carne y hueso. Así es. Aquellos que los medios juzgan de sospechosos en un arrebato de detectivismo de panel, tienen una vida, un trabajo y quieren seguir teniéndolos. La familia realmente perdió y llora a su ser querido, y más que seguir con esta historia durante años quieren ponerle fin cuanto antes, para descansar en paz. La justicia, en verdad, y por más que se crea lo contrario, lucha por encontrar culpables. Y nosotros, a pesar de todo, a pesar del drama, a pesar del llanto, a pesar de la muerte de una inocente, seguimos con ganas de matar el tiempo, cueste lo que cueste, caiga quien caiga. Amamos los policiales. Excepto, claro, cuando nos toca vivirlos en carne propia.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Radagast: "Vivo de lo que me gusta desde que tengo uso de razón"

Por: Redacción

Agustín "Radagast" Aristarán (SoyRada) éste fin de semana se despide de la cartelera porteña con su espectáculo Serendipia en el teatro Metropolitan. Es mago, músico, actor, productor y cómico. Se...

Actualidad

Schmid: “Tenemos una enorme incertidumbre sobre lo que va a venir”

Por: Redacción

Juan Carlos Schmid, Secretario General de la Confederación Argentina del Transporte y a su vez referente de peso en la CGT, hoy en diálogo con Luis Majul por "La tarde...

Crónicas + Desinformadas

No se metan con Bukowski

Por: Cicco

Nadie, hasta hoy, lo ha tildado de machirulo. Nadie lo ha puesto en la lista negra de los maltratadores. Ni los misóginos. Nadie, al menos por ahora, ha dicho que...

Mundo Cine

Bafici: cómo encarar un festival de cine

Por: Javier Porta Fouz

Esta es una guía para todo aquel que vaya por primera vez al Bafici, aunque algunos consejos pueden ser útiles también para quienes ya hayan ido muchas veces. Para los...

Actualidad

¿Qué es un ataque de pánico y cómo ayudar a quien lo padece?

Por: Redacción

Las patologías psicológicas o psiquiátricas aumentan en situaciones de crisis, y generalmente se dan en el marco de un mayor nivel de ansiedad y nerviosismo. En el marco de esos...

Actualidad

Faurie: "Argentina hoy es un actor muy importante en la cooperación internacional…

Por: Redacción

Las política internacional ha sido noticia en los últimos días en los medios locales por el ingreso de dos ciudadanos iraníes al país con pasaportes falsos. A su vez a...

Actualidad

Oliveto: "Hoy el consumidor está en modo austero y es una tendencia que llegó para qu…

Por: Redacción

Guillermo Oliveto, que es un especialista en consumo y el titular de la consultora W, se refirió a la crisis económica y a los aspectos que más le preocupan a...

Opina Deporte

Aquellas viejas discusiones de hoy

Por: Pablo Llonto

Los días de Defensa y Justicia en el sueño del campeonato no han terminado. Una derrota ante Patronato no borrará lo realizado a lo largo de un torneo que se...