PAJARITOS EN CAMPAÑA/ 
Lecciones básicas para políticos en Twitter

twitter y campañas/Por: Sebastián Di Domenica. En Twitter están los que dicen y los que oyen. O mejor dicho, en lenguaje Twit, los que siguen y los que tienen seguidores. Y como siempre se aprenden más cosas, cuando se escucha que cuando se dice; en los últimos tiempos he aprendido mucho de leer mensajes de hasta 140 caracteres. Porque cuando uno ha tomado la costumbre del Twitter, y el celular lo permite, cualquier tiempo muerto es bueno. Un colectivo, un subte, el bar, la sala de espera o la calle. Nada mejor que esta nueva herramienta de comunicación para tener noticias a toda hora y las novedades de los políticos en el año electoral. Twitter permite seguir a cientos de personas de todas las especialidades y características; y por supuesto, también a todos los políticos. Nacionales, provinciales y municipales. Todavía no he sumado a ningún candidato a consejero comunal, pero ya lo voy a hacer. ¿Y qué dicen los políticos en Twitter? Lo mínimo y necesario; porque la gran mayoría está, pero pocos han logrado salir de la clásica participación bucólica y plástica, que en muchos casos está en manos de asesores o asistentes. Por supuesto, hay excepciones.

En el marco de esa participación rutinaria, los políticos publican cuatro tipos de Twits:

1-Linkeros: son aquellos que contienen links que llevan a videos, fotos o notas en los que amplían una propuesta o una idea.: “les dejo el link a la nota que me hizo…”

2-Agenderos: Son aquellos que se limitan a exponer la agenda: “hoy voy a estar en el club social de la ciudad…”

3-Declarativos: Son los que lanzan vigorosas declaraciones. En su mayoría obvias, ideales e imposibles de contradecir. Ejemplos: 1-“Se viene la Copa América. Vamos Argentina”, Mauricio Macri – 9 de junio de 2011.  2-“El Estado tiene la obligación intransferible de atender a los ciudadanos y a todos aquellos que transiten por la Ciudad”, Daniel Filmus – 9 de junio.  3-“Hay que multiplicar las formas de participación, esta democracia es lenta y burocrática, el ciudadano tiene que ser el protagonista.”; Eduardo Duhalde – 6 de junio.

4-Textuales: Por último están los que levantan frases fuertes del político cada vez que va a un programa de TV. Por supuesto, twits escritos por algún asistente porque es imposible que el político lo haga entre respuesta y respuesta y en frente del conductor de TV. Una modalidad sólo apta para aquellos que cuentan con equipos grandes y con dinero para contratar a muchos asistentes de prensa que hagan ese tipo de tareas. 

Hay una quinta categoría. Y es la que diferencia a los políticos que se encuentran en la gestión con aquellos que sólo están en campaña y fuera de un cargo. Son los twits “logreros”: es decir, aquellos que se dedican a dar publicidad a los propios logros o a la promoción de obras, acciones y proyectos de la gestión en marcha. Tanto esta última categoría como las cuatro antes señaladas son acertadas y adecuadas en el marco de una estrategia de comunicación on line de un político. Porque la agenda, las declaraciones, los logros, los links y hasta las textuales son buenas opciones para mantener informados a los periodistas, y a los seguidores de cualquier parte que desean acompañar y apoyar. Pero eso no es suficiente.

El político en Twitter para diferenciarse tiene que mostrar algo más. Porque de lo contrario, el twit es tedioso. El político en Twitter debe decir aquello que no se puede decir en la página web o en la nota de un diario. Los 140 caracteres deben tener algo de su personalidad. Deben contener datos de la vida cotidiana. Y deben sintetizar la personalidad y el estilo.

Antes de la televisión, a los políticos no se les conocía la cara. Con la llegada de la TV, el político entendió que una buena imagen valía mucho en el momento de las elecciones. Y los gestos, la transpiración, las miradas, las sonrisas, la ropa, los modos de hablar o convencer fueron determinantes. Con la llegada de las redes sociales se avanza un casillero más en la exposición y el acercamiento. El político con Twitter puede compartir el aquí y el ahora con los ciudadanos, y ese es un trabajo personal. Porque a través de los Twits puede mostrar retazos de su vida que lo representen y ofrecer datos salteados de su hacer cotidiano más destacado. Ambos recortes pueden ablandar o hacer más cálida la frialdad que caracteriza a la comunicación política de estos tiempos.

En relación al fenómeno Twitter, la revista del Diario La Nación en la última semana entrevistó al periodista Juan Pablo Varsky (posee 184 mil seguidores en la red). Varsky, que tiene pensado dedicarse a la política en unos años, cree que Anibal Fernández, Hector Timerman, Esteban Bullrich y Marcos Peña son algunos de los pocos políticos argentinos en esa red que se expresan "en lenguaje Twitter"; según explica, con una mezcla de chicanas, agresividad y humor. Sin duda, el estilo simpático y contestatario de algunos políticos locales logra multiplicar seguidores y titulares en los medios. Pero aún no queda claro si sumar seguidores en Twitter a fuerza de astucia, al final va a generar mayor cantidad de votos.

En mi opinión, uno de los políticos a nivel mundial que mejor maneja la herramienta Twitter es Hugo Chavez. El presidente venezolano en 140 caracteres expone mucho de lo que se propone en esta nota: invita a sus seguidores a acompañarlo en viajes, a compartir pasiones, a curiosear lugares adonde solo un presidente llega, a compartir ideales, a descubrir gente destacada. Porque al margen de sus ideas, que se pueden compartir o no, me parece que lo que ofrece Chavez en Twitter puede ser muy interesante para todo tipo de públicos. Y justamente ese es el gran objetivo de un político: seducir, interesar o movilizar a todos por igual, más allá de las diferencias.

Este año es electoral y miles de argentinos siguen a los políticos en la red del pajarito, el tiempo dirá quién aprovechó de la mejor manera los 140 caracteres.

Seguí a Hipercrítico en Twitter:
http://www.twitter.com/hipercritico

Seguí al autor de esta columna en Twitter:
http://www.twitter.com/sebadidomenica

{moscomment}

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...