RADIO
en vivo
EN BERLÍN/ 
Tabú y comparaciones

Berlinale/Por: Javier Porta Fouz. Estoy en Berlín, invitado por la Federal Foreign Office (o sea, la Cancillería), en un viaje coordinado y organizado por el Goethe-Institut. Es un programa para visitantes de diferentes países. Hay varios programas en el año, y este es el que corresponde a la Berlinale. Es decir, al Festival de cine de Berlín. Somos un grupo de más de veinte personas, la mayor parte de Asia y África, y algunos latinoamericanos. Soy el único de la Argentina. Además de traernos, alojarnos y proveernos de credencial del festival, nos llevan a diferentes lugares como museos de cine, nos muestran Berlín en un tour en el que nos indican lugares en los que se filmaron diversas películas. Y hasta nos llevan –sin hacer fila– a la extraordinaria cúpula del Reichstag (ahora Bundestag, o sea Parlamento) diseñada por Norman Foster.

Es un viaje buenísimo. Y a mí me gusta el frío, así que sufro mucho menos que otra gente que no quiere caminar cuando hace cinco o diez o quince grados bajo cero (me dijeron el día que llegué a la noche hizo menos veinticinco). La comida es de gran calidad incluso comprada en un puesto en una estación de subte y, para completar, veo películas con proyecciones de primera en cines perfectamente diseñados, como la obra maestra de la arquitectura Kino Internazionale, en lo que era Berlín oriental, cerca de Alexanderplatz. O el gigantesco Berlinale Palast, con visibilidad incluso en las butacas más alejadas de la pantalla. O la Hause der Kulturen der Welt, en donde vi una película para niños con más de 1.000 personas, varios cientos de las cuales eran niños, que durante la proyección se comportaron muchísimo mejor que lo que suelen hacerlo los adultos en Buenos Aires. Y en ninguna de las muchas funciones a las que asistí no escuché que sonara ni un celular. Pero mejor no seguir con comparaciones.

Entre otras películas, vi Tabú del portugués Miguel Gomes (o sea, el director de Aquel querido mes de agosto), una de esas películas extraordinarias que ya ha logrado un lugar de preminencia entre muchos críticos y programadores presentes. Se hablará y escribirá mucho de Tabú. Empecemos ahora, después de una primera visión. Es una película dividida en dos partes, en la que una voz over de la primera, “del presente”, relata lo que vemos en la segunda. En la primera parte hay una señora, una vecina vieja, su mucama severa, otros personajes secundarios. Se dialoga, por momentos, en el estilo salpicado de frases y dichos del cine de João César Monteiro, con su tendencia a la comedia existencial, al absurdo universal, a la profundidad resignada. Humor, precisión e intriga. En la segunda parte asistimos a la historia de amor en África que se nos adelantó con unos minutos en el prólogo. Esa historia de amor es muda, pero no. Se escuchan canciones como “Baby I Love You”, hay una banda que “toca” y cacerías. Y cocodrilos como mascotas. La historia es acerca de una mujer que conocimos en la primera parte pero la cuenta un hombre que casi que no hemos visto antes. Es en blanco y negro y es exuberante. Hay pasión, ideas, planos inolvidables y emoción a la que se llega por caminos flamantes aunque con conexiones con Historias extraordinarias (2008, de Mariano Llinás) y Tabú (1931, de Murnau-Flaherty). Habrá mucho que decir al verla otra vez. Con frecuencia, uno ve películas por primera vez y son inmediatamente familiares, reconocibles, a veces demasiado. Al ver por primera vez Tabú de Miguel Gomes estamos tanteando un terreno cinematográfico no solamente nuevo sino además renovador y liberador. Tabú no es solamente una película, es un revitalizante para oponer a la mortuoria y pavota y celebrada y oscareada y cacareada El artista. Pero mejor no seguir con comparaciones.

Hipercrítico en Twitter:
http://www.twitter.com/hipercritico

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Reflexiones en la previa del segundo debate presidencial

Por: Redacción

Hoy en la previa del segundo debate presidencial de cara a las elecciones del próximo domingo 27, en un dúplex entre América y la señal A24, Luis Majul condujo un...

Libros y Lecturas

El ciego y el dinero falso

Por: Juan Terranova

Lunes. Escribo sobre leer y qué leer y cómo leer en este diario y nunca escribo sobre el género “diario” en sí. Practicarlo, practicar el género, me resulta más simple...

Actualidad

Carlin: "Las penas para los independentistas catalanes son muy desproporcionadas…

Por: Redacción

John Carlin es un destacado periodista y escritor de origen británico, que hace una semana fue deportado de Venezuela, país al que había llegado para participar de una serie de...

Hiper Show

True Detective, la serie que renovó el género policial en televisión

Por: Redacción

En la emisión de ésta semana del programa Bebedores Seriales por Radio Berlín, la serie analizada fue True Detective. El conductor Gabriel Corrado se refirió a ésta ficción norteamericana de...

La Política

¿Y si Macri logra llegar a la segunda vuelta?

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) Una ola de renovada energía atraviesa al presidente Mauricio Macri y un pequeño pero influyente grupo de hombres y mujeres: cada vez parecen más...

Hiper Show

Blutrach: "El público de teatro es el primer comunicador y la mejor publicidad"

Por: Redacción

Buenos Aires es una de las plazas del mundo con más variedad en la cartelera teatral. Solo superada por Nueva York y Londres, nuestra ciudad ofrece un menú de opciones...

Crónicas + Desinformadas

Debate, debate que algo quedará

Por: Cicco

Más allá de quién fue el más sólido y quién el más endeble, hay cierto encanto malicioso en ver a los candidatos debatir en la arena pública. Ya no es...

Opina Deporte

Marionetas de cartón

Por: Pablo Llonto

Se dice que los periodistas pretenden saber de todo. Y así se manifiestan cada vez que abrimos nuestras bocazas.