PELÍCULAS, CINÉFILOS, CRÍTICOS, REALIZADORES Y MÁS
El Bafici y su folklore

Baficiremera de "I hate you bafici"Por: Gustavo Noriega. El décimo Bafici avanza, con su oferta de más de cuatrocientos títulos y sus récords de espectadores, como un transatlántico que surca el mar en el medio de la noche. Imponente, seguro de sí mismo, indiferente a las aguas que braman alrededor, el festival de Buenos Aires llegó a una especie de mayoría de edad en la que ya no sólo no importa el cambio de nombre de su director sino también el hecho de que se realice por primera vez bajo un gobierno conservador. Después de esta crisis queda claro que hay Bafici para rato, que forma y formará parte del paisaje porteño, que lo puede reivindicar con orgullo como un evento cultural genuino.

Hay centenares de películas dijimos y ya hablaremos de algunas de ellas en otra ocasión. El festival engloba además una serie de actividades, productos y hasta un folklore propio que se está haciendo tradición. Por un lado está el público típico que ya ha sido ridiculizado varias veces: estudiantes de cine, chicas bonitas vestidas a la moda, algo snobs. Como todo estereotipo es falso y discriminador, pero no deja de ser gracioso y, en algunos casos, cercano a la verdad en lo que concierne por lo menos a alguno de los asistentes.

Para los habitués del festival --cinéfilos, críticos, realizadores—además de todo lo que éste brinda como alimento tienen de yapa la diversión que ofrecen aquellos que odian al festival, o al menos que dicen odiarlo aunque estén tan inmersos en él como el que más. Hay un blog que actualiza solo en abril, durante los días en que funciona el Bafici, y descansa en el resto del año. Se trata de http://ihateyoubafici.blogspot.com/, comenzaron hace algunos pocos años y ahora son una referencia casi obligada. Su slogan es iluminador: “Somos La Vanguardia Iluminada Vs La Oligofrenia Progresista”. Hablan pestes del festival, de sus concurrentes (ellos son los primeros en describir esa tipología semifalsa) y de muchos de sus programadores, especialmente si pertenecen a la revista El Amante.

Una muestra de la madurez del Bafici es que hasta ellos, que empezaron con una agresividad un poco berreta y una gran inexactitud en los datos que mostraban para quejarse, están más graciosos, más finos en sus dardos. La hegemonía cultural del Bafici se ha hecho tan grande y omnipresente que, como lo hace el “sistema” en las lecturas progres más elementales, se devora e integra a sus propios detractores. Ihateyoubafici es ahora tan indispensable para el festival como el meeting point, el diario Sin aliento y las fiestas nocturnas.

El blog ihateyoubafici, como demostración de ese proceso de integración al sistema, ofrece ahora unas remeras muy simpáticas en las que se leen las iniciales de su consigna básica, reemplazando el tradicional corazón de I Love New York con una calavera que sugiere “odio”. Demás está decir que yo, que he sido víctima alguna vez de los comentarios maliciosos de Ihateyoubafici, me estoy candidateando con esta nota semielogiosa para que me regalen una. Mi talle es XL, por favor.

{moscomment}