ENTRADAS CARAS, SALAS VACÍAS, CINES QUE CIERRAN
Se metieron en un callejón sin salida

Complejo de CinesPor: Gustavo Noriega. Un rumor recorre los pasillos del mundo del cine y está cada vez más cerca de la confirmación: se estarían por cerrar las salas del Village Recoleta. De confirmarse la especie (siempre quise escribir esa frase) estaríamos ante un síntoma muy preocupante acerca del verdadero estado de la exhibición de cine en la Argentina.

Hace mucho que venimos insistiendo en que las entradas están muy caras y que la gente piensa cada vez menos en el cine como una salida atractiva. Los exhibidores produjeron un recambio en la composición social del público: evidentemente, con la entrada a 20 pesos, dejó de ser una atracción popular. El problema parece ser ahora que la clase social que se puede permitir ir al cine tiene en sus casas televisores enormes y ve películas en la comodidad de su hogar.

Hasta el rumor del cierre de las salas del Village (se reconvertiría todo en un gran shopping) todo parecía indicar que los ingresos por la única comida permitida en las salas (pochocho y gaseosas expendidas en el mismo lugar) compensaban las salas vacías. Ahora estaríamos en presencia de un dato que indica que los exhibidores se metieron solos en un callejón sin salida.

El del cine debe ser el único mercado del capitalismo en el cual la escasez de demanda no deprime los precios. Por el contrario, en escala relativa, las entradas son cada vez más prohibitivas. Las salas, por consiguiente, están cada vez más vacías.

¿Cómo terminará todo esto? O, reformulando la frase: ¿todo esto no terminará con el cine?

{moscomment}