RADIO
en vivo

lluvia

Por Cicco. Del desbarajuste climático, es poco lo que uno ve en la ciudad. Se vive en un playón gigante de cemento, envuelto en humo, cloacas y calefactores, que ponen a la naturaleza en segundo plano. En la ciudad, siempre hay techo donde guarecerse. Y botas de goma, rara vez se las necesita. Se vive en un gran paréntesis: lo que sucede fuera, son noticias de un mundo remoto, ajeno y cenagoso.

 

Desde hace ocho años vivo en el borde de un pueblo: si camino una cuadras, hay asfalto y civilización. Si voy más allá, hacia el sur, hay campo y caballos, y barro. El otro día, en cola de banco, escuché una mujer desolada: tres meses sin poder volver a casa. Vive a 17 km, tierra adentro, y con la intensidad de las lluvias, el camino se volvió impenetrable. Necesitó mudarse a casa de un familiar en el pueblo. Historias como esa, desbordan. Hace tiempo, quiero comprar ladrillos y el hombre del almacén que los cocina en su horno, tiene impedido el acceso. “Enfrente”, dijo, “es todo un pantano”. En el corralón, venden los últimos del stock: con cada horno bloqueado por lluvia, sus reservas se agotaron. Una semana atrás, se quedó un auto y la policía dispuso de un todo terreno para sacarlo. Se quedó también. Desconozco, si auto y 4x4 aún siguen allí, cada vez más sumergidos.

Con el agua, no se encontró momento para sembrar maíz -imposible hacerlo: no hay que máquina que no se hunda- y preocupa aún más: no se puede levantar cosecha. Los pronósticos son, a tono, tormentosos. Habrá disparada de precios de alimentos. Como mínimo.

Comparado con el desborde de aguas del Paraná y el sinfín de inundados, esta realidad de mi pueblo tiene sabor a poco.

La ciudad, sin embargo, recibe todo esto desde la tele, en departamentos muy arriba, mientras escucha el picor de la lluvia en el balcón, inofensiva. Los planes en esta porción minúscula del mundo, no se suspenden por lluvia. El ritmo de la ciudad, es ritmo enlatado. A salvo. Último bastión de comodidad en un planeta a un pie del abismo, fuera de eje, ahogado aquí, desértico más allá.

El pronóstico, mal que nos pese, sigue dando más agua. En casa, las goteras se multiplican. Y cosa rara para el invierno, hormigas y moscas abundan.

Un día atrás, Fabio, amigo que vende Durlock, explicaba cómo la humedad trepa por las casas de mi pueblo. Escala dos metros del muro. No más. La gravedad hace que el agua no siga al techo. La humedad: problema diario en una ciudad alarmantemente baja. Pero para qué preocuparse. En 300 años, dice él, no más humedad. Ni pantano en los caminos. No más rurales imposibilitados de levantar cosecha. Horneros esperando el sol para volver a cocinar ladrillos, familias aguardando regresar a casa, nunca más. De todo eso, nada quedará en pie. Pues mi pueblo, en 300 años, estará cubierto por el agua.

COLUMNISTAS

Actualidad

¿Cómo fue la primera reunión del Consejo Federal contra el Hambre?

Por: Redacción

Hoy se realizó la primera reunión para definir la conformación del Consejo Federal contra el Hambre que tiene proyectado Alberto Fernández para después del 10 de diciembre. En el marco...

La Política

Alberto Fernández, el gran alquimista del poder

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) La alquimia es una ciencia esotérica. Se la vincula, desde sus orígenes, a la transmutación de la materia. El principal objetivo de los primeros...

Actualidad

Columba: "Los últimos tweets de Evo Morales han llamado al diálogo"

Por: Redacción

La situación en Bolivia aún es muy complicada. Aunque en menor medida, siguen los hechos de violencia en el marco de los reclamos, y a nivel institucional el escenario se...

Crónicas + Desinformadas

El negocio de las bandas que dicen adiós

Por: Cicco

Ya está todo previsto: en mayo viene Kiss, la legendaria banda de metal y pintura felina, a despedirse. Para sumarle seriedad a la despedida, la bautizaron: “End of the road...

Hiper Show

Ligia Piro: "Canto la música que me gusta y no la que las modas impongan"

Por: Redacción

La destacada cantante de jazz argentina Ligia Piro presentará los viernes de noviembre su premiado espectáculo Canciones de Siempre en el Teatro Picadero (15, 22 y 29). Una propuesta que...

Opina Deporte

El homenajeado equivocado

Por: Pablo Llonto

La Comisión de sistemas, medios de comunicación y libertad de expresión del Senado no tiene mucha idea de la historia del periodismo y mucho menos ha dado muestras de saber...

Actualidad

¿Por qué se desencadenó una crisis institucional en Bolivia?

Por: Redacción

¿Qué pasó en Bolivia? ¿Por qué se redujo tanto el poder de Evo Morales? ¿Qué hechos fueron determinantes para que todo desemboque en una situación de violencia? En diálogo con...

Hiper Show

Freeman: "Los Stones siempre han sido mi mayor influencia"

Por: Sebastián Di Doménica

Por Sebastián Di Domenica. Charles Freeman es un cantante de pop británico que ha comenzado a escalar posiciones en el mundo de la música. Tal como lo han definido muchos...