RADIO
en vivo

baraka y samsara

Por Cicco. El mundo es enloquecedor, turbulento y, por así decirlo, desalineado y feúcho. Pero, claro, eso es porque uno no lo mira bien. Lo observa de soslayo con los ojos cansados de la rutina de aquel que no espera nada bueno. A lo sumo verá, del otro lado del bondi, una escena de policial de noticiero mala onda. Sin embargo, Ron Fricke está convencido de que el mundo es fascinante. Y ya hizo dos películas -acá pondría un adjetivo que condense lo apabullante de las imágenes y la atmósfera poética que las rodean, pero no se me ocurre ninguno-, que le dan la razón.

 

La primera fue Baraka en 1992. Con gente de rastas por el piso como ramas de un viejo árbol. Con orientales pintados en blanco bailando una danza demencial. Con monos sumergidos en aguas termales, más humanos que los humanos. La peli capturó el destello celeste que cubre cada rincón de la Tierra. A veces, para no interferir en la naturalidad de la atmósfera, estacionaban una van y le hacían orificios desde donde filmaban todo. A veces, el método era el opuesto. Plantaba la cámara delante de un personaje y le decía simplemente que mirara el lente. “Eso viene de la fotografía”, dijo Fricke en una de las pocas entrevistas que dio. “Es como un muy buen retrato donde uno le pide al otro que mire a cámara. Uno
obtiene mucho de quieńes son en verdad. Es algo que llamo 'una meditación guiada'”.

Fricke, que hizo sus propias cámaras 70mm para el proyecto, se tomó su tiempo -12 años- en editar la secuela, Samsara, sobre el ciclo silencioso y redondo de vida y muerte. Las dos son inmejorables. Ni una voz. Ni una línea de diálogo. Ni una inscripción en el muro. Nada de nada. Suficiente con el mecerse de la música que lleva a meterse en el mundo de Fricke que también es nuestro mundo.

El director dio la vuelta al globo atrapando cual coleccionista de mariposas -24 países recorrió sólo para Baraka , y otros 26 para su secuela-, todo aquello colorido, ritual y glorioso que existe en el planeta. Frick lo mira todo con ojos de fumado: se detiene, extático, en volcanes en erupción, santuarios tallados en piedra, el cadáver momificado de un viejo soldado, la nariz aplastada, un hombre extrañamente en paz.

Las pelis de Fricke se insertan a tono con “La vida en un día”, el proyecto de los hermanos Scott -Ridley y el falllecido Tony- de editar imágenes de todo el mundo tomadas durante las mismas 24 horas -no se la pierda-. O la última, más morosa, peli del gran Terrence Malick, “El árbol de la vida” donde remonta tanto vuelo poético que llega hasta los dinosaurios -dura 139 minutos es por momentos una fiesta visual y por momentos un bodrio-.

Fricke no es activista del medio ambiente que se propone poner el acento en el desmadre climático, en la superpoblación, ni en el declive del hombre moderno. Él sólo quiere mirar lo que nadie ve. Sus películas retratan la lucha incesante de supervivencia, destrucción y divinidad que existe en cada creación. Y muy en especial, en esa plaga imparable llamada humanidad. Fricke da testimonio visual del esfuerzo de siglos del ser humano por arañar la eternidad. El legado de lo que aún hay por rescatar. Sus films son un clip largo y envolvente, donde hasta aspectos cruentos como nuestra forma de alimentarnos, o la cadena inhumana industrial, tienen su parte en la melodía.

Uno termina de ver Baraka y Samsara y no queda aplastado, resignado a ser humano, y avergonzado y con un impulso irrefrenable de convertirse en burro u hormiga. A veces, en nuestro destino por destruir, en nuestro afán de niño por comerlo, beberlo y poseerlo todo, el hombre hace sentir orgulloso a Su Creador.

Mire las pelis de Fricke, no se va a arrepentir. La vida aún es bella. A pesar de nosotros mismos.

COLUMNISTAS

Crónicas + Desinformadas

¿Qué imagen deberían tener nuestros billetes?

Por: Cicco

Si algo nos trajo de correlato imprimir billetes con figuras de animales fue que, al parecer, se devalúan más rápido que aquellos con rostros humanos. Por lo visto, ni siquiera...

La Política

Alberto sueña con repetir el inicio de Néstor en 2003

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) El fin de semana que pasó, Alberto Fernández, presidente electo y proclamado, descansó un poco. Se lo recomendaban tanto sus amigos más íntimos como...

Actualidad

Graciela Fernández Meijide en La Cornisa

Por: Redacción

El domingo en la emisión de La Cornisa TV por América, Luis Majul entrevistó a Graciela Fernández Meijide. La ex legisladora y referente de los derechos humanos, en un intercambio...

Libros y Lecturas

Bolivia y Alemania

Por: Juan Terranova

Domingo. Golpe de estado en Bolivia. El gobierno argentino lo relativiza. Volvemos al siglo XX. Un gran retroceso para la región. El viernes soltaron a Lula, el sábado nació Paloma...

Actualidad

¿Cómo fue la primera reunión del Consejo Federal contra el Hambre?

Por: Redacción

Hoy se realizó la primera reunión para definir la conformación del Consejo Federal contra el Hambre que tiene proyectado Alberto Fernández para después del 10 de diciembre. En el marco...

La Política

Alberto Fernández, el gran alquimista del poder

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) La alquimia es una ciencia esotérica. Se la vincula, desde sus orígenes, a la transmutación de la materia. El principal objetivo de los primeros...

Actualidad

Columba: "Los últimos tweets de Evo Morales han llamado al diálogo"

Por: Redacción

La situación en Bolivia aún es muy complicada. Aunque en menor medida, siguen los hechos de violencia en el marco de los reclamos, y a nivel institucional el escenario se...

Crónicas + Desinformadas

El negocio de las bandas que dicen adiós

Por: Cicco

Ya está todo previsto: en mayo viene Kiss, la legendaria banda de metal y pintura felina, a despedirse. Para sumarle seriedad a la despedida, la bautizaron: “End of the road...