RADIO
en vivo

PETISOS

Por Cicco. Toda mi infancia fui el primero del a fila. No porque fuera bueno. Ni destacado. Ni sobresaliente. Era, nada más que el más petiso de la clase.

 

Feo ser bajito. Todo el mundo te toma por menos edad que la que tenés. Y las chicas, te pasan por adelante y nada: uno ni califica como hombre. Somos los caniches toy del género humano. Simpáticos sí, pero para la cartera. No para guardián.

Criarse siendo petiso es poner a fuego mínimo la cocción del orgullo. Año tras año, ves cómo tus amigos despegan. Se hacen lungos, les salen pelos en la barba, mientras uno se queda rezagado, lampiño, eternamente niño. Aún recuerdo que, ya sintiéndome grande –o adolescente para el caso- los adultos conservaban un gesto que me daba por el quinto quinoto –un órgano que, en lo petisos también queda más bajo que la gente normal-. El gesto se resumía así: uno se acercaba a saludar a la persona en cuestión, y, para no tomarse el trabajo, de inclinarse y darte un beso, te acariciaba la cabeza. No era una caricia, propiamente dicha. No señor, era una sacudida. Como una cepillada. El símbolo de sumisión al petiso, que nosotros sumábamos pacientemente para el día de la venganza.

Y así es, la vida. Si una persona normal quiere ser reconocida. Un petiso quiere ser cien veces más reconocido que él. El hambre de un petiso por ser destacado en algún rubro –el que sea- no tiene parangón. Donde quiera que veas un líder siempre habrá, en el fondo alguien con complejo de altura. De Hitler a Gandhi, y a Menem, todos fueron más bien sopetis.

Todos bebieron el veneno de la indiferencia escupida por sus pares altos. Todos se resignaron a que las mujeres se las llevaran otros con más estatura. Todos fueron testigos de cómo las peleas siempre la ganaban los otros. Y en los recitales uno más que bandas, veía nuca y pelambres.

Qué cosa seria. Mamá me mandó una vez a un experto en huesos a ver si tenía futuro o iba a quedarme estancado en el metro cincuenta. El hombre fue esperanzador: “Va a ser un chico normal, señora”, le dijo. “Un poco petiso, pero nada fuera de lo común”. Mientras tanto, el doctor, para estirar la norma, me hacía colgar en una barra varias veces al día. Aún recuerdo la espalda estirándose y los huesos cual vagones de tren haciendo un esfuerzo por mantenerse unidos.

No sé si el cuelgue en la barra fue efectivo. Pero al final, algo crecí. Pasé el metro sesenta. Me puse al nivel de otros petisos en la facultad. Y me dejé el pelo largo para que la gente viera que algo podía crecer hasta donde quisiera.

Ignoro por qué les cuento todo esto. Será porque es año de elecciones. Donde como podrá imaginar, no hay lista que no tenga, a la cabeza, con el nombre rutilante, su petiso de turno. Ahora conociendo el paño, se lo digo: mejor no los vote. Tarde o temprano, se tomarán venganza.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Suárez: "En ésta temporada "La revista de Cocodrilo" va a sorprender"

Por: Redacción

Luego de su exitoso paso por Mar del Plata durante el verano pasado, "La revista de Cocodrilo" llegará en las próximas semanas a Villa Carlos Paz para intentar repetir el...

Actualidad

Daniel Arroyo sobre la estrategia inmediata para afrontar la emergencia alimentaria

Por: Redacción

El nuevo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dialogó ayer con "La tarde de CNN", y en un breve intercambio luego de la jura en Casa Rosada, detalló las acciones...

Crónicas + Desinformadas

Robar libros: ¿es un arte?

Por: Cicco

La tradición es vieja y simple: uno simplemente, de tan apasionado por la lectura, decide hacer oídos sordos a ese papel tan viejo y en desuso llamado la ley, y...

La Política

Sale un terco, entra un alquimista

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) En la Argentina, donde las leyes no se cumplen y las instituciones y la autoridad están todo el tiempo en cuestión, el temperamento del presidente...

Opina Deporte

El que daña, paga

Por: Pablo Llonto

Las elecciones nacionales y las celebradas el domingo en Boca se parecen. O al menos nos debemos una conjetura apresurada a pocas horas de momentos decisivos para el país y...

Actualidad

Degustación de vinos y música en vivo en Radio Berlín

Por: Redacción

Con la organización de Radio Berlín, el jueves pasado se llevó a cabo en Margen del Mundo una exclusiva degustación de vinos de alta gama, acompañada de quesos premium, que...

Actualidad

Bullrich, Amado, Tetaz y Savoia en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy Luis Majul en la emisión de La Cornisa TV realizó diferentes entrevistas para analizar y debatir la realidad política y económica del país, en el marco de la asunción...

Libros y Lecturas

Monstruos de vanidosa amargura

Por: Juan Terranova

Lunes. Vuelta de Ushuaia con muchos libros y pocas notas. Los libros solos ya valen el viaje. Las experiencias empujan la idea de escribir pero ya no con la fuerza...