carnaval

Por Cicco. Primero estaba el de Río. Luego el de Bahía. Entonces llegó el de Gualeguaychú en Entre Ríos. Y ya la fiebre se hizo epidemia. Cuando quisimos darnos cuenta, teníamos carnavales hasta en la sopa.

 

Y sí, a la gente le gusta. Le encanta el carnaval. Disfrutan de ese espíritu desbordante del viva la pepa, aunque a esta altura del partido, la Pepa debe estar más para el arpa que otra cosa. Pero nos gusta, nos encanta, le decía, esto del carnaval. Pues, una vez que acabó la excusa de la navidad y el fin de año, la gente necesita un argumento sólido y de calendario, una razón histórica, lógica y mundial para justificar ponerse nuevamente del reverendo moño. Y qué mejor que el carnaval. Esa algarabía made in Brasil donde lo que se trata es de apretar el pomo y que no nada importe otro pomo más. No hay nada mejor para el carnavalero que esa mezcla andante de luces y minas, de autos y monstruosidades, llamadas carrozas, que todo carnavalero sigue desorbitado cual niño en juguetería. La carroza es equivalente al juguete del hombre moderno: la ve pasar, radiante y musical, envolvente y escultural, y nunca puede subirse.

El carnaval responde uno tras otro a los eslóganes que te inoculan las compañías: disfrutá mientras puedas. La vida es una fiesta. Y con máscara encima, todo vale.

Perdón que sea aguafiestas, pero, como podrás sospechar, el carnaval nunca fue lo mío. Odiaba que me tiren agua. Odiaba que me tiren espuma. Odiaba la gente con máscara. Odiaba el baile murguero. Y en fin, odiaba tanta alegría concentrada, suelta y chorreante cual reguero de orín en la calle.

Es paradójico, pero tanta gente programadamente alegre, me pone triste.

Y ahora resulta que a los pueblos, a las provincias, a los grandes creativos del turismo, no se les ocurre mejor idea para convocar visitas que organizar sus propios carnavales. El otro día un amigo fue al de Lincoln y me mostró videítos. “Horas y horas sin parar de carrozas, parecía Río”, me contaba, entusiasmado. “Gastamos con mis nenes menos de 300 mangos, comida incluida”. Las carrozas de Lincoln parecían, verdaderamente, de primer mundo.

Estamos rodeados: hoy en día, si bien en un pueblo vecino al mío hay, desde hace tiempo, corso y carnaval –nunca entendí bien la diferencia-, ahora en mi pueblo quieren también institucionalizar el propio. Que Dios nos ayude. Y que el reinado del rey Momo se termine de una buena vez. Ya tenemos demasiado. El carnaval es un pomazo.

COLUMNISTAS

Actualidad

La cuarentena y sus positivos efectos para frenar la pandemia en Argentina

Por: Redacción

Faltan pocos días para que finalice la primera etapa de la cuarentena, y tal como indican algunas afirmaciones de las autoridades, la misma seguiría por un tiempo más, incluso con...

Crónicas + Desinformadas

¿Por qué Netflix se la agarra con las religiones?

Por: Cicco

Fíjese lo que sucede con el boom mundial de la miniserie “Poco ortodoxa” que da cuenta de cómo una judía se infla de los ritos familiares de judíos ortodoxos en...

Actualidad

¿Todos tenemos que salir a la calle con barbijo?

Por: Redacción

Hasta hace muy poco tiempo solo se recomendaba la utilización de barbijos a aquellos que tengan algún tipo de sintomatología y al personal de servicios de salud. Sin embargo el...

Actualidad

AGIP prorroga la presentación de la DDJJ y el pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos …

Por: Redacción

La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) prorroga el plazo para la presentación de la Declaración Jurada y el pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos para todos los Contribuyentes...

La Política

El Presidente volvió a la Tierra después de tocar el cielo

Por: Luis Majul

El Presidente Alberto Fernández tuvo un gran acierto y varios errores serios. El gran acierto fue dictar el aislamiento y la cuarentena, y comunicarlo con eficacia. No solo puso a...

Opina Deporte

Diez ideas en tiempos de pandemia

Por: Pablo Llonto

¿Mejores o peores? ¿Cómo quedará el periodismo deportivo después del coronavirus? La semana pasada nos preguntábamos cuál será el destino del deporte cuando los tiempos de la plaga se hayan ido. Mostrábamos...

Hiper Show

Mirá (lo que te digo): la nueva propuesta de Majul por LN+

Por: Redacción

Luego de un muy exitoso comienzo de La Cornisa, que estuvo primero en audiencia ante las otras señales de noticias y con picos por encima de los canales de aire...

Actualidad

Jorge Lanata: "Lo importante es sobreponerse al miedo"

Por: Redacción

Jorge Lanata desde su casa fue entrevistado hoy por Luis Majul en la primera emisión 2020 de La Cornisa en la señal LN+. El popular periodista y escritor analizó en...