¡TOMALO POR LÍNEA DOS…!
La improvisación y la radio

escuchar radioPor: Pablo Llonto. Nuestro destino ha querido que repitamos su nombre. Quizás una jubilación solucionaría tantos desencuentros. Pero ella sigue allí, obrando el milagro de una conducción radial que merecerían otras mujeres. Pero el tema, vamos a decirlo, no es la necesidad de hablar por hablar, mal de muchos conductores, sino la improvisación. Hace dos semanas fue el tema del golf y del Pato Cabrera; esta semana el tema de las banderas contra Clarín, en el superclásico, pagadas por gente K.

Un repaso para quienes se lo perdieron. Fue Magdalena Ruiz Guiñazú quien mortificó a los oyentes de radio Continental con este diálogo, días atrás, con el Pato Cabrera.

-Cabrera: Hola qué tal, buenos días, cómo está?

-Magdalena: Bueno, usted no sabe, muy emocionados acá todos, su imagen en tapa en todos los suplementos deportivos del país…

-C: Sí, bueno me imagino, la verdad que he conseguido algo muy grande. Es muy importante para Argentina, para el golf, para el deporte argentino ¿no?

-M: Además, esteeee, me imagino que se habrá comunicado con De Vicenzo, que por un error en una tarjeta, una firma en una tarjeta, bueno lo perdió en su momento ¿no?

-C: No, no he tenido la suerte de hablar con el maestro De Vicenzo todavía, el error que cometió o lo que pasó fue hace mucho tiempo y yo no tuve la suerte de hablar con él todavía, pero bueno en algún momento me comunicaré con él y hablaremos

-M: ¿Cómo fue enfrentarse con Tiger Woods, el legendario..?

-C: No, no. Yo no me enfrenté con Tiger Woods. Yo, eran…Acá hemos jugado con 96 jugadores

-M: No, no, pero por eso, ¿cómo fue para De Vicenzo, fue un desafío…?

-C: De Vicenzo no jugó con Tiger Woods eh

-M: ¿Cómo?

-C: De Vicenzo nunca jugó con Tiger Woods…

-M: Ahh… yo creía que habían jugado

-C: Ahhh bueno, disculpeme pero…
  (Silencio)…

(Interviene César Ferri, columnista deportivo del programa) Ehhh Angel, hay una ceremonia muy particular en la que usted recibe las premiaciones, tradición en este torneo, el saco verde, por eso hoy aparece en las imágenes de todos los diarios, en Internet, ¿qué le significó a usted eso tan particular?

-Tuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu…Tuuuuuuuuu

-M: Me parece que se cortó. Se cortó. Sí. No. No, en fin. Vos sabés que…yo me quedé pensando en lo de Tiger Woods y estoy mirando acá…no, fijate vos. De Vicenzo ganó el U.S. Open y no fue ante cualquier rival sino que se impuso por un golpe de ventaja sobre Tiger Woods que era el número uno del mundo ¿no? 

En vano hemos propuesto que Magdalena se informe. Pero sufre el mal más duradero de los periodistas argentinos, opinar sin saber. Lo triste es no poder informar cuánto gana la señora por embrutecer a los madrugadores ciudadanos que aún encienden su programa.

Ahora ocurrió algo parecido con el asunto de los barrabravas comprados por anónimas chequeras cercanas a la Casa Rosada. La repetición hasta el cansancio de una noticia extraña que, de lunes a lunes, la radio copió de la prensa escrita dejándonos a los argentinos con un alto sabor de incertidumbre: ¿es que nunca podremos saber de dónde salió la plata para abonarle sumisión y cervezas a las barras bravas con este asunto de la ley de radiodifusión? ¿Podremos algún día decir con orgullo que en los programas radiales ya no se leen los diarios y se opina de todo un poco y ha llegado el tiempo de la investigación y reflexión radial? ¿Alcanza con leer los diarios y entrevistar siempre a las mismas personas (Aníbal Fernández, un dirigente de River, etc.) para pedirles una opinión sobre el tema de la página cinco? 

Sabemos de la velocidad y la crueldad que atosiga a nuestros productores radiales, “llamá a fulano”, “encontrá a fulanito”. Los insultos y las bajezas de Gelblung. Quizás un novedoso estilo, más apartado de las urgencias y de las tapas de los matutinos, convierta al programa radial que aún no existe, en el futuro faro de información y reflexión que necesitamos.

{moscomment}