tevez y boca campeón

Por Pablo Llonto. Con Tévez a la cabeza, el último campeón tiene para una semana más en los medios. Boca rompió el breve maleficio y regresó a los títulos, sin más pergaminos que un fútbol eficiente en resultados. Y poco brillo. No vale discutir con los hinchas, nunca tendremos razón.

 

Lo cierto es que no existió boquense (presumimos que no existió) ajeno al partido. Por concurrencia a la cancha ( la pésima organización de los directivos casi termina en tragedia) o por concurrencia al living de casa para sentarse frente al televisor.

Y en estos tiempos de calientes debates nacionales, el periodismo deportivo no puede guardar silencio sobre Fútbol Para Todos. Enojarse por algunos avisos que adornaron la transmisión del domingo pasado, es como enojarse porque Cambiemos y el PRO usen las veredas de la ciudad que gobiernan y sus espacios públicos para propagandizar sus obras.

La pregunta que hay que hacerse es sencilla: ¿Usted quiere que siga el fútbol gratuito por TV o prefiere el anterior sistema de TV paga y por cable incluyendo cuotas especiales para ver los clásicos de la semana?

Si hubiese una tercera propuesta, nos gustaría escucharla.

El derecho a ver fútbol gratis – derecho que debería extenderse a cuanta actividad deportiva y cultural existiese – no es aún un derecho que merezca comprensión y respeto por parte de los adoradores de la propiedad privada. Fundamentalmente porque no entienden, o se niegan a comprender, que existe el Derecho a la Información y a la Comunicación, consagrado por la muy roja y marxista ONU y no por el gobierno bolchevique de Cristina Fernández de Kirchner.

Los goles del Boca campeón, hoy capturados gratuitamente por los canales privados para darles miles de usos, se vieron en todo el país gracias a una política de estado que los opositores quieren fulminar. Para el hincha de Boca, ese derecho se llama Boca para todos, para el de Aldosivi se llama también Aldosivi para todos.

Si algo debe hacer el próximo gobierno que pretenda continuar la línea latinoamericana y popular, es multiplicar los derechos a la comunicación y televisación gratuita. La TV digital es una vía para universalizar el derecho, aunque allí también hay mucho por mejorar.

Lo mismo debe ocurrir con el pueblo boquense que tiene derecho a ir a los estadios sin que se los engañe con multiplicidad de categorías de socios que sólo sirven para romper los principios de igualdad. ¿qué es eso de socios de primera y socios de segunda con derecho o no a entrar a la cancha? Si se les fue la mano con la afiliación, pues se debe resolver la cuestión del ingreso a los partidos por medio de un sistema alternativo de concurrencia. Con descuento de la cuota a quien, un domingo, no le toca entrar a la cancha.

El fútbol, el deporte, la vida misma, necesitan cada vez más igualdad y menos privilegios, como los actuales, basados en la condición económica. También parte de ello se define el domingo 22 de noviembre.