lou reed

Por Cicco. Sí, ya sé que pasaron muchos días desde que dejó este mundo. Pero de todos modos, las despedidas pueden tomarse su tiempo. Sobre todo, cuando son merecidas. Lou Reed, el máximo poeta del rock de los bajos fondos, hizo de su vida, su arte. Murió en su ley, recostado en la cama, a poco de terminar sus movimientos de tai chi. Un tsunami que se retiró acariciando suavamente la orilla del mundo con su última ola.

 

Lou Reed era de los verdaderos. Su voz era verdadera. Sus letras eran verdaderas. Cada arruga de su cara se la había ganado tropezando, aprendiendo y golpeándose con cada esquina de Nueva York. Ay, Nueva York, qué gran disco. El mejor de su carrera. Y el álbum de rock más poderoso de las últimas décadas. Nadie como Lou para componer himnos de la decadencia. Acuarelas de personajes perdidos, cafishos, travestis, drogones.

Todo el mundo cuando piensa en él recuerda “Camina por el lado salvaje”, su tema más célebre. Pero a mí me gusta otro, más nostálgico: “Coney island baby”. Uf, te pone la piel de gallina. Cuando lo compuso, dijo que superaba a todo lo que había hecho hasta entonces. Tenía razón.

Lo queremos a Lou. Cuando vino a la Argentina, dio una conferencia de prensa y aún atesoro los puchos que fumó aquella tarde en un hotel. Dijeron que era una persona temible pero se portó como un caballero. Respondió a cara lavada, sin sus clásicos lentes oscuros y hasta se tomó un tiempo para sacarse fotos con nosotros.

Lo queremos a Lou porque él no andaba con rodeos. La media tinta para él, no existía. Era de la escuela de Neil Young, artistas que podrán hacer discos espantosos pero nunca hicieron música con otro órgano que no fuera el corazón. O los testículos.
Cómo me gustaba New York y cómo me gustaban sus dos discos de luto: “Songs for Drella”, con John Cale, su ex compañero de Velvet Underground, y dedicado a su difunto amigo Andy Warhol. Y “Magic and loss” uno de sus álbumes más potentes y oscuros, que compuso tras la muerte de dos amigos. Le tengo tanto respeto a ese disco que para escucharlo necesito prepararme. No quiero que esa tormenta me tome por sorpresa.

Cada disco de Lou fue un capítulo de la novela de su vida. El capítulo drogón. El capítulo afeminado. El capítulo con David Bowie. El capítulo de su separación. El capítulo de su pasión por Edgar Alan Poe. Y su último disco asociado con Metallica, su pasión por encontrar un sonido cada vez más áspero.

Entre tanta estrella nueva del rock platinada para la ocasión, Lou parecía un tipo de pocas pulgas. Pero en verdad, era alguien que buscaba que el negocio no lo pasara por arriba. No le vengan con modas. No le vengan con bailar el gangan style para vender más discos. Él hacía música y punto. Como debe ser.

Lo queremos a Lou porque tenía la sabiduría de los tipos que volvieron del lado salvaje y descubrieron la paz en las cosas sencillas como un amor duradero, los ejercicios del tai chi y tomar café con tostadas. Aquella vez que vino a Buenos Aires y me llevé sus puchos, le hice una única pregunta que aún recuerdo. “¿Cómo explica su éxito en la Argentina cuando su fuerte está en las letras y aquí pocos entienden el inglés?”Una pavada, claro. Lou me clavó la mirada y el rostro se le arrugó aún más. “Esa”, me dijo, “es una típica pregunta de periodistas”. Y eso fue todo. Un rock star de verdad.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...