fifa

Hoy en la madrugada por pedido de la Justicia de Estados Unidos fueron detenidos en Zurich siete altos directivos de la FIFA por cargos de corrupción. Se los acusa de haber recibido sobornos y comisiones por más de 150 millones de dólares de representantes de medios desde los 90 a la actualidad por derechos de transmisión de fútbol. Los detenidos son Jeffrey Webb, Eduardo Li, Julio Rocha, Costas Takkas, Eugenio Figueredo (de nacionalidad uruguaya y vicepresidente de FIFA), Rafael Esquivel y José María Marín. Están también involucrados, aunque no han sido detenidos, sietes personas más, entre las que se encuentran tres argentinos: Alejandro Burzaco, presidente de Torneos y Competencias S.A. y los empresarios Hugo y Mariano Jinkis, directores de Full Play. Para hablar de este caso que ha generado gran impacto en todo el planeta, Luis Majul dialogó con Alejandro Sánchez Kalbermatten, que es un abogado argentino que fue uno de los denunciantes de FIFA en 2010 por el caso de la elección de sede Qatar:

 

"Siempre Grondona negó todo tipo de corrupción en AFA y en FIFA, cuando todo el mundo ya lo sabía y solo faltaban las pruebas. Nosotros obtuvimos pruebas del exterior después de la elección de Qatar y Rusia como sedes del Mundial 2018 y 2022 e hicimos una presentación en la Justicia Argentina pidiendo que se lo investigue a Grondona y a todo aquel que fuese responsable y tuviese vinculación a esa elección. En aquel momento denunciamos varias cuentas de Grondona en el exterior, y algunas sociedades en Uruguay"

El letrado señaló que el expediente se empezó a mover, pero que era complejA la investigación porque lo más importante era lo que se podía obtener en Suiza: "Sin embargo, hubo avances, porque existían otras denuncias en Suiza por otros países que se quedaron sin ser sede. La coima rondaba los 88 millones" El entrevistado también dijo que el expediente intentó seguir la ruta del dinero: "acá en Argentina iba muy lento, pero en Suiza siguió. Y muchas de las prubeas llegan a la conclusión de la existencia de una red de corrupción, con estructuras societarias en cuentas offshore. Y llegamos a esta situación con las detenciones de hoy a la mañana. Aquí muchas causas se cerraron por la muerte de Julio Grondona. Pero siguen abiertas otras" Sánchez Kalbermatten afirmó que en un primer momento tuvo acceso a mucha información por estar ligado a una empresa relacionada con el fútbol, y explicó que para ocultar las coimas en general, los implicados utilizan cuentas enmascaradas o a nombre de sociedades.