RADIO
en vivo

armas

Por Juan Terranova. Lunes 21 de septiembre. Cumple años Stephen King y Buenos Aires le regaló un día de primavera muy de su estilo, gris y ventoso. Ahora escucho el primer movimiento de un temprano cuarteto de cuerdas y piano que Mahler nunca completo. La pompa ideal para este clima. Nicht zu schnell.

 

Lunes, más tarde. Mavrakis en la clase de hoy insistió mucho con la idea de que se puede leer también lo que los escritores no escriben, aquello que falta, lo que no se dice, lo que no registran. Me pareció inteligente esa insistencia.

Martes. Descubro unas obras de Bartok que nunca había escuchado y me entusiasmo. El track de YouTube se llama Four Dirges Opus 9a. Escuchar ese vacío y esas disonancias amables me relaja y me entusiasma al mismo tiempo. Es música que entiendo. Leo la descripción recién después de escuchar varias veces las piezas y al parecer Bartok se basó “on material Bartok collected in Romania.”

Miércoles. Ayer martes tuve que hacer tiempo por el centro y fui al Museo de Armas de la Nación. Había ido al Banco Nación de la Avenida Alvear y tenía un rato antes de entrar a dar una clase. Caminando llegué a Plaza San Martín. Parece un museo pequeño pero en realidad no es tan pequeño. La entrada en un ochava frente a la plaza se alarga en salas de muchas formas, todas en planta baja. El patrimonio que exhibe, polvoriento y muchas veces con curadoría dudosa, es magnético. La historia, creo, se aprende ahí, entre esa media luz de esas vitrinas descuidadas, viendo máquinas de muerte antiguas y modernas. Un cartel rudimentario informaba “En estas salas descansan las armas que forjaron la patria.” En una vitrina, en el último salón, había fierros italianos porque Italia también es patria. Saqué muchas fotos hermosas, de baja calidad, con el teléfono. Algunas salieron llenas de fantasmas sensuales.

Miércoles, más tarde. Miro hermosas fotos de rinocerontes en el día del rinoceronte.

Jueves. Una nota en un portal de noticias falsas que se llama actualidadpanamericana.com. Titular: “Neonazis colombianos fueron golpeados brutalmemente por neonazis alemanes.” Y la nota empieza así: “Cinco colombianos pertenecientes al grupo neonazi Tercera Juerza, que viajó a Alemania para apoyar la marchas de grupos de ultraderecha que protestan contra el éxodo sirio, fueron golpeados brutalmente al ser confundidos con refugiados sirios.” Hoy el periodismo web le roba las ideas a Vonnegut y a Tibor Fisher.

Jueves, más tarde. Dan Los cazafanstasma en TCM. Me acuerdo cuando la vi en estreno con mis padres y mi hermano hace más de treinta años. Bill Murray a lo largo de toda la película: no se asusta con nada y lo ironiza todo. Una ética.

Viernes. Leo el relato “Viaje a la semilla” de Carpentier. Me parece horrible. La historia de un militar latinoamericano contada desde su muerte a su nacimiento. O sea, para atrás. ¿Alguna otra gracia? Ninguna. Un ejemplo contundente de que contar no se puede resumir a una técnica o a un mecanismo. Debe haber algo más, una apelación sentimental, algo que nos toque de alguna manera. También es verdad que Carpentier despliega acá un estilo muy viejo, aunque escrito en la década del 50, el cuento parece mucho más viejo. Aunque quizás su antigüedad de fecha o de estilo no tenga mucho que ver y al final el tema sea su anacronismo.

Viernes, más tarde. Esperar que ocurra algo que nunca ocurre puede ser “mentally painful.” Lo leí en Twitter. Ayer tiré los libros que estoy leyendo en la cama. Me acordé del molino extractor de Hegel. Pensé en un extractor de cocina, de esos que se usaban en la década del ochenta en las casas para aspirar los olores de las cocinas que tenían mala ventilación.

Sábado. Una serie de poemas de Borges, muy breves, titulados Quince monedas y dedicados a Alicia Jurado. Hay uno titulado Un poeta menor, que tiene apenas dos versos: “La meta es el olvido./ Yo he llegado antes.” Ningún otro poema, monstruoso o animal, me enseñó tanto como esos dos versos. La idea se completa con otros dos poemas, A un poeta menor de la antología y A un poeta menor de 1899. Pero en esos dos versos de esas “quince monedas” está toda la resignación que uno necesita para escribir y, desde luego, también para dejar de escribir.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Suárez: "En ésta temporada "La revista de Cocodrilo" va a sorprender"

Por: Redacción

Luego de su exitoso paso por Mar del Plata durante el verano pasado, "La revista de Cocodrilo" llegará en las próximas semanas a Villa Carlos Paz para intentar repetir el...

Actualidad

Daniel Arroyo sobre la estrategia inmediata para afrontar la emergencia alimentaria

Por: Redacción

El nuevo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dialogó ayer con "La tarde de CNN", y en un breve intercambio luego de la jura en Casa Rosada, detalló las acciones...

Crónicas + Desinformadas

Robar libros: ¿es un arte?

Por: Cicco

La tradición es vieja y simple: uno simplemente, de tan apasionado por la lectura, decide hacer oídos sordos a ese papel tan viejo y en desuso llamado la ley, y...

La Política

Sale un terco, entra un alquimista

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) En la Argentina, donde las leyes no se cumplen y las instituciones y la autoridad están todo el tiempo en cuestión, el temperamento del presidente...

Opina Deporte

El que daña, paga

Por: Pablo Llonto

Las elecciones nacionales y las celebradas el domingo en Boca se parecen. O al menos nos debemos una conjetura apresurada a pocas horas de momentos decisivos para el país y...

Actualidad

Degustación de vinos y música en vivo en Radio Berlín

Por: Redacción

Con la organización de Radio Berlín, el jueves pasado se llevó a cabo en Margen del Mundo una exclusiva degustación de vinos de alta gama, acompañada de quesos premium, que...

Actualidad

Bullrich, Amado, Tetaz y Savoia en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy Luis Majul en la emisión de La Cornisa TV realizó diferentes entrevistas para analizar y debatir la realidad política y económica del país, en el marco de la asunción...

Libros y Lecturas

Monstruos de vanidosa amargura

Por: Juan Terranova

Lunes. Vuelta de Ushuaia con muchos libros y pocas notas. Los libros solos ya valen el viaje. Las experiencias empujan la idea de escribir pero ya no con la fuerza...