RADIO
en vivo
EL AMOR EN LAS REDES DIGITALES
“No te quiere”

Simplemente no te quierePor: Adriana Amado Suárez. Parece que en estos tiempos, las relaciones humanas pasan, no más, por la comunicación a distancia.  Que el celular, que el mail, que las “redes sociales”, que el chat... La era de las comunicaciones personales in absentia se abrió con un optimismo idéntico al de los que hablan de Facebook como el fin de la soledad humana. Los teléfonos y los servicios de internet aprovechan la confianza en que todo podría ser mejor apoyando su venta en promesas de un mundo más chico, más amoroso, más cercano. ¿Y qué pasó? ¿Acaso nos sentimos más amados ahora que  estamos  un poco más conectados?

La película “Simplemente no te quiere” es una comedia sobre ese mundo de redes inalámbricas, materializado en interfaces cuadradas. Porque las pantallas son todo tamaño, pero cuadradas siempre. Y líquidas, no solo por el material que las alimenta, sino en el mejor sentido de Baumann: en las redes la gente tiene cara líquida, difusa, borrosa, equívoca. En internet todos publican la mejor foto, ésa que los presenta como alguien interesante, digno de conocer. En la comunicación a distancia todos nos ponemos en oferta tratando de que algún click misericordioso se pare en nuestra página, nuestro chat, nuestro perfil de Facebook. Somos el comprador en busca de ser comprado. La comunicación a distancia es esclava de la ratificación de que el contacto existe. Si no hay conexión, no hay nada. Y cuando la conexión funciona, los participantes se vuelven un punto en la pantalla del otro, en competencia con otras ventanas, con otras llamadas entrantes, con mails que se bajan y se leen mientras se supone que estamos manteniendo una conversación, con beeps y rings que suenan de fondo. Pocos triunfos duran tan poco como encontrar a alguien en un chat o en el teléfono. Ni bien nos saludó, empezará,  inevitablemente, a hacer otra cosa.

Para peor, la comunicación a distancia no tiene la redundancia del cara a cara. Mientras un gesto de hastío ponía en alerta al interlocutor que teníamos en frente, ahora con suerte mandará un emoticón. Ese mamarracho de ínfimos pixeles  lo mismo sirve para decir que uno se está aburriendo como para declarar afecto, tirar besos o incluso vomitar con cierta gracia. El problemón que tenemos los que nos comunicamos persona-teclado-pantalla-persona es que en el medio hay puras ambigüedades. Si alguien no contesta tu email, ¿será que se ofendió, no le interesa o no lo recibió? Si no te atienden el teléfono, ¿será que está ocupado o que leyó tu número en el identificador y no quiere atenderte? Los que te saludan en las redes, ¿te quieren de verdad, se sienten solos o quieren que visites su perfil? Los que escriben todo el tiempo en su “oficina personal” (Blackberry o sucedáneos), ¿es gente tan requerida e importante que no puede estar desconectada, o son pelmazos que pagan un abono más caro que el del Jockey Club solo para recibir correos spam?

La película en cuestión presenta un manual de lectura de los gestos equívocos que la comunicación a distancia agrega a las relaciones amorosas. Pero antes que darnos soluciones a la altura de las nuevas tecnologías,  resuelve la ambigüedad con pesimismo: no hay amor en las relaciones electrónicas. Dice Mary en la película: “El tipo me dejó un mensaje en el trabajo, entonces lo llamé a la casa, y él me escribió a la Blackberry, con lo que yo le mandé un mensajito al celular, así que ahora estoy desesperada chequeando todos estos aparatos sólo para sentirme rechazada en siete diferentes tecnologías”.  En una declaración de conservadurismo propia de la era pre Marconi, el filme sostiene que cuando hay amor,  no hay equívocos, ni comunicación digital. El verdadero amor vendría ser el del contacto real. O sea el analógico, con perdón de la homofonía. 

Hace un tiempo había encontrado en un celular Nokia una plantilla para contestar automáticamente que decía “También te amo”. La respuesta venía cargada en la memoria, no la declaración de amor, que para los ingenieros finlandeses merecía ser tipiada, letra por letra. La película ratifica esta presunción: el amor verdadero no necesita una plantilla para declararse.  Ni se oculta en las equívocas redes digitales.  Nada de confiar en mensajes en contestadores automáticos, nada de tomar una llamada por una declaración de amor, nada de contar las visitas en Facebook como signo interés. Entonces  ¿qué hacemos hasta que el amor aprenda el lenguaje de las nuevas tecnologías?

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Claves para comprender las graves implicancias del incendio de la Amazonia

Por: Redacción

El mundo entero está en alerta por el incendio de la Amazonia en Brasil. Es el mayor pulmón verde de América y su destrucción genera un perjuicio inmenso con consecuencias...

Hiper Show

Todo sobre la serie Merlí y el spin off que se viene

Por: Redacción

Merlí es una serie catalana que batió todos los récords de audiencia en el mundo. Producida en Barcelona por la TV de Catalunia, primero obtuvo el mayor de los éxitos...

La Política

Una tregua para evitar el fantasma de la hiperinflación

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) Tregua significa suspensión o pausa en una lucha, una guerra o una competencia. Parece que el presidente Mauricio Macri y el candidato a Presidente...

Hiper Show

Elige tu propia biopic

Por: Cicco

Violentos. Pobres. Desalmados. O simplemente, gente que le puso el pecho a la adversidad. Las biopics lo pueblan todo, el cine, la tele, los libros y hasta el teatro. Son...

Actualidad

¿Qué es la atracción sapiosexual?

Por: Redacción

La sexualidad, el deseo y la atracción hacia otra persona son variables que se ponen en juego en el momento de elegir a una pareja. Pero en cada persona juegan...

Opina Deporte

Un paso adelante

Por: Pablo Llonto

Los homenajes del fin de semana al Tata José Luis Brown emocionaron al público futbolero. Cuando cada uno de los capitanes de los capitanes mordía la camiseta y ponía su...

Actualidad

Julio Bárbaro y Federico Andahazi en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy en una emisión especial de La Cornisa por América TV; Luis Majul realizó un detallado análisis de los resultados de las PASO del pasado domingo. En el marco de...

Libros y Lecturas

Diario de lecturas 375

Por: Juan Terranova

Lunes. Vi tres veces Gremlins con mi hijo. Las tres veces la disfruté. Al final eran un arma biológica del Eje. También se parece mucho a una película contra la...