CONSULTA, REALIDAD Y CONTRADICCIÓN/
Excusas para encuestadores desacertados

RESULTADOS Y ENCUESTAS/Por: Adriana Amado. Un género periodístico de mucho interés son los pronósticos. Los pronósticos astrológicos suelen ser lo más atractivo de las alicaídas revistas dominicales. Y dicen que los pronósticos meteorológicos son la principal razón por la que la mayoría de nosotros sintoniza la radio y la televisión a la mañana. Nuestra fe en ellos se mantiene intacta a pesar de sus reiteradas imprecisiones. Si dijeron sol y te agarró la lluvia, a nadie se le ocurre publicar al día siguiente una disculpa para los crédulos que salieron de su casa sin paraguas. Si los astros me auguraban buen amor, y no se me da en la semana (o ¡en la década!), lo sigo intentando. Mirá si voy a prescindir de tan auspiciosa predicción. Hay un tercer género de pronóstico que resulta irresistible aun para los escépticos del clima y los descreídos de los astros: las encuestas preelectorales. Como ocurre con el clima, no importa que apenas un puñado de encuestadoras se acerque con alguna precisión a los resultados. Como sucede con los horóscopos de esos mismos diarios, en las siguientes elecciones se volverán a consultar todos los oráculos para que la realidad vuelva a contradecir las mejores intenciones. Claro que siempre hay gente de poca fe que, con el resultado en la mano, sale a pedir explicaciones a los mismos que volverán a equivocarse, a dar justificaciones, y así.

Exceptuando un par de encuestas rigurosas, todos los cálculos se alejaron de los resultados de la elección del 10 de julio mucho más de lo que admitiría el margen de error (razonable cuando está alrededor de los cuatro puntos). Como ocurre siempre, empiezan a sobrevolar las suspicacias acerca de que los datos podrían haber sido operados a favor de los contratantes. Como si esa fuera la única explicación a tanto despropósito. En un servicio a los encuestadores ensartados, elaboramos algunas excusas apoyadas en estrictos fundamentos técnicos que pueden sacar a relucir si alguno de esos que publicaron los números errados insisten en asignarles a los consultores toda la culpa por la información desmentida por la realidad:

1. “La encuesta es una foto”. ¿Quién podría negar que el panorama era el que había publicado Tiempo Argentino el 23 de mayo? Según le había informado la consultora Ibarómetro “Daniel Filmus le saca [sic, así, sin potencial] una luz de tres puntos a Mauricio Macri y 20 puntos a Fernando Solanas en la primera vuelta. El ballottage estaría empatado hasta en los decimales” ¿Diferencia de “decimales”?, ¿será un error de imprenta? Por ahí, habrían querido decir en ‘las decenas’. En cualquier caso, la ciudadanía podría haber cambiado radicalmente en una quincena por efecto de la publicidad de banderines multicolores (cualquiera que la ve sabe que es irresistiblemente convincente). Evidentemente, la estrategia de decir que Filmus ganaba no estimuló el efecto “carro del ganador”, esto es, invitar a que los indecisos lleven su voto al de la supuesta mayoría. Cualquier politólogo sabe que la misma táctica, a veces, puede generar el resultado contrario, y motivar a los indecisos a dar un empujoncito al “carro del perdedor” y apoyar al candidato que se percibe como menos beneficiado. ¿Cuándo ocurre uno y otro? Depende de tantas circunstancias que es casi impredecible. Pero estábamos hablando de predicciones, así que volvamos al tema encuestas.

2. “La gente contesta cualquiera”: Para Equis, de Artemio López, Macri medía 35,7%; Filmus, muy cerca, 30,8%; y Pino Solanas apenas un 5,6% (según una encuesta publicada dos días antes de los comicios que determinaron como resultados MM: 47,09%; DF: 27,78%; PS: 12,82%). Algunos apuraron la explicación de que el encuestador trabajaba para el oficialismo. Pero ¿eso qué significa? Podría ser que por contrato estas consultoras no tengan los teléfonos de votantes de la oposición, y que les pase como a los programas oficialistas que evitan consultar a gente que pueda expresar una opinión alternativa. Otra es que sí, que los hayan llamado, pero... Porque ya sabemos qué pasa cuando llaman a tu casa y una voz metálica te pregunta “Ud., sí ¡Usted!, ¿a quién piensa votar?” Y larga una sarta de números para que identifiques tu edad y vaya a saber qué otra cosa que tu cabeza no registra porque no puede dejar de pensar en los fideos servidos que se enfrían. Además, pensás, ellos te llamaron, saben que ése es tu teléfono. ¿Qué le vas a decir? Mandás la respuesta que te deje volver más pronto a tu comida y que te evite una inspección de la Afip para justificar de dónde sacaste la plata con la que pagaste dos meses de expensas juntas en 2007. Y bueno, a veces las respuestas así obtenidas tienen un poquito de sesgo. Para colmo, los medios se olvidan, reincidentemente, de incluir una mínima ficha técnica que dé una idea aproximada de cuántos se entrevistaron, cuándo, cómo… Como demuestra el sitio Diario sobre diarios, solo una de las catorce encuestas que publicaron los diarios la semana previa a los comicios daba alguna pista (Poliarquía, ¡justo la que más se aproximó al resultado!). Vaya a saber cómo preguntaron las otras.

3. “La donna e mobile. Y la opinión pública, ni te cuento”: Una respuesta clásica es que la opinión pública es voluble (algunos hasta usan un adjetivo parecido pero un poco más descalificador). ¿Pero qué es la opinión pública? ¿Quién le pregunta? ¿Quién la escucha? La socióloga alemana Elizabeth Noelle-Neumann llamó Espiral del silencio a ese fenómeno por el cual la opinión pública expresa, no lo que piensa, sino lo que considera más ajustado al contexto. Según esta famosa teoría, no se expresaría en público más que aquella opinión que menos problemas le ocasionará al manifestante. Después en sus decisiones particulares, resolverá lo que verdaderamente quiere, que no siempre coincide con lo que dice o siente que puede decir. Lo terrible de los escraches, la ridiculización del que no piensa como uno, los videítos que ponen contrario fuera de contexto, el escarnio del opositor, más que cambiar las opiniones de los ciudadanos, lo que estimulan es a silenciarlas. Entonces, a veces, no es que la opinión pública cambió de opinión: muchos hicieron todo lo posible para que no tuviera ganas de expresarla.

Hipercrítico en Twitter:
http://www.twitter.com/hipercritico

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Teijeiro: "Si salen a correr, no deben tener cruzamientos con otros corredores"

Por: Redacción

En las próximas horas el Gobierno anunciará las nuevas medidas de restricción social en el marco de la estrategia contra el coronavirus, y que tal como afirman los trascendidos, extenderá...

Hiper Show

Stranger Things, una de las series más exitosas de Netflix

Por: Redacción

En tiempos de cuarentena, Netflix ha sido uno de los grandes ganadores. Millones de personas encerradas en sus casas han tenido el tiempo suficiente para mirar y descubrir muchas más...

Actualidad

¿Qué puede pasar en EEUU luego de la ola de masivas protestas?

Por: Redacción

Luego de varios días de protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos, hoy todo parece indicar que en principio ha comenzado a retornar la calma. Las movilizaciones se iniciaron en...

Actualidad

Este domingo en La Cornisa: ¿Hay un plan para el día después?

Por: Redacción

Este domingo 7 de junio a las 20:30 por La Nación +, La Cornisa planteará dos interrogantes: ¿Hay un plan para el día después? ¿Es legítimo insistir con la idea...

Crónicas + Desinformadas

Viejitos como Clint Eastwood

Por: Cicco

Si la expectativa de vida de uno se alarga, a pesar de la amenaza de pestes y acabóses planetarios, qué bueno sería de viejo ser como Clint Eastwood, que acaba...

Actualidad

Sabignoso: "La capacidad para responder a un eventual incremento de casos es muy ampl…

Por: Redacción

El progresivo y veloz crecimiento de la curva de contagiados de coronavirus en el país (con el mayor porcentaje en el AMBA) abre interrogantes sobre el sistema de salud local...

La Política

¿Nadie piensa en el día después?

Por: Luis Majul

Ocupados en cómo atravesar la pandemia primero y en su propia supervivencia, al mismo tiempo, la clase dirigente no piensa en el día después, sino en cómo quedarse con la...

Opina Deporte

Todos los días sale el sol

Por: Pablo Llonto

Por suerte quedan periodistas deportivos en la Argentina. Que asoman día a día desde los medios más variados y que gracias a esta democratización de la informaciòn que la Argentina...