CIUDADANÍA, VOTOS Y AGENDA/
Aportando al relato

MEDIOS Y ELECCIONES/Por: Adriana Amado. Ahora dicen que los medios, al fin y al cabo, no tuvieron tanta incidencia en las decisiones de los votantes. Con los resultados de las elecciones en las tapas, unos que opinaron que iba a pasar otra cosa, ahora admiten que pasó lo contrario y que fue la economía estúpido (plasma, planes, plata, depende del analista). Dicen que nada que ver con la comunicación. El mismo día, otros, los obsesionados con los medios hegemónicos, festejaron que al final no resultaron tan destituyentes. Y que era probable que la población se hubiera dado cuenta de que eran unos giles que no entendían nada. Unos y otros decían otra cosa antes de las urnas. Y ahora, con los votos contados, quieren que los escuchemos decir lo contrario.

¿Cómo es? Si los medios agendaban furibundamente, ¿por qué la ciudadanía votó de la manera contraria a la que se suponía “la agenda”? Si la cuestión del voto pasaba por lo pragmático, ¿por qué todos estaban tan preocupados por la comunicación? Y sobre todo, ¿por qué gastan tanto en publicidad si al final no talla en el resultado? Porque, solo de pauta de medios, el año pasado el gobierno nacional se gastó casi dos palitos al día, según importes declarados por la propia Jefatura de Gabinete de Ministros. Sumenle el gobierno de Macri, y el de Scioli, y el de cada uno que gasta en publicidad con una generosidad no vista en rubros más acuciantes. Más toda la que no entra en la pauta, porque está canjeada por deudas varias. Más toda la que pasa en el Fútbol para todos (programa de gobierno que se llevó 2,5 millones por día el año pasado; y se llevará algo de  3,5 millones en 2011). Más la que no se factura, porque es devolución de favores. Una cuentita no más, así por arriba, y se nos van ¡varios millones de pesos por día! Que son un montón de centímetros y  segundos de la vida dedicados a ver/escuchar promesas fáciles en formato de avisos épicos.

A los militantes anti-medios-hegemónicos les venía preocupando mucho las noticias y su construcción de la realidad. Pero ¿qué hacemos con la publicidad? ¿No construye? Porque si vamos al caso, los avisos se llevan más de nuestro día que la información. Los noticieros en la televisión abierta ocupan como mucho unas tres horas al día. La Argentina tiene record mundial de señales de noticias, sí, pero mal se reparten algún espectador eventual (según un informe de Ibope, en 2010 entre todas no llegaban a un punto promedio de rating).  La realidad es que solo en las redacciones y en los despachos se mira con atención las noticias las 24 horas (los bares no cuentan, porque no hay pruebas científicas de que pantallas mudas que nadie mira tengan alguna influencia).

En cambio, ¿a qué hora pasan publicidad? A todas. ¿En qué canales pasan publicidad? ¡En todos! Oficialistas, hegemónicos, con audiencia, sin espectadores. La publicidad de gobierno se ha convertido en una presencia permanente, al punto tal que ya forma parte del paisaje televisivo. Las publicidades del Anses incluso se dan el lujo de ser exhibidas fuera de la placa que nos anuncia los espacios publicitarios, en una abierta jactancia de que el mensaje gubernamental puede violar la ley que más defiende.

Un mérito adicional a su ubicuidad es que la campaña de comunicación de gobierno supo deslizarse hacia terrenos menos controvertidos que los de las noticias.  Porque dicen que la asignación es universal y ponen actores haciendo de madres y maestros emocionados por el beneficio, ¿quién va a desmentirlos? A nadie se le ocurriría arruinar el momento aclarando, “eh miren que no llega a todos los niños, que muchos siguen revolviendo la basura para comer algo que derramen las bolsas de consorcio”. Martín Caparrós dice que este falso universalismo forma parte del “Relato”, uno de los Argentinismos que describe en su último libro. Es relato porque en los números estrictos “la Asignación Universal es muy masiva pero no universal”. Y si nos ponemos puristas, verdaderamente universal es el subsidio a los servicios públicos que bonifica la calefacción central de los más acomodados lo mismo que la de las villas. Pero no hay publicidad que ande jactándose de la “universalidad” del subsidio a la electricidad, que de tan universal se reparte indiscriminadamente. Y hasta se nos olvida que “el Estado, que entrega el dinero a los ricos y clasemedios sin preguntarles nada, exige a los pobres que demuestren que sus hijos cumplen con ciertas condiciones”, como observa Caparrós. 

Pero  en cualquier caso, estaríamos hablando de datos, y si algo aprendimos estos años, es que todo es una cuestión de relatos. Quizás los que denunciaban el poder de la hegemonía discursiva tenían razón. Solo que parece que la hegemonía no está en un único multimedio, sino que se desparramó en todos, amigos y enemigos, en forma de aviso pagado por pauta publicitaria universal para todos a cargo de todos los argentinos. Que seguimos aportando todos los días varios millones para construir nuestro  gran relato.

Hipercrítico en Twitter:
http://www.twitter.com/hipercritico

{moscomment}

COLUMNISTAS

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...