Crónicas + Desinformadas

Cada dos por tres, salta en los diarios y en los noticieros una noticia de alguien que consiguió el milagro epopéyico de rajarse. Gente que de la noche a la mañana arma bolsos, y parte, con perrito y todo a ponerse un chiringuito en no sé dónde. El otro día, sin ir más lejos fue motivo de nota el flaco que googleó Estonia y a las semanas estaba allá, conseguía trabajo y nueva vida.

Visto y considerando lo bien que salió el inesperado cambio de último momento –estoy hablando de fútbol, perdón que no avisé antes-, donde River, con la mayoría de los jugadores tomados por el corona, debió salir a la cancha con un jugador menos, y el arquero reemplazado por el volante Enzo Pérez, es necesario preguntarse aquí antes de que el hallazgo pase a la historia y sea barrido por la lavandina de la desmemoria: ¿por qué, ya que funcionó tan bien, no probar enroques en otros ámbitos? Nadie hubiese apostado a que Pérez se iba a convertir en estrella del partido siendo arquero.

Al principio, por supuesto, guardarse en casa costó un perú. Hubo que redefinir horarios, reprogramar un modo de vida. Pero con el tiempo, mejor o peor, todos nos readaptamos. Compramos almohadones nuevos. Pintamos las paredes. Compramos una maceta. Un gato. Un hámster. Un observatorio de hormigas. Telescopio. Microscopio. Hicimos de nuestro hogar, un mundo. Algunos, más afortunados, consiguieron casa en la costa y a otra cosa mariposa.

No importa que te creas el crack de la onda verde. O seas millonario o pobre, demonio o santo. Si vivís en la Argentina lo más probable es que generes, además de toda clase de problemas y trastornos en tu entorno producto de la idiotez nuestra de cada día, es probable decía, que a diario arrojes 1.15 kilos de desechos. Depende cuánto sea tu peso, pero en cuestión de meses habrás generado la misma cantidad de basura que tu propia composición física.

Hemos visto estos días como el augurio tremebundo de que la humanidad puede extinguirse producto de su propia idiotez, cuando el cohete chino volvió a casa en lugar de flotar, por siempre, en la noche eterna del espacio. A Dios gracias, cayó en el océano Índico pero bien podría haber caído en la mismísima Bombonera.

Que Dios está en todas partes pero atiende sólo en capital, es una frase que nos han repetido hasta el cansancio, sin embargo, hay que decirlo de una vez por todas: teletrabajo mediante, Dios ya tiene sucursales por todos lados.

Tal como vienen las cosas, es de suponer que la esperanza del hombre esté lejos de este planeta. Nada para alarmarse. Al menos, no nosotros. Tal vez nuestros hijos. Seguramente, nuestros nietos. Ya hay robots que convierten el dióxido de carbono marciano en oxígeno y esto es una señal de augurio. De acuerdo al pronóstico de los científicos, primero habrá exploraciones varias. Luego, primeros colonizadores –burbujas tímidas con profesionales-. Entonces llegarán las primeras familias. Y más tarde, las primeras mascotas.

Que Susana Sontag, la gran ensayista, era puertas adentro una déspota. Que Michel Foucault era, en sus tiempos libres, un pederasta que viajaba a Túnez a dar rienda suelta a sus bajos instintos. Que Johnny Depp que parecía tan copado, es un alcohólico golpeador. Que Plácido Domingo, Dustin Hoffman y un sinfín de celebridades del arte y el cine fueron, una o varias veces, manos largas, abusadores, víctimas de su propia animalidad. Al ritmo que vamos de revisionismo de trapitos al sol, dentro de poco el mundo se quedará sin ídolos. 

Tanto debate en torno a qué sucederá con esos papelitos que juntamos en el bolsillo con números y caras de gente heroica al que llamamos dinero, nos pone en la obligación de imaginar un futuro libre de estos billetes que se arrugan tanto y son tan proclives al afano y la salidera bancaria. 

Con la segunda ola de covid, ya bañándonos los pies, ¿qué tal si elaboramos una estrategia diferente para atravesar el tiempo muerto? Pues la primera oleada lo único que generó fue un sinfín de maratones de series, y fotografías de perros en sillones. ¿Por qué no proponerse que, por cada foto de bichito en planta, gato en balcón, o lo que sea, uno se comprometa a leer diez páginas de un libro? Con el ritmo al que crece la idiotez fotográfica, lo más probable es que la gente acabe libros en menos de una semana.