RADIO
en vivo

Crónicas + Desinformadas

Hay que sacarse el sombrero con Vicentico, el músico Vicentico. Tiene los códigos de la gente de antes. La conducta de nuestros abuelos y de las celebridades de antes. Se expone lo justo y necesario. Se aparta de los escándalos y lleva un vida lo más normal posible, aún siendo famoso y aún teniendo esposa famosa y actriz.

Se dejó crecer la barba y más que David Letterman, el presentador que durante 30 años condujo su propio programa nocturno, su late night show y revolucionó la televisión mundial, parece ahora más Papá Noel que otra cosa. Sin embargo, y a pesar de colgar el micrófono de su programa, y cuando todo el planeta lo daba por jubilado y retirado de los medios, emprendió una serie de entrevistas maduras, filosas y reflexivas para Netflix llamada “No necesitan presentación”. Sobre un escenario y ante un teatro atiborrado de público, Letterman traza un arco de entrevistas de una hora que van desde Jerry Seinfeld a Barak Obama, desde la Nobel de la Paz Malala a Tina Fey.

Conocì a Mirtha Legrand, quien acaba de cumplir 50 años de programa, en su estudio y, como era el rito de entonces, fui presentado por su productor de entonces Carlos Rottemberg. No era el mejor momento de popularidad, pero Mirtha pasaba por su época más afilada. Preguntas venenosas de Doña Rosa de cables pelados. Más que decir que Rottemberg me la presentó, debería decir que simplemente Rottemberg me dijo fuera de cámara: “Cuando termina el programa te acercás, le decís quién sos y rezá para que le caigas bien y te dé una nota”. Tuve suerte. Mirtha leía revista Noticias, donde yo trabajaba, y aceptó en ese mismo momento conversar. Pues la costumbre era, una vez despedidos los comensales sentarse a beber un té siempre el mismo, en una taza, siempre la misma. La taza, que usaba desde su programa número uno, tenía dos escenas de un carro tirado a caballos. En la primera el carro se despedía en su partida. En la segunda, llegaba a destino. En aquella nota, además de que Mirtha destrozó a figuras de la política, y ponderó y criticó a sus pares del espectáculo, comparé aquel carruaje con su propia partida del pueblo natal y su posterior llegada a la ciudad. “Tu nota le gustó a la señora”, me dijo Rottemberg, así que, semanas más tarde, volvimos a hacerle otra entrevista. “La señora quiere que la visites en su casa”.

¿Por qué será que en las ficciones más populares y taquilleras, siempre los delincuentes son unos vivos bárbaros, pintones, de gustos refinados, y con vuelo filosófico? ¿Por qué los ladrones se quedan con las mejores chicas, son altruistas, heroicos y aspiracionales? ¿Por qué, en cambio, los polis tienen existencias grises, sombría, mediocre, son panzones y llevan muchos años casados con alguien que le es infiel o a quien, desde hace tiempo, ya no aman?

Desde el fanatismo primero, fantástico y de guerra clásica, de El señor de los anillos, hasta la cruzada de espadas, dragones y muertos vivos de la serie Juego de tronos, una chispa debió encenderse, y un fuego quedó vivo. A miles y miles de fanáticos en todo el planeta, de pronto, así como así, les dieron unas ganas irrefrenables de sacar espadas y combatir cuerpo a cuerpo, al viejo estilo, con dragones con orcos o con un monstruo peor que es otro ser humano.

Nosotros tuvimos a Gardel. Y el mundo lo tuvo a Sinatra. Y veinte años atrás, una ciudad entera –la luminosa Vegas- se apagaba al unísono en honor a la partida del cantor que lo hizo todo, excepto bailar.

Qué lucha cruel y mucha la que se desataba cuando uno daba todo y, la mayoría de las veces, sin suerte por llenar un álbum de figuritas. Sin suerte, digo, porque nueve de cada diez veces que, de chico, entrabas en la recta final de llenar el álbum, por alguna extraña razón, los paquetes dejaban de venderse en los kioscos. Era un acto de crueldad imperdonable. La forma en que tiene este mundo de ir educándote en la frustración. Tus figuritas simplemente desaparecían y aparecía, en su lugar, un nuevo álbum, y una nueva carrera frenética por completarlo.

De todos los maestros espirituales del último siglo, sin dudas, no hubo otro tan provocador como Osho. El tipo hablaba de destruir las religiones. De hacer lo que a uno se le canta el traste. Y, en especial, de disfrutar del sexo como una experiencia espiritual.

Es hora de decirlo de una buena vez: ni los dibujos animados deberían salvarse de la avanzada feminista. ¿O alguien puede pasar por alto, en este contexto, un caso patológico como el zorrino Pepe Le Pew, que episodio a episodio, cambiaba el foco de seducción –para colmo con especímenes accidentalmente de otra especie-, y con fines no sólo poco santos además para nada infantiles? ¿Nadie va a ponerle freno a este felino desenfrenado?

Todo este asunto de la banda de narcos liderada por Los Monos, en Rosario. El juicio mediático y la condena ejemplar para el lider. Hay libros ya sobre su historia. Y seguramente en el futuro también haya película, onda Caracortada o incluisive serie en Netflix. Poner apodos así intuitivamente sin medir consecuencias puede traer cola. Nada bueno puede salir de un seudónimo asociado a un grupo delictivo. Y esto ha traído pesadumbre y malestar en los grupos de monos del planeta, y sobre todo preocupación.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Ligia Piro: "Canto la música que me gusta y no la que las modas impongan"

Por: Redacción

La destacada cantante de jazz argentina Ligia Piro presentará los viernes de noviembre su premiado espectáculo Canciones de Siempre en el Teatro Picadero (15, 22 y 29). Una propuesta que...

Opina Deporte

El homenajeado equivocado

Por: Pablo Llonto

La Comisión de sistemas, medios de comunicación y libertad de expresión del Senado no tiene mucha idea de la historia del periodismo y mucho menos ha dado muestras de saber...

Actualidad

¿Por qué se desencadenó una crisis institucional en Bolivia?

Por: Redacción

¿Qué pasó en Bolivia? ¿Por qué se redujo tanto el poder de Evo Morales? ¿Qué hechos fueron determinantes para que todo desemboque en una situación de violencia? En diálogo con...

Hiper Show

Freeman: "Los Stones siempre han sido mi mayor influencia"

Por: Sebastián Di Doménica

Por Sebastián Di Domenica. Charles Freeman es un cantante de pop británico que ha comenzado a escalar posiciones en el mundo de la música. Tal como lo han definido muchos...

Actualidad

Macri, Fernández y la posición de Argentina ante la situación de Bolivia

Por: Redacción

En la emisión de hoy de La Cornisa TV por América, Luis Majul presentó un comentario editorial en el que se refirió a la preocupante situación institucional de Bolivia, luego...

Libros y Lecturas

Wagner 2019

Por: Juan Terranova

Lunes. No existe posteridad para la escritura. No existe la consagración más allá de cierto acceso al dinero, siempre insatisfactorio, y ese desagradable besamanos cultural, también amargo, incluso tóxico. ¿Un...

Mundo Cine

La quinta de Acuña

Por: Javier Porta Fouz

Hay una regla no escrita en los festivales de cine y que se cumple con mucha más frecuencia que las normas explícitas de los reglamentos, bases y condiciones. Esa ley...

Hiper Show

El método Kominski: la última etapa de la vida en tono de comedia

Por: Redacción

"El método Kominski" fue la serie elegida para ser analizada en una nueva emisión de Bebedores Seriales por Radio Berlín. El programa que conduce Gabriel Corrado y que todos las...