RADIO
en vivo

Día a día este mundo genera especies en extinción. Eso entre otras especies. Pero en cuanto a la especie humana, este mundo genera día a día actividades en extinción.

En cuanto al primer grupo, a veces, basta con un pequeño cambio climático –un subidón, digamos, de uno o dos grados en la temperatura media- para exterminar todo un género de insectos o pájaros. En relación al fin de un oficio o un trabajo, a veces, sólo es suficiente con un simple aparatito. Como está por suceder y viene sucediendo con nuestro rubro más tradicional, el mejor amigo del argentino: el mozo.

Los vamos a extrañar. El trapo rejilla. Los modales rústicos. Pero todo se termina en la vida, hasta los mozos. Seguramente, un día en una cafetería moderna o un restó de categoría, el cajero te entregó un aparatito y te anunció: “Vos andá a sentarte cuando el aparatito vibre, podés venir a buscar tu pedido”. Uno acepta las condiciones, se alegra de un dispositivo más de tecnología que nos hace la vida más fácil y luego, se pregunta: “Che, pero entonces, este lugar se ahorra una pelota de guita de no contratar mozos”. Y ese es el quid de la cuestión. Un simple cuadrado del tamaño de un brownie puede exterminar todo una actividad laboral.

Es el equivalente del Uber para los tacheros. El vibrador a pila es el último adminículo de los que quieren remplazar todo eslabón humano echando mano a la tecnología.

Los restos y bares están cada día más vacíos de empleados. Y resulta que a uno que hace, además del trabajo de cliente, también le hacer de mozo, esto no le redunda en un descuento. Al contrario. Lo fajan como a cualquier mortal.

Digo yo: ¿y por qué no, en tren de cobrar lo trabajado, uno no se mete el vibrador en el bolsillo y a otra cosa mariposa? ¿Por qué no, digamos así, al cabo de juntar unos diez vibradores, puede también él montar su propio restorán o panchería sin necesidad de mozo? O, lo que sería aún mejor, ¿por qué no vender el resultado del atraco y remunerar a tanto mozo ahora de brazos cruzados y sin empleo por culpa de esos aparatitos del demonio? Súmese a la causa. Todo para el mozo. Y el mozo para todos.

 

COLUMNISTAS

Actualidad

Reflexiones en la previa del segundo debate presidencial

Por: Redacción

Hoy en la previa del segundo debate presidencial de cara a las elecciones del próximo domingo 27, en un dúplex entre América y la señal A24, Luis Majul condujo un...

Libros y Lecturas

El ciego y el dinero falso

Por: Juan Terranova

Lunes. Escribo sobre leer y qué leer y cómo leer en este diario y nunca escribo sobre el género “diario” en sí. Practicarlo, practicar el género, me resulta más simple...

Actualidad

Carlin: "Las penas para los independentistas catalanes son muy desproporcionadas…

Por: Redacción

John Carlin es un destacado periodista y escritor de origen británico, que hace una semana fue deportado de Venezuela, país al que había llegado para participar de una serie de...

Hiper Show

True Detective, la serie que renovó el género policial en televisión

Por: Redacción

En la emisión de ésta semana del programa Bebedores Seriales por Radio Berlín, la serie analizada fue True Detective. El conductor Gabriel Corrado se refirió a ésta ficción norteamericana de...

La Política

¿Y si Macri logra llegar a la segunda vuelta?

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) Una ola de renovada energía atraviesa al presidente Mauricio Macri y un pequeño pero influyente grupo de hombres y mujeres: cada vez parecen más...

Hiper Show

Blutrach: "El público de teatro es el primer comunicador y la mejor publicidad"

Por: Redacción

Buenos Aires es una de las plazas del mundo con más variedad en la cartelera teatral. Solo superada por Nueva York y Londres, nuestra ciudad ofrece un menú de opciones...

Crónicas + Desinformadas

Debate, debate que algo quedará

Por: Cicco

Más allá de quién fue el más sólido y quién el más endeble, hay cierto encanto malicioso en ver a los candidatos debatir en la arena pública. Ya no es...

Opina Deporte

Marionetas de cartón

Por: Pablo Llonto

Se dice que los periodistas pretenden saber de todo. Y así se manifiestan cada vez que abrimos nuestras bocazas.