RADIO
en vivo

Que Del Potro consiga la hazaña de batir a Federer, tras pender de un hilo en tres match point en contra, y llevarse el título de Indian Wells, el primero de su carrera, a puro corazón, no es de extrañar. Lo llamativo es, quizás, a quién le dedicó el campeonato: a César, su terranova negro que murió en febrero. “Te voy a extrañar mucho, compañero fiel”, escribió en las redes cuando partió el pichicho. “Me acompañaste en estos casi diez años, me esperaste con alegría después de cada viaje, me protegiste, hiciste feliz a una familia entera y hoy te vas a descansar en paz dejando tu huella en mi corazón. Adiós, César.” En plena algarabía por el campeonato, Delpo dibujó en verde un corazón con su nombre en la cámara para sellar emotivamente su mensaje.

Es larga, como bien sabrá, la amistad entre el hombre y el perro. Sin embargo, en algunos casos, tal vez esa amistad esté un poquito pasada de rosca. Tiempo atrás, el perro estaba al servicio del hombre: lo cuidaba, protegía su casa, su rebaño, sus gallinas, sus hijos. Era un escudo y garantía de fidelidad.

Ahora, el asunto se ha dado vuelta: los perros ocupan la cama de sus dueños, tienen su lugar en hoteles y restoranes, sin decisivos a la hora de elegir paseos y destino de vacaciones. Y los dueños ahora, les recogen la merda y hasta los más afortunados –vaya a Barrio Norte o a Palermo y lo verá- salen a pasear en sus propios carritos. Ya ni hacen el esfuerzo por caminar.

Ví, a lo largo del tiempo, toda clase de expresiones en los perros: excitación, tristeza, pesadumbre, algarabía, hambre, cansancio. Pero día a día me llama la atención una expresión nunca vista en los canes: soberbia. No importa si es un caniche toy o un perro de la calle devenido en ladero de modelo top, basta ver el fenómeno en las tomas que suben sus –por así decir- dueños en Instagram: sus pichichos se la creen.

En un principio, la relación era entre amo y mascota. Luego fue relación amistosa de pares, sin privilegios. Ahora, volvió a ser relación entre amo y mascota. Pero el amo es el perro. Y la mascota somos todos nosotros. No sé qué esperan para elegir sus propias autoridades y quitarnos de encima de una buena vez.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Blutrach: "El público de teatro es el primer comunicador y la mejor publicidad"

Por: Redacción

Buenos Aires es una de las plazas del mundo con más variedad en la cartelera teatral. Solo superada por Nueva York y Londres, nuestra ciudad ofrece un menú de opciones...

Crónicas + Desinformadas

Debate, debate que algo quedará

Por: Cicco

Más allá de quién fue el más sólido y quién el más endeble, hay cierto encanto malicioso en ver a los candidatos debatir en la arena pública. Ya no es...

Opina Deporte

Marionetas de cartón

Por: Pablo Llonto

Se dice que los periodistas pretenden saber de todo. Y así se manifiestan cada vez que abrimos nuestras bocazas. 

Actualidad

Berensztein: "El debate fue una exposición segmentada sin demasiado intercambio"

Por: Redacción

Ayer en la ciudad de Santa Fe se llevó a cabo el primer debate presidencial (el segundo será el domingo próximo) del que participaron los seis candidatos en carrera hacia...

Actualidad

¿El estrés y las emociones afectan los hábitos alimenticios saludables?

Por: Redacción

Vivimos en un mundo veloz y vertiginoso. Y cada día estamos obligados a enfrentar muchos obstáculos y conflictos. En el marco de esa lucha diaria, los buenos hábitos alimenticios y...

Actualidad

El análisis del escenario político en la previa del debate presidencial

Por: Redacción

Hoy en un dúplex entre América TV y la señal A24, se llevó a cabo un programa especial de análisis político en la previa del esperado primer debate presidencial 2019...

Libros y Lecturas

Marina mercante, psicoanálisis y tintorería

Por: Juan Terranova

Lunes. Cada tanto me duele la muñeca. Sobre todo cuando levanto algo pesado. Tuve que sacar un colchón de una cama y fue terrible. Pero no me duele mientras escribo...

Mundo Cine

Guasones, guasos, actores, premios, recomendaciones (prohibiciones)

Por: Javier Porta Fouz

Escribí una crítica de Guasón, la pueden leer acá. También pueden leer los comentarios. Varios me acusan -o acusan al texto, andá a saber- de “rebuscado”, o de ser incomprensible. O...