RADIO
en vivo

No importa que este sea un mal año para la economía, que el gas y la luz se disparen, que los piquetes se multipliquen. No importa la ola de pedofilia que se revela en clubes de fútbol, ni que las mediciones de PBI y el índice de inflación no sean las esperados. No importa la suelta imparable del dólar, ni el clima neblinoso de nunca saber lo que va a pasar. Todo eso no importa porque este es año del Mundial de Fútbol y comparado con esto, todos los problemas y todos los asuntos se retiran y desaparecen como si nunca hubieran existido.

No hay borrachera más embriagante que un mundial. La gente hasta invierte una pila de dinero para pagarse un pasaje a Moscù e hipoteca cinco años de su vida pagando un viaje en cuotas infinitas, con la promesa remota de que la selección Argentina milagrosamente se concentre en ganar.

El Mundial inyecta el famoso espíritu mundialista donde, aquel que es poseído por él, se compra televisores enormes para los cuales ni siquiera cuenta con habitación que los contenga, ni billetera que los cubra. Se sumerge durante un mes en un sopor de duelos futboleros, ajeno a todo mal de la economía, paro del transporte y reclamo marital.

El mundialista se chifla, se nubla, se entusiasma por demás. Se empeda sin alcohol. Corea el himno nacional como si fuera, de pronto, granadero a caballo. Y ata con cadena su ánimo al destino fatal de su equipo.

El mundial nos endeuda. Nos aplaza trabajo que, terminado el torneo, deberemos completar. Y nos llena de expectativa colectiva febril y desbordante al divino botón.

Nos hace saborear en menos de un mes –y esta es la mejor parte-, cómo sería vivir en un país hermanado y unido en pos de un objetivo mayor. La macana que eso se termina muy pronto, y muchas veces con la frustración de un regreso derrotado y de capa caída. La sensación alarmante de haber caído en un hechizo que cuatro años más tarde, volverá a ocurrir.

COLUMNISTAS

Actualidad

Daniel Arroyo sobre la estrategia inmediata para afrontar la emergencia alimentaria

Por: Redacción

El nuevo ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dialogó ayer con "La tarde de CNN", y en un breve intercambio luego de la jura en Casa Rosada, detalló las acciones...

Crónicas + Desinformadas

Robar libros: ¿es un arte?

Por: Cicco

La tradición es vieja y simple: uno simplemente, de tan apasionado por la lectura, decide hacer oídos sordos a ese papel tan viejo y en desuso llamado la ley, y...

La Política

Sale un terco, entra un alquimista

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista) En la Argentina, donde las leyes no se cumplen y las instituciones y la autoridad están todo el tiempo en cuestión, el temperamento del presidente...

Opina Deporte

El que daña, paga

Por: Pablo Llonto

Las elecciones nacionales y las celebradas el domingo en Boca se parecen. O al menos nos debemos una conjetura apresurada a pocas horas de momentos decisivos para el país y...

Actualidad

Degustación de vinos y música en vivo en Radio Berlín

Por: Redacción

Con la organización de Radio Berlín, el jueves pasado se llevó a cabo en Margen del Mundo una exclusiva degustación de vinos de alta gama, acompañada de quesos premium, que...

Actualidad

Bullrich, Amado, Tetaz y Savoia en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy Luis Majul en la emisión de La Cornisa TV realizó diferentes entrevistas para analizar y debatir la realidad política y económica del país, en el marco de la asunción...

Libros y Lecturas

Monstruos de vanidosa amargura

Por: Juan Terranova

Lunes. Vuelta de Ushuaia con muchos libros y pocas notas. Los libros solos ya valen el viaje. Las experiencias empujan la idea de escribir pero ya no con la fuerza...

Mundo Cine

Raj Mandir

Por: Javier Porta Fouz

Vimos una película en la que hacían propaganda anti cigarrillos, en la que los cigarrillos volaban absurdamente, en la que un cigarrillo finalmente aterrizaba y hacía explotar un comercio de...