No importa que este sea un mal año para la economía, que el gas y la luz se disparen, que los piquetes se multipliquen. No importa la ola de pedofilia que se revela en clubes de fútbol, ni que las mediciones de PBI y el índice de inflación no sean las esperados. No importa la suelta imparable del dólar, ni el clima neblinoso de nunca saber lo que va a pasar. Todo eso no importa porque este es año del Mundial de Fútbol y comparado con esto, todos los problemas y todos los asuntos se retiran y desaparecen como si nunca hubieran existido.

No hay borrachera más embriagante que un mundial. La gente hasta invierte una pila de dinero para pagarse un pasaje a Moscù e hipoteca cinco años de su vida pagando un viaje en cuotas infinitas, con la promesa remota de que la selección Argentina milagrosamente se concentre en ganar.

El Mundial inyecta el famoso espíritu mundialista donde, aquel que es poseído por él, se compra televisores enormes para los cuales ni siquiera cuenta con habitación que los contenga, ni billetera que los cubra. Se sumerge durante un mes en un sopor de duelos futboleros, ajeno a todo mal de la economía, paro del transporte y reclamo marital.

El mundialista se chifla, se nubla, se entusiasma por demás. Se empeda sin alcohol. Corea el himno nacional como si fuera, de pronto, granadero a caballo. Y ata con cadena su ánimo al destino fatal de su equipo.

El mundial nos endeuda. Nos aplaza trabajo que, terminado el torneo, deberemos completar. Y nos llena de expectativa colectiva febril y desbordante al divino botón.

Nos hace saborear en menos de un mes –y esta es la mejor parte-, cómo sería vivir en un país hermanado y unido en pos de un objetivo mayor. La macana que eso se termina muy pronto, y muchas veces con la frustración de un regreso derrotado y de capa caída. La sensación alarmante de haber caído en un hechizo que cuatro años más tarde, volverá a ocurrir.

COLUMNISTAS

Actualidad

Teijeiro: "Si salen a correr, no deben tener cruzamientos con otros corredores"

Por: Redacción

En las próximas horas el Gobierno anunciará las nuevas medidas de restricción social en el marco de la estrategia contra el coronavirus, y que tal como afirman los trascendidos, extenderá...

Hiper Show

Stranger Things, una de las series más exitosas de Netflix

Por: Redacción

En tiempos de cuarentena, Netflix ha sido uno de los grandes ganadores. Millones de personas encerradas en sus casas han tenido el tiempo suficiente para mirar y descubrir muchas más...

Actualidad

¿Qué puede pasar en EEUU luego de la ola de masivas protestas?

Por: Redacción

Luego de varios días de protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos, hoy todo parece indicar que en principio ha comenzado a retornar la calma. Las movilizaciones se iniciaron en...

Actualidad

Este domingo en La Cornisa: ¿Hay un plan para el día después?

Por: Redacción

Este domingo 7 de junio a las 20:30 por La Nación +, La Cornisa planteará dos interrogantes: ¿Hay un plan para el día después? ¿Es legítimo insistir con la idea...

Crónicas + Desinformadas

Viejitos como Clint Eastwood

Por: Cicco

Si la expectativa de vida de uno se alarga, a pesar de la amenaza de pestes y acabóses planetarios, qué bueno sería de viejo ser como Clint Eastwood, que acaba...

Actualidad

Sabignoso: "La capacidad para responder a un eventual incremento de casos es muy ampl…

Por: Redacción

El progresivo y veloz crecimiento de la curva de contagiados de coronavirus en el país (con el mayor porcentaje en el AMBA) abre interrogantes sobre el sistema de salud local...

La Política

¿Nadie piensa en el día después?

Por: Luis Majul

Ocupados en cómo atravesar la pandemia primero y en su propia supervivencia, al mismo tiempo, la clase dirigente no piensa en el día después, sino en cómo quedarse con la...

Opina Deporte

Todos los días sale el sol

Por: Pablo Llonto

Por suerte quedan periodistas deportivos en la Argentina. Que asoman día a día desde los medios más variados y que gracias a esta democratización de la informaciòn que la Argentina...