RADIO
en vivo

No importa que este sea un mal año para la economía, que el gas y la luz se disparen, que los piquetes se multipliquen. No importa la ola de pedofilia que se revela en clubes de fútbol, ni que las mediciones de PBI y el índice de inflación no sean las esperados. No importa la suelta imparable del dólar, ni el clima neblinoso de nunca saber lo que va a pasar. Todo eso no importa porque este es año del Mundial de Fútbol y comparado con esto, todos los problemas y todos los asuntos se retiran y desaparecen como si nunca hubieran existido.

No hay borrachera más embriagante que un mundial. La gente hasta invierte una pila de dinero para pagarse un pasaje a Moscù e hipoteca cinco años de su vida pagando un viaje en cuotas infinitas, con la promesa remota de que la selección Argentina milagrosamente se concentre en ganar.

El Mundial inyecta el famoso espíritu mundialista donde, aquel que es poseído por él, se compra televisores enormes para los cuales ni siquiera cuenta con habitación que los contenga, ni billetera que los cubra. Se sumerge durante un mes en un sopor de duelos futboleros, ajeno a todo mal de la economía, paro del transporte y reclamo marital.

El mundialista se chifla, se nubla, se entusiasma por demás. Se empeda sin alcohol. Corea el himno nacional como si fuera, de pronto, granadero a caballo. Y ata con cadena su ánimo al destino fatal de su equipo.

El mundial nos endeuda. Nos aplaza trabajo que, terminado el torneo, deberemos completar. Y nos llena de expectativa colectiva febril y desbordante al divino botón.

Nos hace saborear en menos de un mes –y esta es la mejor parte-, cómo sería vivir en un país hermanado y unido en pos de un objetivo mayor. La macana que eso se termina muy pronto, y muchas veces con la frustración de un regreso derrotado y de capa caída. La sensación alarmante de haber caído en un hechizo que cuatro años más tarde, volverá a ocurrir.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Blutrach: "El público de teatro es el primer comunicador y la mejor publicidad"

Por: Redacción

Buenos Aires es una de las plazas del mundo con más variedad en la cartelera teatral. Solo superada por Nueva York y Londres, nuestra ciudad ofrece un menú de opciones...

Crónicas + Desinformadas

Debate, debate que algo quedará

Por: Cicco

Más allá de quién fue el más sólido y quién el más endeble, hay cierto encanto malicioso en ver a los candidatos debatir en la arena pública. Ya no es...

Opina Deporte

Marionetas de cartón

Por: Pablo Llonto

Se dice que los periodistas pretenden saber de todo. Y así se manifiestan cada vez que abrimos nuestras bocazas. 

Actualidad

Berensztein: "El debate fue una exposición segmentada sin demasiado intercambio"

Por: Redacción

Ayer en la ciudad de Santa Fe se llevó a cabo el primer debate presidencial (el segundo será el domingo próximo) del que participaron los seis candidatos en carrera hacia...

Actualidad

¿El estrés y las emociones afectan los hábitos alimenticios saludables?

Por: Redacción

Vivimos en un mundo veloz y vertiginoso. Y cada día estamos obligados a enfrentar muchos obstáculos y conflictos. En el marco de esa lucha diaria, los buenos hábitos alimenticios y...

Actualidad

El análisis del escenario político en la previa del debate presidencial

Por: Redacción

Hoy en un dúplex entre América TV y la señal A24, se llevó a cabo un programa especial de análisis político en la previa del esperado primer debate presidencial 2019...

Libros y Lecturas

Marina mercante, psicoanálisis y tintorería

Por: Juan Terranova

Lunes. Cada tanto me duele la muñeca. Sobre todo cuando levanto algo pesado. Tuve que sacar un colchón de una cama y fue terrible. Pero no me duele mientras escribo...

Mundo Cine

Guasones, guasos, actores, premios, recomendaciones (prohibiciones)

Por: Javier Porta Fouz

Escribí una crítica de Guasón, la pueden leer acá. También pueden leer los comentarios. Varios me acusan -o acusan al texto, andá a saber- de “rebuscado”, o de ser incomprensible. O...