RADIO
en vivo

Hay que sacarse el sombrero con Vicentico, el músico Vicentico. Tiene los códigos de la gente de antes. La conducta de nuestros abuelos y de las celebridades de antes. Se expone lo justo y necesario. Se aparta de los escándalos y lleva un vida lo más normal posible, aún siendo famoso y aún teniendo esposa famosa y actriz.

Nunca lo vas a ver envuelto en un intríngulis sexual, en un desliz whatsappero y desde hace un buen tiempo sólo se sabe de él cada vez que saca un nuevo disco. Y cada uno de sus nuevos discos, hace lo que, literalmente se le cantan los gobelinos, y menos lo que dictan las leyes de venta del mercado. O lo que esperan sus fans.

Si se le ocurre cantar una de Luciano Pereyra, la canta. Si le viene bien cantar una de Gilda, ¿cuál es el problema? Si tiene que cantarle a la paternidad o hace un dúo con Diego Torres, no le importa que lo tilden de edulcorado, a él justamente que le cantaba himnos barriales a los anarquistas caídos en cumplimiento del deber. ¿Cuál es el conflicto? La vida cambia, muchachos. Y ahí está Vicentico, fiel a su propia coherencia.

Vicentico está más allá del bien y del mal. Y en estas semanas, cuando su esposa, la actriz Valeria Bertuccelli denunció a Darín por malos tratos, él, como marido de ley, salió públicamente a apoyarla. Y al cronista que se le hizo el vivo lo amenazó con darle un cabezazo y dar por terminado el asunto.

Me gusta el tipo. Necesitamos más como él. Hombre de familia. Talentoso pero sin necesidad de apelar al brillo y la extravagancia para sumar notoriedad. Seguro de sí mismo, sin necesidad de generar escándalo para vender más discos.

En la búsqueda desenfrenada del periodismo por buscar que el famoso hable de todo un poco –periodismo tutti frutti berretón-, Vicentico se limita a lo suyo. Es bajo perfil. Y da rienda suelta cuando se trata de música. Del resto, mejor no sumar ruido. Y al que se pasa de la raya, palo y a la bolsa. O mejor, cabezazo y a la bolsa.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...

Opina Deporte

¿Qué esperaban de la FIFA?

Por: Pablo Llonto

Expulsado de sus aspiraciones presidenciales por la indignación popular y el voto, Mauricio Macri encontró refugio en las paradisíacas oficinas de la FIFA y sus satélites (la Fundaciòn FIFA es...

Crónicas + Desinformadas

Big data que me hiciste mal

Por: Cicco

Ya no es del DT Marcelo Bielsa analizando al detalle obsesivo y transpirado las jugadas de delanteros buscando su nueva adquisición. O el legendario Bilardo, con pilas y más pilas...

Actualidad

¿Las hamburguesas de Buenos Aires tienen características propias?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Buenos Aires es una capital gastronómica que cada año mejora en la variedad de opciones, y que posee restaurantes con especialidades reconocidas a nivel mundial. Aunque la...

Libros y Lecturas

Las manos

Por: Juan Terranova

Lunes. Mi mano izquierda tiene un corte. Pero sana bien. La derecha está más golpeada. Aunque la muñeca fue mejorando, tengo dos o tres golpes más que todavía la resienten...

Actualidad

¿Existe la adicción patológica a los videojuegos?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Desde hace algunos años, y cada vez más, los videojuegos están muy presentes en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Pueden jugar en la consola...