RADIO
en vivo

Los argentinos tenemos crisis de aburrimiento. No porque seamos un país aburrido, no señora. No señor. No señore.

El problema es que, de tan entretenidos, nadie puede permitirse una cuota sana y sensata de aburrimiento.

El argentino hará lo que sea en pos de no aburrirse: mirará series boludísimas. Se informará sobre temas que no le importan en absoluto. Se involucrará en una serie en Netflix a ver si el efecto en sangre le aleja esa sensación de tedio que precede al embole.

El mal se extiende en toda franja etaria. Y eso es un karma. El niño, dicen los expertos, necesita aburrirse. Recién cuando se aburre, el niño se pone creativo. Despierto. Receptivo. Y decide transformar su escenario de juegos. Si lo tiene entretenido con una maratón de estímulos renovables, el niño se mantendrá en un eterno estado de sopor divertido. Y después de años de conservar su espíritu de entretenimiento con sumo cuidado, el niño escapará como si viera al demonio de todo aquello con tufillo a aburrido: por ejemplo, el aprendizaje.

En el mundo adulto, las cosas se ponen aún peor. El adulto se pone en pareja con quien venga, con tal de evitar la soledad que suele ser un estado tal vez cómodo pero, sin dudas, aburrido. Se meterá en vicios idiotas con tal de meterse algo en la boca, o sumergir al bocho en un estado flotante de dispersión sin fin.

Es curioso: tanto los pediatras como los místicos enseñan el valor del aburrimiento. Ese espacio vacío que se parece a la muerte, donde uno puede realmente tomar conciencia del absurdo de su existencia. De la farsa que construyó. De sus vínculos atados con alambres. Sus costumbres, a todas luces, perjudiciales, dementes. Aburrirse es llave para salir del embrollo. Hay que hundirse en el barro blanco del aburrimiento. Hay que aburrirse tanto hasta que uno entiende. Hay que mirar cara a cara al aburrimiento, sin miedos, sin prejuicios. Sin distracción. Sin abrir la heladera. Encender la tele. O revisar la red social. El aburrimiento necesita su cocción, su punto caramelo para dar frutos. ¿Y cuál es el resultado entonces, de semejante hazaña? Una persona que ya no necesita la mamadera del entretenimiento. Un ser contento. Satisfecho. Las trampas de este mundo ya no pueden con él. Y eso lo hace libre.

COLUMNISTAS

Mundo Cine

Que los cumplas re feliz, Alfred

Por: Javier Porta Fouz

A un mes de que proliferen las notas sobre el aniversario número 120 del nacimiento de Alfred Hitchcock, voy a vaticinar algunas cosas. El 13 de agosto de 2019 se...

Actualidad

Radio Berlín y una jornada ideal para deleitarse con vino, chocolate y música

Por: Redacción

Ayer en la sede de Margen del Mundo, Radio Berlín organizó una exclusiva degustación de vinos de alta gama, acompañada de quesos premium y de la música del dúo acústico...

Libros y Lecturas

Paseos nocturnos

Por: Redacción

Lunes. Tuve que ir a buscar unas entradas para el Emergente al local que Locuras tiene en Once. Fui el viernes pasado. Hacía años, quizás incluso décadas, que no entraba...

Actualidad

El consultor Valentín Nabel de Opinaia expuso los datos de una nueva encuesta

Por: Redacción

Falta menos de un mes para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y las campañas de los candidatos a presidente ya avanzan en todos los ámbitos. Además de la...

Actualidad

Lepes: "Me siento más ligada al dulce de leche que al locro"

Por: Redacción

La famosa chef Narda Lepes, autora de libros, con restaurante propio y  conductora de un programa sobre gastronomía en Radio Metro, es una gran conocedora del origen de los diferentes...

Crónicas + Desinformadas

Vacaciones: el momento más temido

Por: Cicco

No forma parte de las campañas, ni en nación ni en provincia. No hay gurú de la neurociencia que encuentre su respuesta en el cerebro. No hay groso de la...

La Política

¿Hubo un golpe contra De la Rúa?

Por: Luis Majul

(Columna presentada en CNN Radio y publicada en Infobae) No se podría asegurar de manera taxativa, porque las causas de su caída fueron múltiples, y ninguna de menor importancia. Entre...

Opina Deporte

Llorar y llorar

Por: Pablo Llonto

La regla 12 “Faltas e incorrecciones” del reglamento de juego del fútbol es muy clara. Sanciona con un tiro libre directo o un penal (si la falta se comete dentro...