Es una botella de vino, tiene 1600 años y los científicos, que todo lo debaten, aún no saben bien qué hacer con ella. ¿Hay que dejarla así como está como pieza de museo? ¿Hay que abrirla y probarla? ¿Hay que acompañarla con tablita de queso? Nadie lo sabe. Nadie lo dice.

Lo único que se sabe es que la botella es de tiempos del imperio romano -325 después de Cristo-, y fue descubierta junto a la tumba de un matrimonio de la nobleza. El lugar: los alrededores de la ciudad de Speyer, en Alemania. De todas las otras botellas encontradas junto a la tumba, esta fue la única que se conservaba intacta: dos asas con formas de delfín, tapa de cera –una de las razones por las cuales se conservó tan bien-, y un contenido que, hasta ahora, es motivo de conjetura.

Por lo que se pudo observar, desde afuera, el vino parece fotografía del cosmos: vetas en fuga blancas, archipiélagos de gris, un marasmo envolvente de negros y marrones. En la superficie, aún nada su danza eterna un puñado de especias que, según los entendidos, fue también motivo para su preservación milenaria.

¿Pero qué es lo que se debe hacer con ella entonces? La botella de Speyer sigue generando escritos, estudios e hipótesis que van desde su sabor espantoso, hasta su alta toxicidad –uno lo prueba, dicen algunos, y estira la pata-, otros sostienen que el vino más antiguo del mundo no sería nocivo para la salud. Pero nadie lo pone en duda: a pesar de que digan que cuanto más añejo un vino mejor, el vino Speyer es más jarabe intragable que manjar más allá del tiempo.

El debate aún tiene mucha tela para cortar. Y la tapita del Speyer seguirá en su lugar. Tal vez, los años pasen, los siglos pasen, se avecinen tempestades, y apocalipsis, la humanidad dispare a otro planeta, y la botellita seguirá allí: siempre tapada, siempre misteriosa, a la espera del valiente que la destape y brinde por los viejos tiempos, y tal vez eso sea lo último que diga en su vida.

COLUMNISTAS

Actualidad

Alfredo Leuco en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el periodista Alfredo Leuco fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio ambos analizaron la situación...

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...