RADIO
en vivo

El efecto orden está de moda. Todo gracias a la gurú en la materia, Marie Kondo, que ahora hasta tiene su propio reality con rating elevadísimo. Su propuesta es: vivir mejor tirando lo que no sirve. Despejando espacios. Y poniendo todo, prolijito y dobladito, en sus cajones. La vida merece la pena ser vivida, sobre todo, si uno tiene todo en su lugar.

No vamos a negar aquí los beneficios de tener más espacio en casa. En capital, con la disparada del metro cuadrado de propiedad, los porteños se han vuelto cada día más como los chinos: aprovechan cada espacio al máximo. Todo rincón, toda ratonera servirá para darle cobijo a un bártulo nuevo high tech.

Es cierto también que nuestra casa es un reflejo de nuestro interior: mayor el despelote de afuera, mayor el despelote cráneo adentro.

Ahora bien, tanto orden y despeje de chucherías inservibles, tanto lema de “a guardar a guardar, cada cosa en su lugar” que el cerebro de uno se pone un poquitín haragán. ¿Haragán se preguntará? Haragán, le insisto.

El cerebro es un chicle hermoso, el más complejo que tenemos en el cuerpo. Es todo flexibilidad. Cuanto más dificultad le ponemos, más se ejercita. Esto está comprobado por los gurúes de la neurociencia. Darle previsión, orden y un sinfín de comodidades sólo hará que el cerebro, por así decirlo, duerma en sus laureles. Se la hacemos demasiado fácil.

Una casa ordenada dará lugar a un edificio ordenado. Un edificio ordenado dará lugar a un barrio ordenado. Un barrio ordenado, a una ciudad. Y la progresión no tiene límites. Ahora bien, si llega el día en que la Argentina se transforma en un país limpito y ordenado, una nación puntual y previsible, si llega un año donde realmente nos convertimos en Suecia, nuestra vida será, por supuesto, mucho más simple. Y en nuestras casas se facilitarán enormemente las tareas del hogar: las tijeras siempre estarán en el lugar de las tijeras, el repelente de mosquitos en el sitio destino al repelente de mosquitos. Sólo bastará con dirigirse al lugar previsto a tal fin, y no más deambular sin rumbo buscando cosas perdidas.

Ahora bien, creálo o no, el caos alienta capacidades mentales como el poder de intuición, la memoria y ubicación en espacio y tiempo. No saber dónde catzo uno puso las llaves obligará a la víctima del descuido a dar lo mejor de sí: hacer un esfuerzo mental importante con el fin de recordar la última vez que las empleó. El caos obliga necesariamente al cerebro a trabajar en escenarios cambiantes y adversos. Imprevisibles y desafiantes. Nos exprime el bocho. Fuerza la producción de materia gris. Potencia el olfato, la vista, es benéfico a la par para el cuerpo –si no, recuerde las torciones corporales que despliega cada vez que se le pierde algo-.

Así que, desde este humilde espacio, alentamos la producción de un nuevo reality que, en lugar de ordenar, se proponga visitar las casas y simplemente abrir cajones y arrojar su contenido por el aire. Bienvenido el quilombo. Bienvenido el no saber más dónde está abrelatas. No sea un mentecato del orden. Conviértase en un cazador rapaz en medio del big bang de su propio bolonqui.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...

Opina Deporte

¿Qué esperaban de la FIFA?

Por: Pablo Llonto

Expulsado de sus aspiraciones presidenciales por la indignación popular y el voto, Mauricio Macri encontró refugio en las paradisíacas oficinas de la FIFA y sus satélites (la Fundaciòn FIFA es...

Crónicas + Desinformadas

Big data que me hiciste mal

Por: Cicco

Ya no es del DT Marcelo Bielsa analizando al detalle obsesivo y transpirado las jugadas de delanteros buscando su nueva adquisición. O el legendario Bilardo, con pilas y más pilas...

Actualidad

¿Las hamburguesas de Buenos Aires tienen características propias?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Buenos Aires es una capital gastronómica que cada año mejora en la variedad de opciones, y que posee restaurantes con especialidades reconocidas a nivel mundial. Aunque la...

Libros y Lecturas

Las manos

Por: Juan Terranova

Lunes. Mi mano izquierda tiene un corte. Pero sana bien. La derecha está más golpeada. Aunque la muñeca fue mejorando, tengo dos o tres golpes más que todavía la resienten...

Actualidad

¿Existe la adicción patológica a los videojuegos?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Desde hace algunos años, y cada vez más, los videojuegos están muy presentes en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Pueden jugar en la consola...