RADIO
en vivo

No hay degustación perversa más grande en este mundo que un periodista que ve caer a un ídolo. Lo paladea, disfruta su caída como una peripecia descendente que lo pone casi tan abajo como el propio periodista. Cuanto más elevado el ídolo, el desplome resulta más impactante, más narrativo, más jugoso. Y el periodista se relame.

Los momentos de caídas de ídolos son pocos y por eso, los medios lo disfrutan tanto. Como la caída en desgracia de Maradona, tiempo atrás, detenido por causa de drogas y con los ojos desorbitados. La caída inesperada del imbatible Mike Tyson ante un bufón de segunda llamado Buster Douglas. Y ahora, en menor medida, el desbarranco de ese equipo de colosos llamado Barcelona que cayó cuatro a cero en la Champions League ante Liverpool, y quedó fuera de la final.

Así como los ídolos se inflan, también explotan. Y a Messi, así como le arrojaban laureles ante su paso triunfal por el campeonato –cada vez más récords, cada vez más trofeos-, lo bajaron de un hondazo con memes, insultos en plena cancha, y un sinfín de líneas y horas de aire que le dedicaron los periodistas que se tragan la gloria del ídolo con servilleta, cuchillo y tenedor. Nada más histórico para la prensa deportiva que ver caer a Messi, a Federer o, en su momento, el delirio orgásmico de la debacle del golfista Tiger Woods.

¿Por qué gustará tanto al periodismo ver caer a los consagrados? ¿Somos todos unos perversos sin remedio? ¿Afirmamos que queremos que el campeón siga creciendo pero muy en el fondo, deseamos secretamente su resbalón? Tal vez, es parte de ese espíritu irrenunciable de niño que busca descifrar el truco al mago, la mancha de tuco en el delantal de la maestra, y que, por así decirlo, empareja para abajo.

El ídolo en su caída quizás nos haga sentir que somos todos más iguales de lo que pensamos. Que el héroe no es tan héroe. Y que los derrotados, tenemos una posibilidad de escalar posiciones. O, al menos, el tonto consuelo de que cuando ve retroceder a los que van adelante, le da la impresión de que uno en un momento glorioso, también avanza.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...

Opina Deporte

¿Qué esperaban de la FIFA?

Por: Pablo Llonto

Expulsado de sus aspiraciones presidenciales por la indignación popular y el voto, Mauricio Macri encontró refugio en las paradisíacas oficinas de la FIFA y sus satélites (la Fundaciòn FIFA es...

Crónicas + Desinformadas

Big data que me hiciste mal

Por: Cicco

Ya no es del DT Marcelo Bielsa analizando al detalle obsesivo y transpirado las jugadas de delanteros buscando su nueva adquisición. O el legendario Bilardo, con pilas y más pilas...

Actualidad

¿Las hamburguesas de Buenos Aires tienen características propias?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Buenos Aires es una capital gastronómica que cada año mejora en la variedad de opciones, y que posee restaurantes con especialidades reconocidas a nivel mundial. Aunque la...

Libros y Lecturas

Las manos

Por: Juan Terranova

Lunes. Mi mano izquierda tiene un corte. Pero sana bien. La derecha está más golpeada. Aunque la muñeca fue mejorando, tengo dos o tres golpes más que todavía la resienten...

Actualidad

¿Existe la adicción patológica a los videojuegos?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Desde hace algunos años, y cada vez más, los videojuegos están muy presentes en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Pueden jugar en la consola...