RADIO
en vivo

Con Pity Álvarez preso. Con Charly García que, a duras penas, puede hacer un corte de manga –no le pidan que revolee un teclado-. Con los Redonditos separados y con las leyendas del punk vernáculo, venidos a menos y padres de familia. La única esperanza de la rebeldía criolla hay que buscarla en otra parte. Y el único postulante al trono de espadas de los rebelde way es, ni más ni menos, que Carlitos La Mona Jiménez.

Number one del cuarteto, con tantos años en escenarios como Mirtha en los almuerzos, Jiménez sigue trepando a titular de medio tremendista con peripecias más punk que los propios punk.

Cada dos por tres, la Mona es noticia, y ya no por sus discos que saca a velocidad viral: dos al año. Desde junio del 2015, donde una fan trepó a escenario y lo masturbó en vivo –cuando le pidieron explicaciones dijo: “Ellas me lo piden”-. A un comentario poco feliz en el 2017, donde alentó a que se fuera Maduro de Venezuela, de lo contrario, se acostaba con su hija. Hasta una semana atrás que paró un show porque le habían robado el celular a un bailarín. Y días pasados, dio por cerrado un recital en EL Brete, a 150 km de Córdoba capital maldiciendo a medio mundo, porque se había desatado una batalla campal del público.

Hace parodia de Juego de Tronos para anunciar un show. Lo homenajean con mural en Sargento Cabral. Tiene discografía disponible en Spotify. Lo convocan para tocar en el Premium festival Lolapalloza. Y por estos meses, va a juicio oral acusado de plagio –por su hit “Por lo que yo te quiero”-. Lo acusan de clonar un tema del grupo español Mocedades de los ’80 –lo único que hizo la Mona fue cambiarle el “con” del título original por el “por” y registrarlo a su nombre, el de su esposa y un músico-.

De tanto pasear por la cornisa, La Mona parece inimputable. Ya nadie sabe si acusarlo de machista. De lengua larga. O simplemente de sinceridad brutal.

Ya Jiménez tiene 68 pirulos. Y aún, parece, no se ha tomado todo el vino.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...

Opina Deporte

¿Qué esperaban de la FIFA?

Por: Pablo Llonto

Expulsado de sus aspiraciones presidenciales por la indignación popular y el voto, Mauricio Macri encontró refugio en las paradisíacas oficinas de la FIFA y sus satélites (la Fundaciòn FIFA es...

Crónicas + Desinformadas

Big data que me hiciste mal

Por: Cicco

Ya no es del DT Marcelo Bielsa analizando al detalle obsesivo y transpirado las jugadas de delanteros buscando su nueva adquisición. O el legendario Bilardo, con pilas y más pilas...

Actualidad

¿Las hamburguesas de Buenos Aires tienen características propias?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Buenos Aires es una capital gastronómica que cada año mejora en la variedad de opciones, y que posee restaurantes con especialidades reconocidas a nivel mundial. Aunque la...

Libros y Lecturas

Las manos

Por: Juan Terranova

Lunes. Mi mano izquierda tiene un corte. Pero sana bien. La derecha está más golpeada. Aunque la muñeca fue mejorando, tengo dos o tres golpes más que todavía la resienten...

Actualidad

¿Existe la adicción patológica a los videojuegos?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Desde hace algunos años, y cada vez más, los videojuegos están muy presentes en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Pueden jugar en la consola...