RADIO
en vivo

¿Falta de concentración? ¿Flojo para la creatividad? ¿Estrés galopante, ansiedad de no acabar y sinfín de sintomatologías que indican que está, como mínimo, quemado? En un escenario así, lo único que quiere es inocularse en vena maratón de serie en Netflix, atascarse de dulces y publicar catarata de mensajes pavotes en redes. Muchos de esos mensajes pavotes consisten en repetir frases esperanzadoras de autoayuda hueca, romántica e inaplicable. Entonces, se dirá, ¿qué hacer? ¿Cómo sortear el derrotero descendente que enturbia la psiquis y encharca el alma? 

Fácil. La terapia del aburrimiento. Es lo más sencillo del mundo y también lo más difícil: lo que usted debe hacer es aburrirse. Lista y llanamente aburrirse. Pero ojo: en el aburrimiento no vale distraerse. Hay que aburrirse con los cinco sentidos. Entrar en el aburrimiento voluntariamente y en respetuoso silencio. Aburrirse implica dejar de mirar hacia afuera. Dejar de llevarse por los pensamientos que arrastran al mundo exterior. Aburrirse implica mirarse a uno mismo. Nada más y nada menos. Puede sentarse en el sillón y cerrar los ojos y simplemente respirar. O puede mirar un árbol. O la ventana. O la pared. No interesa. Lo que importa es que usted se aburra. Se aburra infinitamente. Se aburra hasta que se empalague de tanto aburrimiento, pero en lugar de escapar y chequear mensajitos de Wapp, resista. Se plante. 

Confíe en que de tanto aburrimiento, entre tanto barro del no hacer, hay un hallazgo: una joya. Los budistas empleaban el símbolo de la flor de loto, esa maravilla que crece en medio del lodo. En tiempos donde el conocimiento abunda  a inunda, donde la información está a un click, y los amigos, familia y enemigos, están tan cerca y tan lejos, el no hacer se vuelve tarea titánica. Y el aburrimiento es un ejercicio al que todos escapan. Aburrirse es ver la muerte a los ojos. Aburrirse es acercarse a la llave del sinsentido de todo. Abúrrase. Abúrrase hasta que le dé risa de tanto aburrimiento. Abúrrarse con todo el cuerpo hasta que los miembros le rueguen que por favor haga algo. Y usted: no. No claudique. Abúrrase inmóvil hasta el final del tramo. Abúrrase hasta que algo muy dentro suyo, entienda. Abúrrase hasta que se sienta página en blanco y lo comprenda todo. Entonces, recién entonces –el asunto puede tomarle menos de una hora nomás-, vuelva a su vida normal. Y haga lo que guste. Retome sus quehaceres. Y encontrará ahora que el tedio, es su amigo. El silencio, es terapia. Y las cosas se aclaran cuando uno, ya no escapa. Se llama terapia del aburrimiento. Y nadie se le anima.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Freeman: "Los Stones siempre han sido mi mayor influencia"

Por: Sebastián Di Doménica

Por Sebastián Di Domenica. Charles Freeman es un cantante de pop británico que ha comenzado a escalar posiciones en el mundo de la música. Tal como lo han definido muchos...

Actualidad

Macri, Fernández y la posición de Argentina ante la situación de Bolivia

Por: Redacción

En la emisión de hoy de La Cornisa TV por América, Luis Majul presentó un comentario editorial en el que se refirió a la preocupante situación institucional de Bolivia, luego...

Libros y Lecturas

Wagner 2019

Por: Juan Terranova

Lunes. No existe posteridad para la escritura. No existe la consagración más allá de cierto acceso al dinero, siempre insatisfactorio, y ese desagradable besamanos cultural, también amargo, incluso tóxico. ¿Un...

Mundo Cine

La quinta de Acuña

Por: Javier Porta Fouz

Hay una regla no escrita en los festivales de cine y que se cumple con mucha más frecuencia que las normas explícitas de los reglamentos, bases y condiciones. Esa ley...

Hiper Show

El método Kominski: la última etapa de la vida en tono de comedia

Por: Redacción

"El método Kominski" fue la serie elegida para ser analizada en una nueva emisión de Bebedores Seriales por Radio Berlín. El programa que conduce Gabriel Corrado y que todos las...

Crónicas + Desinformadas

Las abejas en peligro ya tienen su influencer

Por: Cicco

A pesar de que el 70% de la agricultura mundial depende de ellas, les damos poca bola. De hecho, en los últimos años, barrimos a nueve de cada diez abejas...

Opina Deporte

¿Qué dicen?

Por: Pablo Llonto

Boca caído anímicamente, Boca sin rumbo, Alfaro se tiene que ir y mil frases más formaron parte de la confusión mental de gran parte de los periodistas futboleros de la...

Hiper Show

Chernicof: "Extrañaba mucho el olor de Buenos Aires y de sus teatros"

Por: Sebastián Di Doménica

Por Sebastián Di Domenica. Rudy Chernicof está de regreso en Argentina y en pocos días volverá a la cartelera porteña. Durante varios años estuvo instalado en Segovia, España, en donde...