El milagrismo argentino –ese culto a que alguien nos salve de una buena vez-, tuvo, la última semana su último pico de entusiasmo en sangre: el regreso de Maradona como DT de Gimnasia. Fue un milagro pequeño, local, platense, pero aún así tuvo un impacto mediático que trascendió todo. Los periodistas analizaron con detalle obsesivo, lo que Diego dijo. Lo que Diego prometió. Y, en especial, cómo estaba Diego.

“¿Cómo está Diego? ¿Cómo lo vieron a Diego?”, pidió, casi clamó un reconocido conductor a su movilero en La Plata, tras el arribo de Maradona al club. “Se lo vio bien, contento, concentrado”, dijo al fin el movilero, y el conductor respiró aliviado. 

Como la Argentina, últimamente limita su sector de milagros a las performances deportivas, que Diego esté en buenas condiciones es señal de que, vaya uno saber cómo y de qué índole, puede suceder otro milagro. Que Diego haga de un equipo pequeño, un campeón. Que conquiste con él torneos internacionales. Que salte –otra vez- a la selección, que tenga racha milagrera de arrastre positivo y nos llevemos la copa mundial. Y que, por puro salto caprichoso del destino –quién otro sino-, Diego se convierta en futuro presidente de los  argentinos, y pague nuestras deudas, recupere la industria, planche el dólar –no sólo lo planche, lo humille frente al imponente nuevo peso argentino-, convierta las villas en barrios de artistas modernos, ponga corruptos presos, sanee la justicia, la policía, enfrente a los narcos como cuando enfrentó, con lagrimas en los ojos, al poder de la FIFA, y a las familias en la calle las transforme en guías turísticos para extranjeros que quieren recorrer la ciudad a pie. 

Diego puede. Diego siempre pudo. Si no pudo siempre es porque no lo dejaron. Pero ahora Diego está de vuelta. Ahora, Diego está acá, otra vez en casa, con nosotros. Tal vez, en este regreso modesto a Gimnasia, esconda otro aún mayor.  El regreso del milagro.

COLUMNISTAS

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...