RADIO
en vivo

Más allá de quién fue el más sólido y quién el más endeble, hay cierto encanto malicioso en ver a los candidatos debatir en la arena pública. Ya no es como antes, donde el debate era más abierto, sin límites, ni reglas y los candidatos, cual pelea de vale todo, se daban con uñas y dientes. Debate acalorados y rabiosos. Ahora es todo protocolar, medido y ordenado. Es cierto, antes eran más divertidos. Pero lo cierto es que, en tiempos donde nadie lee una plataforma electoral, no hay mejor modo de enterarse las ideas de los candidatos que viéndolos discutir ao vivo. 

Soy de los que creen que todo debate amplio e inclusivo, siempre favorece a los candidatos de partidos pequeños, pues, en buena medida, es su carta de presentación al gran público, su, como le llaman, minuto de fama. 

El debate de candidatos, en verdad, va más allá de lo que sueltan sus lenguas –como todos sabemos, lenguas que luego, se desdicen una y mil veces-. Lo interesante aquí, es el tono. La severidad. La contundencia. El, en fin, andamiaje emocional y gestual, que sostiene semejante propuestas de forjar una gran nación. No hay que ser muy ducho en lenguaje corporal para descubrir quién repite palabras que le dieron otros. Y quién realmente aporta convencido. Quién tiene el timing y ritmo que piden estos tiempos. Y quién atrasa, se empantana y aburre.

La Argentina es un país sin reglas ni parámetros fijos, donde la ideología y las bases partidarias son escenarios de un eterno gris. Zonas sin brújula donde impera la ambigüedad absoluta. Es, en ese orden de cosas, como la serie de debates presidenciales que acaba de estrenarse esta semana, tiene más sabor, jugo e intriga que maratón de Netflix. Bienvenidos sean estos espacios de esgrima verbal, donde más allá de quién gane, siempre gana la gente. Pues descubre así que, por más marcianos, poco serios y mano largas que parezcan los candidatos, son un triste reflejo de nosotros mismos.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

María Elena y la ética del estrangulamiento morboso

Por: Juan Terranova

Lunes. El sábado a la una de la mañana entré en una sala de cine de Belgrano para ver 1917. Me gustó. Una película “como las de antes”, cine clásico...

Mundo Cine

Parásitos y parasitosis

Por: Javier Porta Fouz

En las redes sociales, como suele suceder, prolifera la queja canchera de la queja canchera de la queja canchera. Una de esas quejas cancheras exponenciales fue, esta semana, la de...

Hiper Show

La nueva edición de Leer y Comer será en Abril de 2020

Por: Redacción

Ya están confirmadas las fechas. El sábado 18 y el domingo 19 de abril de 2020 se llevará a cabo la edición número 13 de Leer y Comer, la única...

Opina Deporte

¿Qué esperaban de la FIFA?

Por: Pablo Llonto

Expulsado de sus aspiraciones presidenciales por la indignación popular y el voto, Mauricio Macri encontró refugio en las paradisíacas oficinas de la FIFA y sus satélites (la Fundaciòn FIFA es...

Crónicas + Desinformadas

Big data que me hiciste mal

Por: Cicco

Ya no es del DT Marcelo Bielsa analizando al detalle obsesivo y transpirado las jugadas de delanteros buscando su nueva adquisición. O el legendario Bilardo, con pilas y más pilas...

Actualidad

¿Las hamburguesas de Buenos Aires tienen características propias?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Buenos Aires es una capital gastronómica que cada año mejora en la variedad de opciones, y que posee restaurantes con especialidades reconocidas a nivel mundial. Aunque la...

Libros y Lecturas

Las manos

Por: Juan Terranova

Lunes. Mi mano izquierda tiene un corte. Pero sana bien. La derecha está más golpeada. Aunque la muñeca fue mejorando, tengo dos o tres golpes más que todavía la resienten...

Actualidad

¿Existe la adicción patológica a los videojuegos?

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Desde hace algunos años, y cada vez más, los videojuegos están muy presentes en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Pueden jugar en la consola...