RADIO
en vivo

Ya está todo previsto: en mayo viene Kiss, la legendaria banda de metal y pintura felina, a despedirse. Para sumarle seriedad a la despedida, la bautizaron: “End of the road. The final tour ever”. No es la primera banda que gira para decir adiós y tampoco parece ser la última. Un año atrás, Elton John anunció que saldría de tour de despedida. “A partir de ahora”, dijo, “quiero dedicarme a mis hijos.”

Pero, claro Elton se toma el adiós en serio: y se propuso una gira que tardará, escuche bien, tres años y pasará por los cinco continentes. Sin ir más lejos, la banda pesadita Slayer, tocó en Argentina meses atrás como parte de una gira llamada: “El tour del adiós”. “Esto no significa que la banda se separe”, dijo el manager. “Sólo significa que dejarán de tocar”.

En tiempos donde la venta de discos cae en picada, producto de la música digital, las bandas se dan de cabeza contra la pared pensando nuevos modos de atraer gente a sus conciertos. Y los tours despedida son un anzuelo excepcional: nada mejor que ir a despedir a tu banda favorita. Es el equivalente a visitarla a la sala de terapias intensivas, escuchar sus últimas palabras y luego de unos días, acompañarla en fila de luto, al cementerio. Las despedidas del rock, en una era donde todo se puede repetir, regurgitar, reproducir hasta el hartazgo, le ponen un condimento melancólico de no va más. Y el público llena estadios, dispara récords de taquilla, para poder decir adiós. 

Pero, claro, a veces, hay pequeñas avivadas, igual que en el cine: donde el villano que parecía muerto –como en las interminables Martes 13-, volvía, nadie sabe bien cómo, por más. Y ahí está la gira de despedida del eterno Ozzy Osbourne, que hasta tuvo su propio reality familiar, y celebró el final de cinco décadas alborotadas de metalero oscurísimo. Llamó a su gira, que también lo trajo a la Argentina: No more tours. Pero, claro, Ozzy encontró tanto público bien dispuesto a ser testigo de su última gira, que este año arrancó una nueva: la llamó No more tours II. Ya lo dice el refrán: “Al que se despide sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”.

COLUMNISTAS

Mundo Cine

Raj Mandir

Por: Javier Porta Fouz

Vimos una película en la que hacían propaganda anti cigarrillos, en la que los cigarrillos volaban absurdamente, en la que un cigarrillo finalmente aterrizaba y hacía explotar un comercio de...

La Política

¿Alberto y Cristina no se pelean nunca más?

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario La Nación) A Eduardo Duhalde le atribuyen haber perdido el denominado “freno inhibitorio”. En especial, cuando hace declaraciones públicas. Alejado del día a día, el ex...

Hiper Show

"El irlandés": la nueva gran película sobre mafia de Scorsese

Por: Redacción

Fue uno de los grandes lanzamientos de Netflix durante 2019, y su estreno ha generado una enorme expectativa. No es para menos: la propuesta es la nueva película sobre mafia...

Actualidad

Kambourian: "El estudio sobre aceite de cannabis tuvo resultados contundentes"

Por: Redacción

Finalizado el protocolo necesario para exponer conclusiones (primer ensayo médico realizado en el país), los resultados han sido contundentes. En el 80 por ciento de los niños que padecían epilepsia...

Crónicas + Desinformadas

La moraleja del sapo viral

Por: Cicco

El episodio ocurrió en Granadero Baigorria, en Santa Fe y se hizo viral: una mujer en el campo descubrió un sapo gigante y de forma extraña. Lo retuvo, alarmada, y...

Opina Deporte

Periodistas que cobran

Por: Pablo Llonto

Tremendo lodazal aquel en que se metió Juan Román Riquelme al acusar al periodista Tato Aguilera de radio Mitre de ser empleado del presidente de Boca, Daniel Angelici y de...

Actualidad

Fardin: "La lucha colectiva por ganar derechos cambió mi concepción de la vida"

Por: Redacción

Thelma Fardin fue entrevistada hoy por Luis Majul en el programa La Cornisa desde los estudios de América. En un mano a mano con el periodista, la actriz que el...

Libros y Lecturas

Una semana en el fin del mundo

Por: Juan Terranova

Domingo. Estoy en Ushuaia. El aeropuerto de la ciudad se llama Malvinas Argentinas. Viajé en un horario incómodo y algo ridículo de cuatro de la mañana, pero eso me evitó...