RADIO
en vivo

La noticia fue a parar al suplemento zonales pues, ¿a quién le interesa que hayan liberado 600 aves de cautiverio en el Parque Pereyra Iraola, en Berazategui? No importa si, aquella suelta se anunciaba como la más grande de la historia local: a nadie le importaba. 

Los pajaritos venían del tráfico ilegal y habían sido rescatados, en 19 allanamientos en la zona sur: 1500 jilgueros, cabecita negra, copetes rojo y muchos más. 

En las grandes ciudades, el tráfico de pájaros es realidad ajena, pero en los pueblos, como el mío, es cosa de todos los días. Todo el mundo conoce la forrajería donde venden pajaritos provenientes de tráfico ilegal, conocen al médico que tiene en una de sus habitaciones decenas de pájaros cautivos de todos los colores y sonidos, y el taller mecánico que tiene canaritos en jaula. Hasta mi vecina de la esquina, una señora muy amable y todo sonrisas, cada dos por tres me cuenta que atrapó un nuevo pajarito cantor con sus jaulas trampa. Es cosa de todos los días, lo más común del mundo.  Mi vecina a veces llega aún más lejos con su hobbie criminal y me elogia a tal o cual especie que, da la casualidad, han anidado en mi jardín. “¿No viste el jilguerito hembra que te canta en tu pino?”, me dice, y se frota las manos. “Dentro de poco va a dar unos pichoncitos hermosos.” No sé si me lo dice, de puro entusiasta. O si es una forma de advertirme, que, en breve, desplegará un operativo para secuestrar la cría. No le pregunto. No espío. Y trato de no pensar. 

Privar a los pájaros de su libertad para disfrutar su canto es un signo doméstico y silvestre de la ambición humana. El deseo caprichoso del quiero y tengo. Y si el otro sufre,  no interesa.

Las ramificaciones de la explotación humana son innumerables, y llegan a corporaciones, naciones enteras, minorías religiosas, segregación racial, de género. A veces, generan matanzas colectivas, caprichosas, aberrantes. El comportamiento más cruel del ser humano termina en desastres y empieza con un hecho, en apariencia, inocente y, en los pueblos como el mío, cotidiano: una señora de anteojos y sonrisa postiza, que barre todos los días su vereda, mira el cielo, y decide que lo que hay en él con alas, le pertenece. 

Jilguero

COLUMNISTAS

Mundo Cine

La singularidad como refugio

Por: Javier Porta Fouz

Conozco a Quintín personalmente desde hace más de veinte años, y lo leo desde hace casi treinta. En ambos aspectos esta relación ha tenido cercanías, lejanías y frecuencias oscilantes. Pero...

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...

Opina Deporte

¿De qué hablan los periodistas en el verano?

Por: Pablo Llonto

Década nueva, año nuevo, periodismo viejo.