La noticia fue a parar al suplemento zonales pues, ¿a quién le interesa que hayan liberado 600 aves de cautiverio en el Parque Pereyra Iraola, en Berazategui? No importa si, aquella suelta se anunciaba como la más grande de la historia local: a nadie le importaba. 

Los pajaritos venían del tráfico ilegal y habían sido rescatados, en 19 allanamientos en la zona sur: 1500 jilgueros, cabecita negra, copetes rojo y muchos más. 

En las grandes ciudades, el tráfico de pájaros es realidad ajena, pero en los pueblos, como el mío, es cosa de todos los días. Todo el mundo conoce la forrajería donde venden pajaritos provenientes de tráfico ilegal, conocen al médico que tiene en una de sus habitaciones decenas de pájaros cautivos de todos los colores y sonidos, y el taller mecánico que tiene canaritos en jaula. Hasta mi vecina de la esquina, una señora muy amable y todo sonrisas, cada dos por tres me cuenta que atrapó un nuevo pajarito cantor con sus jaulas trampa. Es cosa de todos los días, lo más común del mundo.  Mi vecina a veces llega aún más lejos con su hobbie criminal y me elogia a tal o cual especie que, da la casualidad, han anidado en mi jardín. “¿No viste el jilguerito hembra que te canta en tu pino?”, me dice, y se frota las manos. “Dentro de poco va a dar unos pichoncitos hermosos.” No sé si me lo dice, de puro entusiasta. O si es una forma de advertirme, que, en breve, desplegará un operativo para secuestrar la cría. No le pregunto. No espío. Y trato de no pensar. 

Privar a los pájaros de su libertad para disfrutar su canto es un signo doméstico y silvestre de la ambición humana. El deseo caprichoso del quiero y tengo. Y si el otro sufre,  no interesa.

Las ramificaciones de la explotación humana son innumerables, y llegan a corporaciones, naciones enteras, minorías religiosas, segregación racial, de género. A veces, generan matanzas colectivas, caprichosas, aberrantes. El comportamiento más cruel del ser humano termina en desastres y empieza con un hecho, en apariencia, inocente y, en los pueblos como el mío, cotidiano: una señora de anteojos y sonrisa postiza, que barre todos los días su vereda, mira el cielo, y decide que lo que hay en él con alas, le pertenece. 

Jilguero

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...