Más peligroso que amenaza de peste mundial, es el miedo patológico al aburrimiento. La gente, aislada en casa, tiene pánico a esa sensación de sinsabor existencial que es cuando uno se pudre. En un escenario de cuarentena social, lo primero que se ha hecho –antes que disparar protocolos de salud- fue disparar protocolos de entretenimiento: películas gratis, libros gratis, museos virtuales gratis, teatro gratis. No vaya a ser que la gente caiga en la peste bajonera del tedio y se dispare la psicosis social, las bolsas desplomen más de lo que ya se han desplomado, el riesgo país se eleve cual barrilete y demases. 

Por qué será que molesta tanto el aburrimiento y no permitimos, no señora, no señora, que nuestros hijos jamás se aburran ni siquiera con los anuncios de Youtube. Desde luego, eso sería, terminantemente, fracasar como padres. Niños malcriados, sí, por supuesto. Pero aburridos, jamás.

Pero ¿por qué tanta saña con el aburrimiento, el embole, el plomo? ¿Qué se juega cuando literalmente nos enfrentamos a no tener nada que hacer? ¿Por qué la desesperación?

Es extraño, pues a lo largo de los siglos, los maestros espirituales señalan que el aburrimiento es una señal auspiciosa. Un indicio de que los encantos perecederos y pobretones de este mundo ya no pueden cautivarlo. Que haya más gente aburrida, dicen. Que la gente se aburra a punto tal que decidan cambiar algo en su vida. Que se recontra re embolen bien embolados para descubrir el engaño millonario del entretenimiento. Esos espejitos de colores que nos ponen delante para que, pobres nosotros, el nene que siempre quiere más no llore. 

Aprovechemos la oportunidad que trae, como correlato, el aislamiento y el encierro, para observar cara a cara al aburrimiento. Mírelo bien, mire cómo va vestido su disfraz de payaso roído, mire con detenimiento sus ojeras de no dormir jamás, sus bolsillos llenos de caramelos, y el temblor nervioso en las manos. El aburrimiento esconde una puerta, dicen los maestros espirituales, que lo cambia todo. La posibilidad, si uno acepta el tedio, de ir más allá de la mente, acercarse al auténtico misterio, el propósito de nuestra vida aquí. Y descubrir que el aburrimiento de aburrido no tiene nada.

COLUMNISTAS

Crónicas + Desinformadas

¿Enamorados de la cuarentena?

Por: Cicco

No todo el mundo quiere volver a la normalidad, si uno con esto se refiere a colapso, caos, transporte desbordado, y una vida signada por la incertidumbre y el empujón...

Actualidad

López: "El aumento de fallecidos tiene relación con los brotes en geriátricos"

Por: Redacción

¿En qué situación se encuentra el país y el AMBA con relación a la pandemia de Coronavirus? El número de contagios y fallecimientos aún se mantiene alto, especialmente en AMBA...

Opina Deporte

¿Postpandemia elitista o popular?

Por: Pablo Llonto

De las muchas reflexiones acerca del futuro después de la cuarentena, pocas han puesto eje en el periodismo y el deporte. Un buen obsequio del fin de semana lo fue la...

Hiper Show

En Netflix: una gran película argentina sobre explotación laboral

Por: Redacción

La explotación laboral puede ocurrir muy cerca nuestro. Tal vez en la misma cuadra en la que vivimos alguien se encuentra en esa situación. Es muy importante tener conciencia sobre...

Actualidad

Alfredo Leuco en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el periodista Alfredo Leuco fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio ambos analizaron la situación...

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...