Ya lo decía Hermes Trimegisto, ese sabio mítico del Antiguo Egipto: “Los extremos se tocan”. Y a su vez, se contiene uno al otro. El frío y el calor extremos se parecen. El santo y el pecador.  Los cabarets se instalan al lado de los cementerios. Y así la lista sigue. Eso hace que, en medio de la crisis desesperante de miedo y colapso global, haya proliferado, cual honguito post lluvia, el chistecito.

La risa, se ha analizado y sigue analizando en áreas diversas, es sobre todo descarga. Cuanto más crisis atraviesa un país, los programas cómicos se disparan y sus rankings se elevan por las nubes. Es por eso que, coronavirus mediante, cuando la epidemia amenaza con llevarse a una cuarta parte de la población mundial, lo primero que uno hace es chistes. Memes. Bobadas geniales. Pinchazos para desinflar la tragedia.

Se deducirá, en primer lugar, que la risa es mecanismo de defensa. Miedo a morir. Miedo a ver morir seres queridos. Miedo a perder todo aquello por lo que uno luchó y puso su esfuerzo. Pero esto sería quedarse corto.

Es cierto que hay risa sanadora –está científicamente comprobado-. Pero también hay risa negadora. La expresión es la misma pero el motor no. 

La risa sanadora permite tomar en sorna la propia seriedad y los tropiezos que uno da de puro tonto. La risa negadora, en cambio, lo barniza todo en el tono rutilante, acuareloso de sketch cómico. Risa de aquel que nunca asume compromiso alguno. Que jamás se pone la camiseta. Que siempre tiene una pata afuera. Que, aún cuando todo por dentro le tiemble, y lo consuma la rabia, reirá y reirá, cual Guasón desesperado. 

Por otro lado, el llanto socialmente está condenado. Vea a alguien llorar en la vía pública, y tendrá de inmediato un grupo de samaritanos que acallarán su llanto. Excepto en los bebés, no toleramos que nadie llore. Pues el llanto tiene una realidad que nos espanta. Llorar pone en evidencia que lo que tratamos como comedia, tiene fondo de drama. Y sobre todo, final de tragedia.

No importa lo que suceda, te bombardean los medios, los gurúes de la cuarentena, hay que reír como si fuera vacuna contra la peste. Reír porque la vida es una fiesta. Aunque ya no baile nadie. El dj esté internado y haya contagiado a tres cuartas partes de los invitados. Y las luces se fueron por falta de pago. Hay que sostener la comedia. Aunque cueste, cada tanto, un lagrimón.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...