Se llama Byung Chul Han, y cada vez que abre la boca produce un eco global. Es filósofo coreano pero vive desde hace años en Alemania. Sus libros. Sus entrevistas. Sus ensayos son lo más punzante que se ha dicho, reflexionado y polemizado sobre estos tiempos de big data, hiperconsumismo, paranoia y sin sentido global. 

Sus intervenciones, despojadas, incisivas, sin cuartel, son reflejo de lo que debió ser, tiempo atrás, el protagonismo de los primeros filósofos. En ellos, se apoyaban reyes y sultanes para determinar las bases de sus gobiernos, y el panorama por venir.

Los dichos de Han son movilizadores. Han dice que la acumulación de datos es como pornografía de conocimiento. Dice que la falta de rituales despojan la esencia del ser humano. Y que la muerte, en tiempos de Covid, no es, bajo ningún concepto, democrática. “La vulnerabilidad o mortalidad humanas no son democráticas, sino que dependen del estatus social”, comentó en una entrevista reciente que se multiplicó por medio planeta. “Piense por ejemplo en Estados Unidos. Por la Covid-19 están muriendo sobre todo afroamericanos. La situación es similar en Francia. Como consecuencia del confinamiento, los trenes suburbanos que conectan París con los suburbios están abarrotados. Con la Covid-19 enferman y mueren los trabajadores pobres de origen inmigrante en las zonas periféricas de las grandes ciudades. Tienen que trabajar. El teletrabajo no se lo pueden permitir los cuidadores, los trabajadores de las fábricas, los que limpian. Los ricos, por su parte, se mudan a sus casas en el campo”.

Leer a Han duele. Es incómodo. Han jode. Se mete donde nadie se mete. Y destapa sábanas que nadie quiere mirar. Hace el trabajo sucio de pensamiento. Nos muestra, en fin, dónde irá este mundo embriagado en su derrotero de traspiés e inconsciencia. Han es el hombre que prende la luz y da por terminada la fiesta. Un pensador molesto. Irritante. La clase de gente que, milagrosamente, puede salvarnos de nuestro propio desastre.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...