La pandemia ha disparado otra clase de epidemia subterránea: una propagación global de la angustia. Lo dicen los psicólogos. Gente embodriada, atrapada, sofocada, con proyecciones de vida pum para abajo, encerrada contra voluntad con sus propias parejas e hijos a los que preferiría escuchar sólo por audio de Wapp, y sin posibilidad de escapar, y la sensación permanente de león enjaulado. 

No hay serie de Netflix que los salve. Entonces, claro, señor, claro señora, sobreviene la angustia. Ese amargor que recorre el cuerpo como mate frío.

¿Qué hacer con la angustia? ¿Cómo salir de la angustia? O, lo que es más urgente, ¿cómo exterminarla de raíz, cual yuyo jodido? Se preguntan psicólogos, expertos en neuro ciencias, y otro sinfín de predicadores mediáticos. Todos apuntan a darle pelea a la angustia, combatirla como quien combate contra un moto chorro. Pero nadie se pregunta cómo hacerse  de la angustia. Porque todo yuyo pinchudo, toda fiera de la naturaleza, todo pero todo en esta vida, tiene su lado blando. Su agarre. Su, por así decirlo, kriptonita. 

Y la angustia no es una sombra, no es una criatura del bajofondo que quiere darnos una dentellada a la yugular. La angustia, señor, señora y señore, es una invitación a replantearse todo lo que hemos hecho mal en esta vida. Es un scanner más power que tomografía computada. La angustia, bien llevada, es un llamado a despertar del llamado de los ebrios que tanta resaca nos trae.

Amíguese con la angustia, pobrecita, ella no tiene la culpa del sinfín de desmadres que ha hecho con su vida. Si está mal con su pareja. Si su trabajo le parece sopa de bosta. Si su departamento con vista a patio interno es un subsuelo del infierno. No le eche la culpa a la angustia. Ella sólo vino hasta aquí para sacarlo del pozo que construyó con sus propias manos.

Hágale caso a la angustia. Escúchela como quien escucha una charla TED. Ya estaba, en verdad, angustiado de antes. La diferencia es que antes estaba más entretenido que ahora. Tenía, qué iluso, la sensación de que siempre era posible escapar. Pero la angustia es un bicho paciente. Y creciente. Más se le da la espalda, más crece esta criaturita del Señor. 

Por eso, hágase amigo de la angustia. Siéntela a la mesa, converse con ella. Sírvale un buen café. Péinela. Perfúmela. Cómprele ropa nueva –si no sabe el talle, ya le digo: tiene talle grande-.  Si tiene a mano, ofrézcale chocolates. Y escuche atentamente su plan magnífico para que deje atrás esa fotocopia a la que llama vida. Y se ponga, de una vez por todas, con viento en contra, con miedo y muchas dudas, a ese proyecto tímido, pequeño e insensato de ser feliz.

COLUMNISTAS

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...

Opina Deporte

Bielsa, el más envidiado

Por: Pablo Llonto

Los enemigos de Marcelo Bielsa contaminaron aún más los aires argentinos en estos tiempos de coronavirus. Cual si fuesen los trasnochados zombies que circulan por las avenidas reclamando el cese de...

La Política

¿Por qué Cristina Fernández banca a Sergio Berni?

Por: Luis Majul

Durante todo el fin de semana no dejaron de preguntarnos: “¿Por qué Cristina Fernández, si es progre y de izquierda, banca a Sergio Berni, que es más de derecha que...

Actualidad

Berni: "Critiqué mucho la decisión de liberar presos que provocó un estrés extra…

Por: Redacción

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, fue entrevistado hoy por Luis Majul en el programa La Cornisa por la señal La Nación Más. El...

Libros y Lecturas

Porno apocalíptico a la antigua

Por: Juan Terranova

Lunes. Escorpio ¿es adicto al vértigo? Plutón, fuerza de la naturaleza, no entra en un cuerpo humano.

Actualidad

La Municipalidad de José C. Paz informó su calendario fiscal 2020

Por: Redacción

La Municipalidad de José C. Paz hizo público el cronograma del calendario fiscal año 2020. A continuación el cuadro completo presentado por el municipio con las especificaciones y fechas de...