Haga la prueba. Ponga en youtube algún clásico memorable. Digamos “Sargent Pepper” de los Beatles. O una selección de sinfonías de Beethoven. No importa el clásico inoxidable que usted elija, siempre verá, pequeñito debajo la pantalla, un caudal, más o menos considerable, de gente que dice: “no me gusta”. Sin ir más lejos, un disco que selecciona lo mejor de Mozart tiene ahora mismo, en Youtube  64 mil personas que lo desaprueban. 

Uno se pregunta: ¿Quién esta gente? Y, sobre todo, ¿qué pretende de la vida? 

Es sorprendente cómo las huestes del “no me gusta” son más aguerridas que aquellos que adhieren y se entusiasman. Siempre el rechazo fue rebelde, cool, piola. No importa qué. Lo importante es patear culos, sacudir tableros, acercar nafta y fósforo y ver prenderlo todo, cual coreo chispeante del acabose.

El 99% de las cosas de este mundo no nos gustan. Y del 1% restante tenemos ciertos reparos. Nos gusta Messi, pero en el mundial se rascó el ombligo. Maradona, un capo, pero un quilombero. El Papa Francisco un sabio, pero también un rosquero político. Y así. Siempre una gotita de café ensombreciendo el tazón de leche.

El no me gusta está a la vuelta de la esquina, anida en nuestro corazón que muestra los dientes, y va, 24 horas, con los tapones de punta. 

La aprobación, en cambio, es blandita, tierna, maleable y siempre corre el riesgo de quedar adherida a una tontería. O a un personaje que, luego se comprobó –y suele suceder ojo- era un cretino.  

Aprobar es, en ese sentido, comulgar. Y al que comulga, tarde o temprano, el rebaño lo puede arrastrar por la cornisa. Al que no le gusta nada, en cambio, está solo, va a sus anchar, arma su propio destino. Ningún bondi le queda bien, entonces camina y camina. Camisa abierta y pelo en pecho. Y si se cruza a Mozart, le vuela la peluca. Para gente así, este mundo tiene sabor a poco. Esperemos que partan rápido y sean los primeros en colonizar marte. Aunque, lo más probable es que, una vez asentados allá, descubran que este mundo mal cosido, agridulce, lleno de genialidades y tropiezos, no estaba tan mal. 

COLUMNISTAS

Actualidad

Quirós: "La curva de contagios en la ciudad está horizontalizada"

Por: Redacción

¿La pandemia del coronavirus está cerca del pico en Argentina? Es la pregunta que se hace la comunidad ante los datos sobre contagios y fallecidos diarios. En especial es el...

Libros y Lecturas

Poesía medieval italiana

Por: Juan Terranova

Lunes. Mis hijos tomando el sol del invierno en el balcón hablan sobre el coronavirus. Mi hijo de seis años dice: “Al final parece que no pasó nada, pero sí...

Crónicas + Desinformadas

El oro siempre vuelve

Por: Cicco

Una vez, años atrás, de visita en Turquía, fuimos con un amigo local al casamiento de otro turco. Fue todo lo contrario a las bodas occidentales: de día, nadie bailó...

Opina Deporte

Bielsa, el más envidiado

Por: Pablo Llonto

Los enemigos de Marcelo Bielsa contaminaron aún más los aires argentinos en estos tiempos de coronavirus. Cual si fuesen los trasnochados zombies que circulan por las avenidas reclamando el cese de...

La Política

¿Por qué Cristina Fernández banca a Sergio Berni?

Por: Luis Majul

Durante todo el fin de semana no dejaron de preguntarnos: “¿Por qué Cristina Fernández, si es progre y de izquierda, banca a Sergio Berni, que es más de derecha que...

Actualidad

Berni: "Critiqué mucho la decisión de liberar presos que provocó un estrés extra…

Por: Redacción

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, fue entrevistado hoy por Luis Majul en el programa La Cornisa por la señal La Nación Más. El...

Libros y Lecturas

Porno apocalíptico a la antigua

Por: Juan Terranova

Lunes. Escorpio ¿es adicto al vértigo? Plutón, fuerza de la naturaleza, no entra en un cuerpo humano.

Actualidad

La Municipalidad de José C. Paz informó su calendario fiscal 2020

Por: Redacción

La Municipalidad de José C. Paz hizo público el cronograma del calendario fiscal año 2020. A continuación el cuadro completo presentado por el municipio con las especificaciones y fechas de...