(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Tanto el presidente Mauricio Macri como la ex presidenta Cristina Fernández están jugando tiempo de descuento. El jefe de Estado y líder de Cambiemos ya no tiene margen para ser sutil, ni gradualista. Ni siquiera tiene espacio para presentase como un dirigente tan amable, aunque sea para las fotos de los timbreos y los actos oficiales. Si no hace algo con el dólar pronto, para evitar que siga pegando saltitos y desquiciando a los precios, su devaluado capital político se terminará diluyendo, y posiblemente no le alcanzará, si quiera, para ganar en segunda vuelta. La semana que acaba de pasar ha sido muy ilustrativa.

El riesgo país bajó, pero el tipo de cambio terminó subiendo, a un nivel preocupante. Y los precios, ni hablar. El relanzamiento de Precios Cuidados está bien como gesto simbólico, pero el problema es que la mayoría de los productos incluidos en el sistema no se encuentran en las góndolas. El presidente del Banco Central, Luis Caputo, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, deberán convencer a los "burócratas" del Fondo Monetario para que les dejen las manos libres y así poder usar las reservas y entonces domesticar al dólar y los corcoveos del "mercado". En serio: ya no tienen más margen para los movimientos sutiles.

Ahora parece que ni siquiera la aprobación en general del Presupuesto, prevista para las próximas horas, va a servir para poner en caja la mayoría de las variables de la economía. La decisión de que por fin salga cada ministro a defender primero a sus políticas específicas y después al gobierno en general es correcta, pero tardía. Lo mismo puede decirse sobre la determinación de la gobernadora María Eugenia Vidal de salir a poner la cara, en los medios, pero también en los barrios, para transmitir preocupación y cercanía, en el medio de esta inflación con recesión. Va en la dirección adecuada, pero no parece suficiente. Lo único que servirá, una vez más, es que le pongan un freno a la suba del dólar, más allá de que al actual tipo de cambio sea mejor para diferentes sectores, como el campo, las economías regionales que exportan, el turismo local y también para llegar a la meta de déficit cero con más comodidad.

Las últimas encuestas no mienten. El núcleo duro de los argentinos que apoyan al gobierno sigue ascendiendo a un poco más del 30%, pero el grupo de desencantados se está cristalizando. Esto es: un alto porcentaje empieza a responder que b ajo ninguna circunstancia volvería a votar a Macri. Le pasa algo parecido, al núcleo de los seguidores de Cristina Fernández. Aunque ascienden a un poco menos del 30 por ciento, se están empezando a deshilachar, por goteo, pero de manera sostenida. Como si los cuadernos de la corrupción K, al final, hubieran pegado en la línea de la flotación de la militancia, y dejado sin argumentos políticos a los "cuadros" de La Cámpora, quienes aparecen embadurnados, en medio de situaciones irregulares. Sin embargo, a los dirigentes políticos que pretenden liderar la "ancha avenida del medio" les falta ordenarse, dirimir el liderazgo y salir a la cancha a pelear el voto.

La demanda de una o más figuras que puedan ser capaces de aglutinar la opción de quienes no elegirán ni a Macri ni a Cristina, existe. Lo que sucede es que todavía nadie es visto como la síntesis perfecta para asumir esa representación: ni Sergio Massa, ni Juan Manuel Urtubey, ni José Schiaretti, ni Sergio Uñac, ni Miguel Angel Pichetto. Ni siquiera Roberto Lavagna. Porque el ex ministro de Economía de Kirchner tiene muy buena imagen, pero sus preferencias bajan considerablemente cuando se pregunta si lo votarían para Presidente.

A la ex presidenta ahora también el tiempo le juega en contra. En las próximas horas el juez Claudio Bonadío volverá a pedir su procesamiento y eventualmente, su desafuero para poder detenerla, en el marco de la causa por los cuadernos de la corrupción K. La duda es si lo hará esta semana o esperará la confirmación del procesamiento por parte de la Cámara Federal para solicitar al senado que le quiten los fueros. La estrategia de victimizarse y presentar la acusación contra ella como una persecución es de vuelo muy corto. Nunca, en toda la historia de la Argentina, una causa por corrupción tuvo más pruebas y más evidencias que ésta. No solo el chofer Oscar Centeno ratificó el contenido de cada uno de los detalles de pagos y cobros de coimas que aparecieron en los cuadernos.

Tampoco nunca jamás más de una docena de los empresarios denominados los Dueños de la Argentina habían reconocido el pago de retornos. También es inédito el arrepentimiento de Ernesto Clarens, el financista del dinero negro del ex presidente Néstor Kirchner primero y su esposa después. Y ni que hablar de la confesión del ex secretario de Obras Públicas, José López, el hombre que fue detenido infraganti con bolsos que tenían más de 9 millones de dólares en efectivo, joyas, y armas de guerra. López confirmó que Néstor tenía un cuaderno Arte donde anotaba todo el sistema de recaudación en negro. López detalló que
Cristina le pidió, después de la muerte de su marido, con el cuaderno en la mano, que siguiera recaudando. López también reveló que la plata que intentó esconder en el monasterio de General Rodríguez no era de él, sino de la ex jefe de Estado.

Frente a semejante y tan abrumadora evidencia, el video de Cristina explicando como un grupo de policías "tomó" su casa de El Calafate es una respuesta chiquita. Más destinada a sus fieles que jamás la cuestionaron que al resto del país. Los estrategas de campaña de Macri le prefieren desgastada pero libre, que presa, victimizada, y sin poder competir. Los estrategas de campaña de Cristina vaticinan que la intención de voto del presidente se derrumbará, y que todo peronismo terminará apoyando a la ex jefa de Estado en el balotaje. Los deseos pueden ser muy fuertes y muy bien fundamentados, pero la realidad
siempre termina haciendo lo que quiere ella.

SECCIONES

Hiper Show

Lovesick: una serie fresca sobre las relaciones humanas y el amor

Por: Redacción

Es una destacada serie británica cuyo argumento indaga en las relaciones humanas, la búsqueda del amor, y la etapa de la vida en la que se comienzan a tomar decisiones...

Actualidad

Estol: "Un estudio confirmó que los tapabocas bien usados son efectivos para prevenir…

Por: Redacción

Ayer en Argentina se sumaron 7043 nuevos contagios de coronavirus, y el dato refleja que la curva de casos se mantiene en ascenso. ¿Cómo se debe evaluar la situación ante...

Crónicas + Desinformadas

¡Basta de selfies de mascotas!

Por: Cicco

A la ola de selfies domésticas en tiempos de cuarentena y bodrio encerrado, se le suman ahora las fotos de mascotas en todas sus poses y estados anímicos, 24hs full...

Opina Deporte

Hablar sencillo

Por: Pablo Llonto

Ahora que vuelven los entrenamientos, es decir ahora que tendremos un cambalache de palabras y latiguillos que están a punto de cumplir cien años (¿vieron que la mayoría de los...

Actualidad

Rubinstein: "Es necesaria una comunicación más proactiva de la prevención"

Por: Redacción

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, sostuvo ayer en un extenso hilo de Twitter su mirada crítica sobre el accionar del Gobierno frente a la pandemia: "Si algo aprendimos...

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...